miércoles, 23 enero 2019, 04:24
Martes, 15 Mayo 2012 05:15

William Hernández: “Soy un adicto a hacer arte”

Escrito por  Giusette León García, especial de Cubasi



William es “muy fácil”, nos ha dicho él mismo y se refiere a esa cordialidad campechana con que trata a la gente, sin una pizca de arrogancia y que le permite exponer con las mismas ganas en Perico, su pueblito querido, en la ciudad de Matanzas o, como ahora, en un gran espacio capitalino durante la más grande fiesta de las artes visuales cubanas.

Sabores de identidad, 2012, Acrlico lienzo 155 x 260 cm

“Rutas al descubierto” se nombra la muestra de William Hernández, una de las colaterales a la 11na Bienal que por estos días permanecen abiertas al público en la antigua fortaleza de La Cabaña, con este creador conversamos cuando aún preparaba las piezas en un improvisado estudio en la escuela de nivel medio de artes plásticas de Matanzas.

¿Qué nos propones esta vez?

Tengo seis pinturas, seis lienzos relativamente grandes que son un poco la continuación de mi obra con los personajes que siempre he trabajado, las historias que he utilizado, quizás con un poquito más de madurez, a lo mejor con otro sentido, pero es igual el ser humano como centro y la cotidianidad del ser humano que se enfrenta al mundo y se relaciona con él.

Además he preparado vidrios grabados, que ya los he hecho en otras ocasiones, calcándolos, repujándolos, realizando, un trabajo como si fuera un grabado en metal, y luego me planteé imprimirlos para lograr una especie de comunicación entre los vidrios y sus impresiones, las cuales van en un papel manufacturado. Tengo también esculturas de más de dos metros, es decir, van a estar tres manifestaciones y van a dialogar, porque los personajes se relacionan entre sí.


Fin de la historia, 2012, Acrlico lienzo 155 x 260 cm

La propuesta nueva, más que nada, es la dimensión de las obras, porque incluso los vidrios son grandes con relación a mis grabados anteriores, novedoso sigue siendo también el trabajo de las esculturas.

¿Por qué trabajar para la Bienal?

Nunca he trabajado “para” la Bienal, de hecho esto es una exposición colateral, nunca he presentado ningún proyecto para la bienal, me ha tocado en casi todos los años creo, menos en el anterior, y estaba accidentado en esa época así que no presenté ninguna colateral en esa ocasión, me ha tocado o lo he hecho de alguna manera coincidir con la bienal, pero no soy de los artistas que trabajan para que se vea en la Bienal, es decir, es un buen momento de fiesta, de compartir con los amigos, de decir “mira lo que estoy haciendo”, hace dos años en este caso que no exhibía obras en Cuba y bueno, que te digan que hay un espacio, eso es como una luz que se alumbra y no puedes negarla, no puedes apagar la luz, adelante, el tiempo se ajusta, uno tiene voluntad de hacerlo, tiene deseos de trabajar, está con entrenamiento, tiene salud, pues adelante, a hacerlo…

¿Disfrutas exponer en Cuba?
Claro, no en Cuba, me gusta exponer en Perico…

Nobles propósitos, 2012, Acrlico lienzo 190 x 155 cm

¿Qué tiene de diferente?

¿Cómo que de diferente? Primero expongo aquí… te voy a contestar algo muy honesto, es mucho más difícil hacer una obra para Cuba, que en otro país del mundo, me parece que tengo que esforzarme más, es como una competencia interna donde tienes que trabajar mejor, porque es que el arte cubano es bueno, los artistas cubanos tienen siempre algo nuevo y bueno que enseñarte y eso te obliga a trabajar fuerte, yo me exijo más preparando una muestra para Cuba que para el extranjero.

Tus personajes son bastante universales, sin embargo, aparecen muchas veces definidos por un contexto cubano…

A veces sentado en una silla, mirando mi obra digo: tiene algo de autobiográfica mi obra, tiene algo de lo que me ha pasado en algún momento de la vida, en algún momento de mi historia, casi siempre es así, incluso, ahora estamos viendo obras que las estoy haciendo aquí, pero hace poco estaba pintando en Guayaquil, donde estuve cinco meses y eran obras que tenían también mucho que ver con Cuba, me estaba imaginando el contexto, el lugar donde ubicaba mis personajes y estaba muy presente la isla, el pedacito del terruño mío y yo soy muy arraigado a ese terruño.

Atlas de luz, 2012, Acrlico lienzo 155 x 230 cm

La temporalidad, como un juego entre el presente y el pasado marca tu obra ¿cómo lo resuelves, te transportas al pretérito o traes las escenas a tu tiempo?

Yo lo mismo me transporto que las traigo. Ahora mismo estaba dibujando aquí una escena medievalesca, o sea, el caballero, que lo estaba poniendo en diferentes situaciones y de alguna manera también yo me estaba transportando, por eso te decía que es algo autobiográfica la obra, incluso estoy dibujando ahí a mi esposa embarazada, la isla encima, todas tienen ese sentido, tienen que ver con lo que me circunda a mí.

Muchas veces figuras femeninas protagonizan tus obras ¿Cómo miras a la mujer desde tu obra?

Yo he puesto a la mujer es escenas disímiles, la he puesto trabajando, la he puesto incluso en escenas de defensa a partir de las circunstancias difíciles que le ha puesto la vida en algunas ocasiones a las mujeres y siempre las he defendido también de alguna manera, casualmente en una de estas piezas aparecen varias mujeres, pensé titularla “Sabores del chocolate 2”, porque es una continuidad de otra obra y en este caso se refiere a esa parte agradable, bonita, de la sensualidad femenina…

¿Te propones contar historias con lo que pintas?

A veces sí cuento una historia, incluso esta repartidora del té, que ahora va a ser chocolate, va en una dirección y en la pieza anterior iba en otra, es como que se le hubiera acabado y va a buscar más. Unas veces cuento historias, otras no, en ocasiones puedo dejar abierta la obra en el ámbito poético, dejar algo insinuado, para que tú te imagines, para que interpretes y puedas sacar otras lecturas interesantes a partir de la propia imagen, pero hay algunas que sí son narrativas completamente.

Mano amiga 2012, Acrlico lienzo 133 x 260 cm

¿Son importantes los títulos, llegan antes o después de las obras?

Cuando el título llega conjuntamente con la obra es lo ideal, a veces viene incluso antes, con la idea, pero en ocasiones no lo encuentras y pones uno al final que va jugando con lo que tú quieres, porque a veces es tan difícil conseguir el título preciso…

Siempre les he puesto título a las obras, me da la impresión de que puedo ayudar al espectador al pie que yo quiero llegar, no son obras abstractas, donde le pueda dejar demasiado abierto el abanico de informaciones o de imaginación y entonces con un título que pueda ser sugerente ayudo a encaminarlo a lo que yo quiero que busque.

Y esta vez ¿hacia dónde debemos buscar?

Somos parte de la naturaleza, somos parte del mundo que nos dio la oportunidad de estar aquí y ese pedazo de tiempo que nos toca vivir hay que defenderlo, aunque seas protagonista o no, no importa, pero es importante que seas capaz de dejar alguna huellita con tu presencia de ser humano en el mundo, en el planeta, por eso he pintado un personaje cargando un corazón, un corazón noble para esta tierra, una mano amiga, esa parte de la existencia que no solamente somos nosotros, sino también los demás.

¿Proyectos, próximas exposiciones…?

Tengo esculturas en bronce que no he expuesto todavía, de pequeño formato, que en algún momento buscaré el lugar para exponerlas, tengo también grabados en madera, que son 12 y está pendiente desde el año pasado imprimir… siempre estoy trabajando, es un ejercicio de todos los días, tengo una muestra en Alemania para junio o julio, que va a ser itinerante por varias ciudades germanas, va a empezar colectiva y se hace personal luego, tengo después que preparar algo nuevo para acá, para La Habana, o para Matanzas, también tengo una deuda con mi pueblo, con Perico, y bueno, trabajar, yo soy un adicto a hacer arte…

Modificado por última vez en Viernes, 18 Mayo 2012 06:19

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar