viernes, 22 junio 2018, 20:47
Viernes, 30 Junio 2017 05:59

MIRAR(NOS): La mujer perfecta para Peter Pan

Escrito por  Liz Martínez Vivero/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(6 votos)

Me autorizo a comenzar así, casi desacralizando el cuento infantil, porque de sobra sé que esta columna no la leen los niños.

Me autorizo a comenzar así, casi desacralizando el cuento infantil, porque de sobra sé que esta columna no la leen los niños. Bueno, mejor no generalizo, pero eso es lo que espero, incluso por los tópicos a veces subidos de tono. Los asiduos me entenderán.

Hace una semana me encontré con una vieja amiga en la red de redes. Tan bendita ella, la web, siempre acortando distancias y con ese poder tan exclusivo, por decirlo de algún modo, de resucitar a los muertos. El caso es que le había perdido completamente el rastro. No tenía otro modo de comunicarme con ella, a no ser mediante Facebook y ¡tarán!, se hizo el milagro.

Le pregunté cómo estaba, porque normalmente la gente se pone a hacer un recuento de todo lo que ha pasado desde la última vez, y no es que no me interese su pasado, pero mi recontralimitado tiempo a veces no me permite entrar en muchos protocolos.

En este punto, reconozco por escrito (públicamente) que puede parecer una irreverencia de mi parte, o peor, una falta de modales de las que la gente no perdona porque no es justificable el desinterés por toda la trayectoria del otro.

El caso es que su primera respuesta fue: «Estoy bien, sigo con mi síndrome de Wendy». Uff, primer gaznatón en pleno rostro. Algo había escuchado sobre el tema, pero no quise pecar por desconocimiento y, antes de que terminara de contarme toooodas sus circunstancias actuales, divorcio incluido, me documenté.

Si mi imaginación hubiera estado al 200%, sería probable que una rápida revisión mental de la película infantil me hubiera ayudado para caer en la cuenta. Sin embargo, era sábado, disculpen todos mis olvidos debido al reposo neuronal que implícitamente trae consigo el fin de semana inminente y necesario.

A mí siempre la psicología tiene la facultad de sorprenderme. Cuando busqué, adivinen mi cara de asombro porque exista un «padecimiento» vinculado al personaje de James Matthew Barrie.

Pues bien, «un Peter Pan» es una persona, hombre o mujer, que quiere ser siempre niño; es decir, no quiere crecer, ni madurar, ni adquirir responsabilidades. Para que esta personalidad prospere, este sujeto buscará una pareja que se encargue de gestionar todo aquello que no desea hacer o asumir.

Como resultado, este tipo de persona buscará un hombre o mujer con una personalidad como la de Wendy: siempre intentará satisfacer las necesidades de Peter Pan, asumiendo todas las responsabilidades que el otro no quiere, así como olvidándose del cuidado de su propia persona en beneficio de esa otra parte.

Más que el trato de una pareja, Wendy se asemeja al de una madre sacrificada, siempre incondicional a un hijo, pero por norma general, son personas inseguras y con baja autoestima que, de alguna manera, buscan que el otro dependa de su persona para así sentirse útiles y evitar ser rechazadas o abandonadas.

Lo que me sorprende es que alguien pueda asumirse Wendy. Es decir, no comprendo de qué forma la dependencia puede ser tan recíproca, que implique esa total renuncia de gustos o preferencias particulares. Dejar de ser uno mismo para ser por el otro parece cosa nada más de las madres.

Entiendo que puede ser real, hasta porque conozco a personas enfocadas más en el otro que en sí mismas, pero me parece una cuestión superable.

Visto 936 veces Modificado por última vez en Viernes, 30 Junio 2017 12:51

Viejos verdes, príncipes azules, últimamente todo se circunscribe a colores. Parecen, como adjetivos también, al fin y al cabo, venir a reforzar alguna idea más o menos preconcebida desde la sentencia del sustantivo.

No pocas mujeres que conozco ponen en pausa sus proyectos de concepción.

En el mar la vida es más sabrosa, me cantaba mi abuela en una época tan remota, que ya no puedo precisar.


Hay una película cubana muy graciosa, protagonizada por Rosita Fornés, donde con algunos años de antelación su personaje se convierte en una gestora de permutas.

En algún momento indeterminado la gente siente que ha llegado al límite. No confundir con la culminación y/o materialización de un sueño.

Conozco a alguien que hace rato dejó de ser quien había sido. Es decir, se levantó una mañana después de darle vueltas toda la noche y le comunicó a su familia la decisión.

Ser madre es una de las cosas que más pavor causa sobre la faz de la tierra.

Basta que un soltero encuentre pareja para que le caiga encima un enjambre. No había reparado en semejante realidad...

De buenas a primeras me puse a pensar y decidí lanzarles a ustedes la interrogante. ¿Será esto todo? ¿Habrá algo después de esta existencia? ¿Tal vez aquello de la reencarnación, quizás lo que hablan de volver después de la muerte?

Normalmente, la gente anda bastante apresurada. Obvian los buenos modales y el mundo se va haciendo más aburrido cada vez.

Comentarios  

 
#3 DC 03-07-2017 15:22
Hola Liz!! me gustaria hacerte un pedido quizas no sea el tema que voy a sugerirte sobre el cual sueles escribir pero tus articulos son los que mas leo de la pagina. Me gustaria que tocaras el tema de la contaminación en Cuba y las enfermedades que actualmente dicha contaminación esta afectando a la sociedad, no he escuchado en el televisor ninguna noticia al respecto pero sin emabargo con cada persona que hablo tiene mas de un conocido con dengue o sika, estoy embarazada y este tema me asusta un poco me parece que es un tema al que deberia darsele voz pues nuestra salud esta en riesgo, saludos y gracias
 
 
#2 maylin 03-07-2017 11:46
Liz, para que el mundo sea mundo tiene que haber de todo, y en la relación de parejas existe de toso incluso lo no somos capaces de imaginar, como decia un profesor de literatura que adoro, ...en fin, el mar...
 
 
#1 Arquero 30-06-2017 09:02
Liz ¿Usted esta enamorada? No me vayas a dar una clase sobre el amor citando a la doctora Alemana Inga Coitopasmosenn. Le digo lo anterior por su penúltimo párrafo. ¿Existe el amor? Bueno yo creo que si y sobre todo uno lo documenta durante la vida. ¿Cuántas veces vemos una pareja amiga y pensamos ¿Cómo acabaron estos juntos? pues en su momento creímos que nada los vinculaba ni tenían que ver uno con el otro. Sobre la ultima palabra del articulo, si todo es superable pero cuando eso ocurre entre una pareja es que todo se acabo o esta comenzando a acabar. Si no hay entrega no hay amor. Pedro Pan siempre puede ser divertido sin ser perfecto y Wendy buena y muy dulce así que pueden ser felices sin ser perfectos hasta el final de los días. Lamentablemente no es el caso de su amiga aparecida en la WWW.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar