viernes, 21 septiembre 2018, 21:04
Sábado, 08 Julio 2017 00:03

ZONA CRÍTICA: ¡Apague su celular!

Escrito por  Yuris Nórido/CubaSí

Parecería obvia la prohibición de usar teléfonos móviles durante los conciertos y funciones en salas de teatro. La mayoría de las veces se explicita antes del comienzo de la presentación. En muchas ocasiones, incluso, se insta a apagar los aparatos, porque el hecho de ponerlos en vibrador también puede molestar: a no pocos espectadores les da por contestar las llamadas, o insisten en salir del teatro para hacerlo, con toda la incomodidad que implica ese acto para el resto del auditorio, para los artistas sobre el escenario.


¿Por qué siguen sonando los móviles en medio de representaciones escénicas? ¿Por qué alguna gente hace caso omiso a las más elementales normas de comportamiento en lugares donde se exige silencio?


Y no son solo los teléfonos. Últimamente hemos sido testigos del incremento de prácticas que hace algunos años eran aisladas. Ahora es normal que la gente entre a una función de ballet con paquetes de pellys, que abran y manipulen el naylon en medio del adagio del segundo acto de El lago de los cisnes, que coman, que dejen el envoltorio al pie del asiento…


Se advierte que no está permitido el uso de cámaras fotográficas o de video, salvo expresa autorización, y cuando menos se espera, se enciende un flash que rompe el efecto de la puesta, que puede desconcentrar al artista o al público.


En plena representación, se conversa como si se estuviera en un parque público. Y no hablamos del comentario puntual, comedido, sino de conversaciones completas. Hasta el punto de que otros espectadores se sienten obligados a mandar a callar y al hacerlo, también hacen ruido.


Algunos llevan niños muy pequeños a las funciones, y son incapaces de lidiar con las naturales reacciones de esos niños. Si un bebé comienza a llorar en medio de un concierto (habría que preguntarse qué hace un bebé en un concierto, pero no nos pongamos demasiado estrictos), la lógica más elemental dicta que la madre o el padre deben salir inmediatamente de la sala. Pero algunos, y esto ya es demasiado, intentan calmarlos sin moverse del asiento. Y si los niños son más grandes, hasta se permiten regañarlos.


Falta disciplina, falta educación, sentido común, cultura. Y falta también rigor por parte de las administraciones de los teatros, que suelen ser demasiado permisivas ante estos hechos. Las regulaciones existen, pero pueden violarse con absoluta impunidad.


¿Por qué? ¿Hasta cuándo?

Modificado por última vez en Jueves, 13 Julio 2017 08:14

Comentarios  

 
#6 carlosvaradero 31-07-2017 12:00
Estoy muy a favor de las nuevas tecnologias...l o nuevo siempre resulta interesante y luego se hace imprescindible al ser humano...pero a veces nosotros mismos abusamos de su uso y vienen luego las indisciplinas.
Para què sirve en un Teatro, un cine etc un celular si vivimos pendiente de la llamada o el mensaje que entra?
Como podemos disfrutar una pelicula o una obra de teatro pendientes solo del telefono?
Antes, cuando no lo teniamos, como podiamos vivir sin ellos?
Creo que son cosas que debemos meditar, no es posible que las nuevas tecnologias...m uy buenas por cierto...nos dominen.
Saludos.
 
 
#5 daniel amador 27-07-2017 10:13
cuando le pongan a la gente multas x usar el movil en esos lugares,entonce s sera otra historia.con la blandengueria la gente no va a entender.si yo entro a un cine,y le activo el perfil al cell,q para eso lo tiene,entonces, x q los demas no lo pueden hacer.porque no ponen inspectores en estos lugares.atte gracias
 
 
#4 El_Isabelino 11-07-2017 11:57
Hasta en reuniones importantes que participados suenan los moviles y responden la llamada faltando el respecto a todos.
No tenemos educación para vivir como una sociedad en desarrollo.
 
 
#3 Manolo 10-07-2017 11:38
SE LLAMA "INCULTURA" Y FALTA DE EXIGENCIA
 
 
#2 cubana100% 10-07-2017 08:54
"Falta disciplina, falta educación, sentido común, cultura"... hasta ahora no se habían dado cuenta??
 
 
#1 Zugor Seg. 08-07-2017 13:52
En este, como en otros tantos, muchos, demasiados artículos, entrevistas, reportajes, se denuncia y sobre todo se hacen muchas preguntas que ya son lugares comunes y solo hay que hacer una pregunta ¿Cuando se hara cumplir la legislación por las autoridades estatales creadas al efecto, y por tanto, facultadas para ello?
Lo demas, los ¿Por qué?, los ¿Hasta cuándo?, son puras lagrimas de cocodrilo, autocomplacenci a de que "yo lo dije", etc.
Todas esas preguntas, y mas todavía, en esta situación, y otras más complejas y que afectan a nuestra sociedad, la vida diaria, es obligacion de ser respondidas por esas autoridades facultadas, es decir la Fiscalía, la PNR, la DIS, y otras que son menos conocidas. Preguntenle a ellos, al menos para saber por que no lo hacen. ¿Ah! y que no vengan con la manida respuesta de "apelaciones a la conciencia", del "enfrentamiento social", etc.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar