sábado, 17 noviembre 2018, 03:50
Viernes, 04 Agosto 2017 08:18

MIRAR(NOS): Los conformistas

Escrito por  Liz Martínez Vivero/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(1 Voto)

Un amigo me sugiere que me compre un perro. De la forma en que un escritor se convierte en amigo, su exhortación me llega con muchos años de atraso.


No porque lo tenga o porque lo haya tenido en el pasado, el asunto es que ya no lo puedo tener.

Según él un perro nos llega para comerse las sobras, para mostrarnos toda la humanidad que derrochamos, para espantar nuestros gatos y lógico, para hacernos compañía.

Se cae de la mata que al lado del cuadrúpedo a uno le da por volverse más humano, nadie es tan estúpido para vivir una vida de perro metafóricamente hablando, la culpa es de tanto y tanto que han criticado el estilo canino, lo marcan como la peor forma de vida posible.

No obstante de todo hay en la viña. Muchas personas eligen mal vivir, se conforman con menos de la mitad y cualquier acontecimiento les parece lo máximo que pudieron lograr. Los conformistas no son de color fluorescente, son difíciles de identificar hasta que empiezan a hablar y entonces se advierte su pesadumbre por todo, sus pocas ganas de mejorar las circunstancias adversas.

Normalmente se cruzan de brazos, los hombros por delante, como adelantando a la vida que ya han inclinado sus reyes, que no hay paridad posible y no anhelan la victoria.

Sus pocas ansias de triunfo pueden estar fundamentadas en un pasado donde jamás lo encontraron, donde les fue esquivo el sabor de una sonrisa y como es lógico, jamás aprendieron a dibujarla.

Ahora, no es que estar conforme sea malo. Lo verdaderamente nocivo resulta de cuando se vuelve vicio no luchar por un mundo mejor porque el que tenemos se acopla bastante bien a sus necesidades más prioritarias.

No me tilde de irreverente. Mi rebeldía casi siempre va aparejada o al menos justificada por una causa, no siempre noble, pero mi causa personalísima. El mismo lei motiv que me hace levantarme cada mañana a pesar del calor  o de algún que otro inconveniente.

No es preciso que diga que no comparo a un conformista con un perro. Ellos al fin no viven una vida tan mala. Téngase en cuenta que duermen todo el día, no trabajan y comen, y nadie les persuade para que hagan algo con sus vidas.

Son felices, son normales.

Visto 691 veces

Comentarios  

 
#3 leafar 09-08-2017 15:26
La vida de perros no hace referencia a la mala vida ni por asomo, mucho menos a la buena vida, la vida de perros es tal vez la vida más compensada del reino animal (descontando al animal hombre); el perro no es el mejor amigo del hombre, es sencillamente el ejemplo a seguir por el hombre, lame la mano que lo alimenta, muerde la que lo maltrata, cuida la propiedad y defiende a su amo, su fidelidad es incomparable, su inconformidad la muestra pidiendo la atención y el amor que requiere, su trabajo es mantener la estabilidad y la unión del hogar y la familia.
Si en algún momento le ofrecen la vida de perros, mi consejo es que no pierda la oportunidad de servirse a usted misma, de gozar de la libertad sin temores y sin restricciones.
Por otra parte no hay que confundir al adaptado, ni al disciplinado con el conformista; el adaptado es aquel que le viene bien cualquier cosa, el disciplinado es quien acata cualquier cosa para que no le molesten, el conforme tiene más de una vertiente, puede que se vanaglorie de la obra que ha realizado, puede que la disfrute, entonces está conforme, puede que reciba con los brazos abiertos cualquier premio o cualquier adversidad de la vida, entonces está conforme con lo que ha logrado, el mejorarlo o perfeccionarlo no es cuestión de conformidad y si de oportunidad, su frase predilecta es “no es lo mejor, pero por ahora está bien”, mientras que el inconforme no cesa de pedir más, de querer más con mínimo esfuerzo, no se cansa de lamentar su mala suerte ante cualquier acontecimiento, aun habiendo ganado algo a su favor, el inconforme siempre se compara con quien disfruta lo mucho o lo poco que tiene o que ha hecho, siempre se siente inferior, el inconforme es incapaz de recibir con alegría el premio de la vida cotidiana, su frase favorita es “Si yo pudiera…, si yo tuviera…”
 
 
#2 Marita 07-08-2017 07:46
No creo que los conformistas existan. Puede que una persona deje de soñar o de tener deseos grandes. Siempre hay algo pro lo que luchar. Tan solo el hecho de levantarse cada mañana a trabajar, o hacer lo que sea y esperar, tal vez, un resultado diferente, ya quita a una persona estática de la conformidad.
 
 
#1 vangelys 04-08-2017 11:06
Que has hecho Liz para no ser conformista? regalame la formula.... creeme que la vida es un guion bastante movido..... los conformistas son depresivos, los anticonformista s soñadores triunfadores... .. entonces?
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar