lunes, 19 noviembre 2018, 02:56
Viernes, 21 Julio 2017 05:00

TELENOVELA BRASILEÑA: Arte y panfleto… lado a lado

Escrito por  Antón Vélez Bichkov/ Especial para CubaSí
Valora este artículo
(17 votos)

Tan bella, como didáctica, Lado a lado, la nueva novela brasileña, trae todo el esplendor de una producción Globo… y algunos fallos de un guión efectivo, pero con lastres.


No sé a usted, pero amén de un ritmo reposado (más bien moroso), la fotografía amarillenta (pecado capital del audiovisual de época) y los folclorismos sociales y temporales, me sobró el tono discursivo de la gran mayoría de los personajes.


En el capítulo uno, sus héroes se la pasaron haciendo declaraciones de principios y encarnando bandos, conflictos sociales y/o generacionales.  


Preocupados por pasar su mensaje «libertario» y marcar el tiempo los escritores colocaron en boca de sus personajes datos, datos y más datos.


Más importante fue acomodar la información a los bocadillos que hacerlos sonar orgánicos, como dichos por gente de carne y hueso.


Lo cual junto con la presentación muy rítmica y moderna –contrastante con la tripa del producto, hecho en otra clave, más antigua– abre una brecha estilística, pues precisamente por esto, por los personajes, Lado… declara su tendencia al «realismo». No a la novelita rosa que domina su horario de las seis.


Este es el primer síntoma de la supervisión del libretista Gilberto Braga (La esclava, Vale todo, Paraíso tropical), de cuyo equipo emergieron João Ximenes Braga (no son parientes) y Cláudia Lage, otrora colaboradores y aquí titulares.


Muy dado a estos embates no es difícil adivinar otras manías suyas en la historia.


El tema –la negritud y sus escollos– se tragó muchas veces la trama –los amores y desamores. Transformando la novela en tribuna, sin abandonar las peripecias, el equipo se volcó en denuncias procedentes, pero forzadas e incluso irreales (como el caso del restaurante, una escena tan improbable como ese primer beso fruto de la admiración o el casamiento en la misma iglesia –ya en el capítulo tres– «justificado» y todo).  


Es hoy y en Brasil falta la información y sobran prejuicios para que entonces una pareja pobre, negra, entre en un local de lujo y no lo abandone cuando le piden «buscar otra casa». Los ricos siguen casándose en La Candelaria, fastuosa iglesia de Río, cuyo alquiler asciende a 6 mil reales.


Aquí, José María tiene niveles de consciencia y datos dignos de un activista. Laura, la blanca, orbita entre las virtudes típicas de la damita novelera y la heroína combativa. Sin embargo, Isabel, socialmente negra, sólo concibe un futuro como mujer casada. Sintomático.


El fuego cruzado sobre valores de generación y época es hoy tan inusual como seguro lo era entonces. Por muy «correcto» que luzca vivir enjuiciando lo caduco, se siente el toque de panfleto. Muy al sabor de esos dramaturgos perseguidos que la Globo contrató para refinar su programación dramática en los 70.


Hay puntos de contacto con la realidad histórica cubana. Entre ellos la religión, el carnaval, su música, los prejuicios (con el danzón o la rumba). Los bandos en pugna (aún vigentes en las parrandas).


Pero, incluso aquí, se las arreglan para pasar gato por liebre y volver un comentario, desagradable, pero plausible como un síntoma de maldad.


Constanza no tiene razón, ellos lo saben, el samba sí ha de marcar la cultura brasileña, pero prefieren recalcar su villanía agregándole un prejuicio más a la lista.

 

Tampoco faltan frases hechas de novelas gilbertianas tipo: «¿tienes idea de lo que importa este casamiento?» o la insistencia de penetrar la alta esfera.


La plática «sutil» de la vasija (en realidad una insinuación sexual de Berenice a José María), sonó evidente; más oficio que talento.


El año que media entre el beso y la boda, el retraso del barco una semana, los desencuentros en el puerto sólo para casar a la pareja sin hablar y crear la expectativa del abandono en el altar, así como otros costurones hacen pensar que a los autores les sobró pretensión y les faltó habilidad en su primera empresa.


Y por qué no: encanto, tan necesario a las novelas de esta y de cualquier hora.


La baja audiencia de su trama, una vez más, fue obra de sus propios baches. El público no tuvo culpa alguna. Lo mismo que pasó con Mujeres ambiciosas. No balde es el mismo equipo.


Pero aquí, seguro estoy, la gente sabrá descubrirle virtudes (que las tiene) y la recibirá bien, muy a pesar de su difusión alterna (o quizás por ello)...

Visto 5972 veces

Comentarios  

 
#25 dayi 04-12-2017 10:24
me encanta la novela brasileña espero que la pongan todos los dias ya que esta por muchoooooooooo mejor que la cubana
 
 
#24 chefa 04-10-2017 09:18
Yo no soy critica, ni muy novelista pero esa novela me gusta mucho porque ahí se ve la tranformación de las culturas en brasil, la mujer cuando exige el derecho de pensar y opinar igual que un hombre, la lucha contra el racismo donde se critica mucho cuando el esclavizador hacía lo que le daba la gana cos sus esclavos y sin embargo le mortifica no poder explotarlos ahora pq los negros tienen tanto derechos como ellos y quieren ser parte de la sociedad lo que sin dinero tienen que soportar los desprecios, pero sin embargo se muestra como son capaces de adaptarse al cambio a pesar de las condiciones, a mi entender es la historia de brasil cuando se comenzó a civilizar la ciudad, la moral, las buenas costumbres, los politicos, la mezcla de razas, es un poco lento pero está interesante. Ademas que sería de una novela sin drama. Habría que verla completa para luego opinar si estuvo bien dedicarle el tiempo de la noche a verla.
 
 
#23 avb 28-07-2017 17:12
Parafraseando al 'poeta' diría que 'seguimos con lo mismo': leyendo rápido y sin atención.

Existe un manual para combatir la crítica de lo criollo (lo resumí en otro comentario). Y uno, para repelar las críticas a lo foráneo.

Amigos míos... léanse la reseña sobre la novela cubana aquí mismo en Cubasí y afinen su catalejo, que está mirando para el lado equivocado.

De paso, lean los criterios de los demás, que también valen y ayudan a formarse una idea más completa.

Gracias por sus opiniones.

PS. El capítulo de ayer fue bastante interesante, pero a tres veces por semana...
 
 
#22 ninja 28-07-2017 13:57
Por casualidad nuestros criticos han escuchado la canción de Buena Fe "Catalejo", siempre es igual seguimos criticando todo y somos realmentes incapaces de mirarnos nosotros mismo. Por Favorrrr.....
 
 
#21 Denise 28-07-2017 13:18
QUISIERA RESPONDER, AL COMENTARIO DE MAIKEL, 1ra: Para gustos los Colores, 2da: el comentario que haga yo, no te tiene que agradar a ti o al resto del mundo. Simplemente es mi opinion, que si, veo novelas brasileñas porque me encantan, de echo mucho mas que las Mejicanas asi que me tomo el atrevimiento por asi decirlo de dar mi humilde opinion, quizas muchos no esten de acuerdo conmigo, pero otro por ciento se que si, somos madres, amas de casa, trabajadoras y hombres tambien que ven el horario de la novela, y necesitamos por favor de una buena puesta televisiva, refrescante que tu quieres que llegue mañana para ver que pasara, y en esta novela no esta pasando, mas con la puesta anterior que tuvo Rastros de Mentiras, con mami poderosa, un felix extraordinario, AILIN. De que estamos hablamos, no nos engañemos, por mucha historia que tiene, estamos en pleno siglo 21, y ya esa epoca el pueblo cubano se las sabe de memoria, no hagamos leña del arbol caido.
 
 
#20 AVL 28-07-2017 08:32
Y seguimo con lo mismo, criticando a los de afuera y el patio de nosostros en candela, por favor alguien que se dedique a criticar la novela cubana que no hay quien la vea, alguien ha visto las casas, que barbaridad hasta el que vende la carne de puerco en el agro tiene tremenda casa, de verdad que no se a quien quieren engañar, por favor ..........
 
 
#19 yeny 27-07-2017 09:09
Que manía tienen esto críticos del patio, todo lo foráneo tiene problemas, lastres y nosotros??
 
 
#18 avb 24-07-2017 16:09
@Risita. Yo también leí el trabajo de Pedro. Pero comento el de Lage y Ximenes Braga. Que pasados seis capítulos sigue tal cual lo reseñé.

Un trama tibia. Muchos injertos históricos. Algunos pies forzados. Rodeados de la mejor producción posible. La emisión alterna no ayuda. Pero el texto no es extraordinario.

Dato curioso: Josephine Baker - La platanitos - nació en 1906. La novela empieza en 1903. Isabel tiene más de Julia Matos, heroína de Dancin' Days (1978), que de cualquier personaje de la historia. Nunca me atrajo el arquetipo de George Sand.

Detalle: entre líneas decimos lo mismo. La novela tiene virtudes y por contraste la gente la seguirá. Lo que Ud. no lo nota, concentrada como está en pescarme defectos. Mi trabajo es apreciar ¿y el suyo?

Llame o escriba a Opinión pública, quizás la ayuden con el tema de la emisión diaria. Sobre los debates y duelo ideológicos, claro que depende. Pero Ud. misma ¿cuántas veces asume ese activismo y lucha contra lo mal hecho? Abrazo cordial
 
 
#17 risitaaa 24-07-2017 12:47
concuerdo con mayke ,las novelas de epoca son interesantes y aunque ya en la atualidad no existen tales reproches y actitudes ,bueno depende ? el drama apasiona y gusta de verla, solo que deberian ponerlas todos los dias y ahhh sobre todo esta mucho mejor que la novela cubana, lo que si a los que tienen que ver con la programacion POR FAVORRRRR ROGAMOSSSSSSS que la pongan todos los dias
 
 
#16 risitaaa 24-07-2017 09:03
anton acaso usted como periodista sabes es que fue basada la novela brasileña
Las dos mujeres fueron inspiradas en referencias de la lucha de las mujeres por la emancipación y la inserción. Laura fue basada en Nísia Floresta, Júlia Lopes de Almeida y George Sand, feministas pioneras, educadoras, escritoras y periodistas. Isabel parece haber sido basada en artistas de ascendencia africana como la bailarina Josephine Baker y la conductora y compositora Chiquinha Gonzaga.
bueno su trabajo es criticas,????
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar