lunes, 19 noviembre 2018, 02:56
Miércoles, 19 Julio 2017 04:24

Zoo (ilógico)

Escrito por  Lemay Padrón Oliveros/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(15 votos)

Voy a hablar del zoológico de verdad, ese mismo donde se filmó la novela, y donde mi experiencia no fue nada buena.

No. No voy a hablar de la teleserie «maldita», que dicho sea de paso, me gustó bastante, a pesar de algunos detalles. Voy a hablar del zoológico de verdad, ese mismo donde se filmó la novela, y donde mi experiencia no fue nada buena.

En primer lugar, le aconsejo al que lo haya pensado que no vaya al Zoológico Nacional por la entrada de Fontanar. Después que entras, ya sea en auto, a pie o en un coche de caballos, te encuentras con la parada de los ómnibus para los recorridos internos por el zoo.

Se supone que si hay una terminal (así dice la señalética), de ahí salga el transporte, pero no, sale de la entrada principal. En aquel lugar, a unos dos kilómetros de este, una persona es la encargada de distribuir las guaguas entre los dos puntos de salida.

Yo estuve más de una hora y media esperando en la entrada secundaria, porque muy de vez en vez mandaban algo, y aquello estaba repleto, lógico en un fin de semana de vacaciones. No las conté, pero por cada viaje que se dio desde donde yo estaba, había por lo menos cinco de la entrada principal. Supongo que por allá entran más personas, pero tampoco hay que exagerar, estoy seguro de que allí nadie se demoró tanto.

Antes de eso sufrí el primer golpe, aunque no me enteré hasta más tarde. El módulo de confituras. Contenido: un paquete de caramelos de la peor calidad, cuatro bombones y dos barritas de chocolate. Precio: 25 pesos. Para no alterarme apenas haber llegado, porque fue lo primero que hice mientras esperaba el ómnibus, ni pregunté lo que contenía la jabita en ese momento.

Cuando al fin logramos montarnos en la guagua, ya era pasado el mediodía. Por supuesto, no vimos ni a un solo felino. Apenas se vislumbraban unas patas que asomaban debajo de unas piedras. Si yo fuera león, seguro que tampoco iba a estarme paseando a esa hora con el sol que hacía.

Luego llegamos a la pizzería, y luego de hacer la cola, se acabaron las pizzas. Eran menos de las dos de la tarde. Por suerte también vendían allí espaguetis, y muy buenos que estaban, la verdad, así que reforzamos con eso.

Pero donde se colmó mi paciencia fue cuando unimos dos mesas para almorzar, y nos dijeron que no se podía. Éramos nueve, y ni siquiera con dos mesas nos podíamos sentar todos, pero ni así querían entender. Vino el trabajador número 1, y le explicamos la situación; luego vino el trabajador número 2, y le prometimos que volveríamos a poner la mesa donde estaba; y luego vino el trabajador número 3, dijo que su jefe lo iba a regañar. Le dije que buscara al jefe para que me diera al menos una razón lógica para obligarnos a quedarnos en una mesa que, además, estaba al sol. Cuando llegaron los espaguetis fui a buscar a los niños y cuando regreso, la mesa no estaba. El trabajador número 3 se la había llevado para su lugar, y mi hermana ya no tenía ganas de seguir discutiendo lo mismo. En resumen, se llevó la mesa, pero nosotros estábamos con las sillas, entonces no sé cuál era el objetivo.

Si fuera cosa de un día, quizás se dirá que me paso, pero usted que está leyendo y yo sabemos que esto es más común que la cerveza y los refrescos calientes en muchos establecimientos gastronómicos (allí no era la excepción).

Que conste que no he querido referirme a los particulares, con los tatuajes más caros del mundo, ni a los vendedores de juguetes, que tienen de todo menos libros, pegatinas o cosas similares relacionados con los animales.

Esos no son trabajadores del zoológico, seguro dirán los encargados, pero el 1, el 2 y el 3, sí. Por eso, de vez en cuando, vale la pena sacar este tipo de situaciones a la luz, a ver si, al menos por vergüenza, al que venga detrás no le hacen lo mismo.

Visto 1682 veces

Comentarios  

 
#12 Surely 31-07-2017 09:53
Lo que se cuenta no me extraña en lo mas mínimo, no se puede salir de la casa porque desde que sales, primero el transporte, después las colas, luego los precios,todo esto sin contar detalles en la mala atención, la vulgaridad,la falta de educación que encuentras en cada rincón por el que caminas, claro que salvo alguna excepción te encuentras una buena persona y ésta....coincid e con tu criterio. Demasiadas dificultades!!! y mas que distraerte y disfrutar, desde que vas para la parada todo es amargura hasta que al fin llegas!!!muerta de cansancio sudando la gota gorda.
 
 
#11 RFR 31-07-2017 09:17
PUES MI EXPERENCIA FUE ALGO DISTINTO, YO SI LA PASE DE MARAVILLA, CON MI FAMILIA, NO HICIMOS TANTA COLA PARA MONTAR LA GUAGUA, DIMOS EL RECORRIDO EN EL FOSO Y SI HABIA LEONES Y NO 1 NI 2 HABIAN UNOS CUANTOS Y EN LA PRADERA AFRICANA, CANTIDAD DE ANIMALES DE TODAS LAS ESPECIES. AHORA PREGUNTESE SI SU HIJO SE DIVIRTUIO O NO. TODO NO ES PERFECTO, HASTA EL SOL TIENE MANCHA, ASI QUE DEJEMOS DE CRITICAR TANTO Y AYUDEMOS A QUE SEA MEJOR, LOS QUE HABLAN ASI, EN QUE TRBAJARAN Y COMO SERAN EN SU TRABAJO, SALUDOS.
 
 
#10 AlejandroGR 21-07-2017 12:27
soy de Oriente y me cuesta mucho visitar este Parque, que ya dudo en visitar por lo que leo, pero creo que ese mal es de maisi a San Antonio; lo mismo en el Zoo Nac, que en el de Stgo de Cuba, que en el de GRM, que en cualquier lugar donde se atienden personas, por trabajadores que no tienen ningun interes en atenderlos... es así y la vida sigue igual, igualita...

muy gracioso lo de las Ventanillas que no cierran, je,je,jee, claro, para el que no iba en la guagua, je,je,jeee...

Ay Cuba la Bella...
 
 
#9 Jluis 20-07-2017 09:34
verano escolar.
es cierto lo planteado en el articulo, hay veces que hasta teme escribir uno algún argumento, pues se dice, se repite los hechos, y no hay cambio ninguno en las conductas. Todo lo argumentado es cierto, peor cuando se ha hecho un enorme esfuerzo por traer tantos animales al país de su reserva natural en africa para el disfrute de niños y adultos. Pero aunque cierto lo de las confituras, el maltrato a las personas, creo en mucho de los centros recreativos para niños, digase parques de diversiones, el maltrato es hasta con los pequeños, para trabajar con niños hay que gustarle, una sonriza lo puede todo apesar hasta del calor del verano, pero el asunto es la ausencia de control. ¿Que hacer no se?, pero donde está el pollo del arroz con pollo?. Viva Cuba, pero no a la indolencia.
 
 
#8 susana 19-07-2017 15:45
Todo muy cierto ninguno de los comentarios exagera y menos el artículo, también con mis sobrinos me he llegado al ZOO por la entrada de Fontanar, caminando en las dos ocasiones. Vergonzoso lo que ocurre con los particulares o llevas una maleta de dinero o los niños pasan el rato sufriendo porque en los aparatos por los precios apenas una vuelta y que decir de los que venden los juguetes y hasta de los precios para que los niños se saquen una fotografía con una mascota en fin, para olvidar que existe.
 
 
#7 jade 19-07-2017 15:19
Entonces el Zoologico de la serie es irreal, vaya un patron de conducta a seguir por quienes trabajan alli, ya decia yo que es puro cuento.
 
 
#6 Tyrion 19-07-2017 12:53
Que triste oír esto, y no por cotidiano me acostumbro a la falta de respeto constante que hay en Cuba en todos los productos y servicios que se brindan a la población, producto de una mala administración.
 
 
#5 Mariana 19-07-2017 12:36
Yo tuve una experiencia similar el pasado sábado. La guía que nos tocó peor no pudo dar su explicación. Al final el zoológico tiene más vendedores particulares que animales para ver, y con unos precios altísimos.
 
 
#4 tony 19-07-2017 10:59
que se conviertan en figuras delictivas todo aquel que administra y no cumple con sus funciones y se puedan llevar a tribunales ante una denuncia. Ya verán
 
 
#3 Yani 19-07-2017 08:58
Buenos Días, dejeme decirle que su comentario, muy acertado por cierto, me hizo recordar una desagradable experiencia que igual tuvimos mi familia y yo en ese ZOO. Añado a su escrito la parte de Terror que le falta, pués cuando entramos al foso de los leones el guía que iba en la guagua nos explica que se deben cerrar las ventanillas y demás por seguridad. Pero luego de la explicación dice muy afable y cordial QUE DOS VENTANILLAS NO CERRABAN!!! Y entonces como dice Aurora Basnuevo .. Y cómo quedo yo!!!! Nada si usted quiere tener un pesimo día, ser maltratado: Visite el ZOO, Pero el verdadero no el que vemos en los Spots televisivos.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar