sábado, 22 septiembre 2018, 14:28
Lunes, 10 Julio 2017 14:54

Un debate en serio sobre juegos y juguetes

Escrito por  Maria Elena Alvarez Ponce
Valora este artículo
(0 votos)

Jugar es un derecho y humana necesidad durante toda la vida, pero, en la infancia, resulta esencial para aprender, para socializar, aprehender valores, crecer y formarse.



Hay temas y temas, y a uno que se las trae, pero que urge y vale la pena tratar: la producción, distribución y comercialización de juguetes en Cuba, miró hoy y con ojos de niño, niña, familia, pueblo, la comisión parlamentaria de Atención a la Juventud, la Niñez y la Igualdad de Derechos de la Mujer.


Los resultados de una indagación preliminar sirvieron a este grupo permanente de trabajo de la Asamblea Nacional del Poder Popular, para reflexionar sobre situaciones incomprensibles, fenómenos  muy dañinos, realidades dolorosas y el hecho de que ahora mismo no existe lo que se dice una política sobre el asunto en cuestión.


Quién no ha sufrido por esos precios astronómicos que hacen imposible para la inmensa mayoría de las familias la adquisición de un simple “carrito”, y convierten en un suplicio el ir con sus hijos a la tienda, y quién no ha vivido la tragedia todavía peor de ver roto en un dos por tres ese juguete en el que se les fueron sus ahorros.


De eso hablaron diputadas y diputados miembros de la comisión en la primera de tres jornadas de trabajo camino al noveno período ordinario de sesiones de la VIII Legislatura, como también de toda esa mercancía que duerme el sueño eterno en los comercios, sin que nadie piense en su lógica depreciación y decida bajarles el precio.


Jugar es un derecho y humana necesidad durante toda la vida, pero, en la infancia, resulta esencial para aprender, para socializar, aprehender valores, crecer y formarse, reflexionaron muchos de los que intervinieron.


Poniéndole y quitándole la ropa a una muñeca aprenden los niños a vestirse y desvestirse por sí mismos y a ser, poco a poco, independientes, pero hoy por hoy son pocas las muñecas en venta, o carísimas, de algo tan normal hasta no hace tanto como jugar a las casitas casi nadie se acuerda y las otrora famosas “cuquitas” ahora resultan una aplicación virtual.
 

Deprimida -por decirlo de alguna manera- está la producción nacional, las locales resultan de todo punto insuficientes e insatisfactorias en cuanto a calidad y los juguetes que fabrican los “cuentapropistas”, muchas veces con materia prima de dudosa procedencia, despiertan temores en la población sobre si pueden o no perjudicar la salud.
  

La distribución, en los círculos infantiles, de juguetes adecuados para cada año de vida, ha sido preocupación y empeño constantes del Ministerio de Educación, y la comisión elogió el quehacer del personal de estas instituciones, que sin recursos, pero con el apoyo de la familia, han suplido carencias y hecho maravillas con el papier maché, aunque eso no basta, sobre todo, porque ¿qué pasa con los pequeños que no asisten a las guarderías estatales?
  

El análisis no se quedó ahí y se habló, también, de la importación de juguetes que nada tienen que ver con la identidad, cultura e idiosincrasia del cubano, y fenómenos como la hipersexualización de las niñas, por obra y gracia de padres inconscientes, que condenan la inocencia de sus hijos.
  

Varios de los parlamentarios se preguntaron por qué privilegiar a la hora de las rebajas fechas como el Día de Reyes y no el tercer domingo de julio, que es en Cuba, desde hace décadas, el Día de los Niños, por decisión de los propios agasajados, a quienes Fidel consultó en multitudinario encuentro con los pioneros.
  

Por supuesto que resolver este problema lleva tiempo y recursos, y el grupo acordó volver sobre el tema en sus sesiones de trabajo en diciembre venidero, pero lo que sí está claro y recalcaron es que con lo que hay en el país hoy mucho puede hacerse, si se trabaja integradamente y se buscan decisiones más felices, por ejemplo, en cuanto a precios.
  

Reordenar, revisar, todo eso puede y ha de hacerse, y ministerios como el de Industrias y Comercio Interior se comprometieron a traer a la próxima reunión un programa más definido y hechos que respalden las buenas intenciones.
  

Por lo pronto, la comisión acordó hoy proponer la creación de un grupo nacional de trabajo, en el cual, además de estos organismos, estén los ministerios de Finanzas y Precios y Economía y Planificación, así como también la Unión de Jóvenes Comunistas y la Organización de Pioneros José Martí.

Visto 535 veces

Comentarios  

 
#2 qbano 13-07-2017 09:26
creo que debemos estimular la produción de juguetes cubanos ya sea en pequeñas o medianas industrias pero de igual modo deberemos propiciar reglas que consigan un equilibrio en cuanto a precios o sea para que ni intermediarios ni vendedore obtengan mayor % de utilidades que los productores ni que los propios productores obtengan utilidades superiores a lo justo según su tiempo, conocimientos y recursos invertidos... en fin en mi opnión debimos (todos los cubanos) prescenciar el acalorado debate de nuestros representantes al maximo nivel sobre temas tan complicados como justicia economica
 
 
#1 qbano 13-07-2017 09:22
quizas podríamos debatir sobre la relación salario de los padres (que son al fin quienes copran los juguetes) y el precio de los juguetes!?? no creo que la solución sea subcidiar pues la propia existencia de los subcidios si bien es o puede ser un acto de equilibrio etc igualmente es una evidencia de como la mayoria del trabjador tiene o es victima de un salario "insuficiente" etc
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar