viernes, 22 junio 2018, 18:52
Lunes, 03 Julio 2017 06:00

Eutanasia (I): Natacha cuenta su historia

Escrito por  Alina M. Lotti/CubaSí
Valora este artículo
(13 votos)

Su padre, Francois Bogaert, decidió en Bélgica acelerar su muerte, después de conocer que padecía de una enfermedad incurable.

Narra episodios tristes de su vida de forma pausada. Los recuerdos le hacen vivir otra vez la escena final de la existencia de su padre, Francois Bogaert —un belga que descubrió Cuba a principio de la década de los años 80'—, quien por voluntad propia decidió someterse a la eutanasia*, luego de conocer que padecía de una parálisis supranuclear progresiva, conocida como PSP**.

Ha pasado mucho tiempo y, aunque se dice que el tiempo cura las heridas del alma, presiento que su hija Natacha aún no ha podido desprenderse de esos instantes dolorosos cuando, en compañía de sus familiares más cercanos (madre, hermano, esposo, cuñada), le dijo adiós al hombre que le enseñó a amar esta isla del Caribe.  

La decisión había sido tomada por él al saber que —de manera paulatina, debido a la enfermedad— perdería habilidades importantísimas de los seres humanos, tales como ver, caminar, degustar, con grandes posibilidades de llegar a la enfermedad de Alzheimer.  

Primero pensamos que tenía Parkinson, aunque no le temblaban las manos —explicó Natacha—. No quería ir al médico, decía que no tenía nada. En la primavera del 2014, mientras manejaba, su automóvil se apagaba y chocaba con los contenes.

«Él manejaba desde los 18 años, era buen chofer, y eso me llamaba la atención. Mi madre atribuía estos problemas a la vista, pero yo lo asociaba a una dificultad neurológica. Luego lo convencimos para buscar ayuda médica.

«En mayo del 2015 vino a Cuba; sabía que sería su último viaje al país que tanto lo había cautivado. En esos momentos, no creo haya pensado en la eutanasia, pero en el aeropuerto tuvimos que pedir una silla de ruedas porque no podía caminar bien, ni mover los ojos, viraba la cabeza para mirar hacia atrás, perdía el equilibrio y tenía cambios emocionales. Lo mismo reía que lloraba mucho».

Unos meses después, vía telefónica, la madre de Natacha le comunicó la decisión de su padre: se sometería a la eutanasia, era la única vía posible para evitar tanto sufrimiento personal y familiar. Esa determinación hizo que Natacha planificara un viaje a Bélgica en compañía de su esposo y de sus dos hijos.  

La noticia —lógicamente— la puso muy sentimental. «Lloré mucho, pero lo entendí. Si al final la enfermedad lo iba a dejar sordo, ciego, sin poder caminar, padeciendo de Alzheimer, siendo un vegetal, ¿por qué aferrarse a la vida?

«Él no quería ser una carga para la familia y estaba consciente de que todo le tocaría a mi mamá —quien también tiene otros padecimientos propios de la edad—. Tenía dificultades para sostenerse, se caía mucho, y ya ella no tenía fuerzas para poder ayudarlo».  

¡Llegó el momento!

El 2 de noviembre del 2015 la eutanasia se hizo efectiva. Tres doctores ya habían certificado que la enfermedad era incurable y Francois escribió su consentimiento.

Entonces la familia lo coordinó todo. Esa noche, antes de que llegara el doctor de la familia, pidió a sus hijos que le pusieran la televisión para ver su serie acostumbrada, como si al día siguiente pudiera continuarla. Sobre las ocho sonó el timbre de la puerta. ¡Había llegado la hora!

«Mi papá empezó a llorar cuando tuvo al médico frente a sí, entonces este le dijo: “No es obligado hacerlo, si quieres puedes decir no”. A lo que él respondió que mantenía sus intenciones.

«En la plenitud de sus capacidades organizó la ceremonia fúnebre. Se despidió de sus amigos y conocidos, y pidió que no fueran invitados quienes no le dieron el último adiós».

Relató que ella y el hermano salieron de la habitación cuando el médico lo inyectó, solo quedaron la esposa y demás familiares. El sufrimiento había llegado a su máxima expresión. Luego vinieron los trámites acostumbrados, la funeraria, la cremación, el brindis (es lo habitual en Bélgica).

Epílogo

Natacha reside aquí hace muchísimos años. Sus hijos son cubanos y en esta tierra han encontrado felicidad y amor. A su padre, precisamente, le debe todo eso. Francois Bogaert llegó a Cuba a principio de la década de los 80' formando parte de una brigada de solidaridad.

La estancia de dos meses transcurrió en el campamento internacional Julio Antonio Mella, ubicado en el municipio de Caimito, al sur de La Habana, y desde entonces quedó fascinado por este pueblo y su gente.

Ese cariño inmenso lo transmitió a sus hijos, por lo que unos años después Natacha (con 14 años) y su hermano menor (con 12) visitaron esta tierra por primera vez.

De ahí que los lazos entre ella y su progenitor resultaran entrañables. Natacha siempre lo complació, por eso durante muchos años le envió de manera periódica alguna prensa cubana. Era una forma de que él mantuviera los vínculos y estuviera actualizado sobre lo que aquí acontecía. Francois murió como deseó, en su hogar, junto a su familia, después de haberse despedido de todos, también de sus amigos y parientes cercanos.

En la ceremonia final —y a solicitud propia— se escucharon tres canciones de su preferencia. Una de ellas, la última, fue Girón: la victoria, interpretada por la cantautora Sara González. De alguna manera, el belga también había vencido y le había jugado una mala pasada a la muerte.

Continuará...

*La eutanasia es la acción u omisión que acelera la muerte de un paciente desahuciado con la intención de evitar sufrimientos. El concepto está asociado a la muerte sin sufrimiento físico.

**La parálisis supranuclear progresiva es un trastorno del cerebro poco común que afecta el movimiento, el caminar (la marcha), el equilibrio, el habla, la deglución, la visión, el estado de ánimo, el comportamiento y el pensamiento. La enfermedad es el resultado de daños en las células nerviosas en el cerebro. Los cálculos varían, pero solo de tres a seis de cada cien mil personas en todo el mundo la padecen.

Visto 3125 veces Modificado por última vez en Lunes, 21 Agosto 2017 16:56

Comentarios  

 
#42 susana emilia 12-03-2018 15:49
Estoy absolutamente de acuerdo con la Eutanasia, felicito a los que deciden luchar hasta el final a costa de todo y de todos, yo preferiria la Eutanasia en un caso como ese y espero que algun dia en Cuba se apruebe, aunque se que es dificil en este pais donde se lucha tanto por la vida
 
 
#41 TaniaHR 18-07-2017 14:42
Estoy totalmente de acuerdo con esta decisión en aquellas personas que sufren de una enfermedad terminal como lo es el cancer , pues , en muchos de los casos no existe paliativo para aliviar el dolor que les causa , sin contar otros signos y síntomas que pudieran surgir con la enfermedad y esto es insoportable , realmente no vale la pena continuar viviendo sin esperanza de mejorar la calidad de vida , sufre el paciente y tambien los familiares al ver como se desgasta la persona y se nos va lentamente sin poder alivarlo con nada . Por otra parte , somos testigos de algunos adultos mayores que al verse en situaciones difíciles, de soledad , de abandono, sin solvencia económica (aun teniedo familia) que recurren desesperados al suicidio .Por qué llegar a esto si pudieran tener una muerte sin dolor, sin sufrimientos y por demás digna ?. Este proceder por duro que parezca constituye una solución para muchos , si tenemos en cuenta que cada vez son mas los enfermos de cáncer , así tambien, el envejecimiento poblacional es otro indicador que requiere de mucha ,pero mucha atención en los tiempos actuales , que aunque en nuestro país se trabaja intensamente en las políticas relacionadas con la tercera edad , aun los resultados no son los esperados . Pero sí , estoy muy de acuerdo con este proceder , claro , siempre y cuando se le de el seguimiento legal que requiere , esto es muy importante!.
 
 
#40 ILEANA 17-07-2017 12:33
ARTICULO MUY IMPORTANTE HE TENIDO LA DESDICHA DE TENER UN SER QUERIDO SUFRIENDO PARA EL FINAL INEVITABLE Y TENGO UN HIJO QUE POR DIOS ES MUY DURO LO QUE TIENE CON SU ENFERMEDAD NEUROLOGICA LLAMADA COREA DE HUNTIGTON Y SU FINAL SERA MUY TRISTE QUE NO SE SI LAS FUERZAS ME ALCANCEN Y MI CORAZON AGUANTE TANTO SUFRIMIENTO QUE LE ESPERA EL MIO NO IMPORTA PERO EL DE EL SERIA MUY TRISTE
 
 
#39 yeny 17-07-2017 10:10
Hubiera dado cualquier cosa, si fuera cuestión de dinero habría vendido la casa NO SÉ, cualquier cosaaaa porque a mi papá le hubieren hecho la Eutanacia, él se habría evitado el lento y denigrante final que vivió, con el que estoy segura no habría estado de acuerdo NUNCAA!!! si coincido con la práctica, al igual que con el aborto, no puedes traer un hijo al mundo a pasar trabajo si no tienes las condiciones para atenderlo.
 
 
#38 yusmila 12-07-2017 17:25
natacha , pienso que la decision de tu padre fue la correcta , nadie esta obligado a terminar sus ultimos dias con sufrimiento , piensa que ahora descansa en paz
 
 
#37 ernest 12-07-2017 13:14
ARQUERO LAMENTO EL FALLECIMIENTO DE TU MAMA... PERO EN LA VIDA ,SE DEBE SER PRACTICO... TRABAJO EN UN HOSPITAL, SE LO QUE ES EL PSP... Y LA VIDA NO LA DA DIOS, LA VIDA LA DA LA UNION DE UN HOMBRE CON UNA MUJER... PIENSO ENTONCES ,QUE TANTO UNO COMO EL OTRO (GENERICAMENTE HABLANDO) ESTAN EN PLENO DERECHO DE DECIDIR SOBRE LA MISMA ,EN EL CASO DE QUE LA CALIDAD SEA PESIMA:
UN PACIENTE CON PSP, UN CANCER EN FASE TERMINAL, ETC; NO PUEDE TENER LA MAS REMOTA ESPERANZA DE PENSAR EN UNA INMINENTE CURA... CREER LO CONTRARIO SERIA COSA DE ILUSOS ,IGNORANTES O FANATICOS.
Y EN OTRA CUERDA, NADIE ESTA EN EL DERECHO DE CUESTIONAR A NATACHA... PUES PRIMERO QUE TODO ,NO FUE ELLA QUIEN DECIDIO LA EUTANASIA DE SU PADRE... Y EN ULTIMA INSTANCIA ES SU VIDA PRIVADA Y AHI SI QUE NINGUNO DE NOSOTROS TIENE EL MAS JODIO DERECHO DE INMISCUIRSE...
A VER PIENSO QUE EL TEMA ES MUY INTERESANTE Y POR DEMAS UN TEMA TABU PARA NUESTRA IDIOSINCRACIA, LA CUAL SE HA NUTRIDO POR SIGLOS DEL "PURITANISMO" RELIGIOSO...
PERO POR FAVOR FORISTAS ,NO TOMEN A NATACHA COMO "BASE MATERIAL DE ESTUDIO" ESO ES SADISMO... LIMITENSE A DAR SU CRITERIO SOBRE LA EUTANASIA ...
SOMOS PERSONAS CIVILIZADAS...
 
 
#36 Esperanza Bulguera C 12-07-2017 11:25
Yo sí estoy de acuerdo con la eutanasia, si en Cuba se aprobara yo la solicitaría cuando me llegara la hora, es muy triste tener la mente clara y sin embargo no poderte valer por tí misma, depender de tus hijos y demás familiares es estropearle a ellos su vida, amén de que es muy doloroso ser parte de una decisión como esta, pero conozco de casos que por tener que hacer durante años sobrehumanos esfuerzos para atender a familiares que no se podían valer por si mismos, hoy esas personas padecen de la columna, de bursitis, de epicondilitis, etc, existen quienes después de muchos años de trabajo tuvieron que pedir la baja por situaciones familiares de este tipo y hoy no son los mismos por los sacrificios que tuvieron que hacer, que aunque lo hicieron con mucha humanidad y responsabilidad tiene secuelas.

No digo que no estemos dispuesto a atenderlos, pues esos padres y demás familiares lo hicieron todo por nosotros en su momento, pero si existe un método que puede no hacerlos sufrir ni sufrir los demás, pues sí estoy de acuerdo con la eutanasia
 
 
#35 ernest 12-07-2017 09:03
NATACHA, NO DEBES DAR EXPLICACIONES PUBLICAS A UN PROBLEMA PERSONAL... HICISTES LO QUE YO HUBIERA HECHO EN TU CASO ...PORQUE SI LA VIDA ES IMPORTANTE ,TAN IMPORTANTE COMO LA VIDA RESULTA LA CALIDAD DE ESTA...!! OJALA NUESTRO PARLAMENTO VOTARA ESA LEY!!!
SALUDOS
ERNESTO
 
 
#34 Yunior 08-07-2017 14:23
Gracias por el artículo! Muy interesante y útil que se aborde el tema en Cuba, lo concidero algo justo! Así estoy a favor de la autanacia. Siento lo sucedido al papá de Natacha, era un amigo de Cuba. Se fue de la vida dignamente y con su familia al lado y sin pasar por la tortura de la enfermedad. He tenido familiares que han sufrido mucho por no existir esa práctica en Cuba, sería bueno seguir debatiedo y en un futuro cerca que se poponga como ley.
Saludos
 
 
#33 lopez 07-07-2017 10:49
Arquero cuanto siento tu perdida ese dolor es inmenso yo sinceramente nunca quisiera pasar por eso pero la vida continua eso es lo importante el dolor esta dentro de nosotros
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar