lunes, 19 agosto 2019, 02:13
Miércoles, 14 Junio 2017 06:00

CRÍTICA DE CINE: Canción de amor

Escrito por  Diana Castaños/Especial para CubaSí


Dos muchachas (Riley Keough y Jena Malone) interpretan a unas amigas con lazos emocionales del pasado. Sarah (Keough; vista recientemente en Max Max: Fury Road como la chica que llevaba el cabello amarillo rojizo) es una sumisa esposa y madre de una pequeña con rasgos asiáticos. Su esposo siempre está fuera por negocios. Ella, con toda intención, es mostrada mucho menos bella que en Max Max: Fury Road. Es una mujer que apenas se mantiene despierta para criar a su hija, pero que tiene una soledad y unas necesidades de ser amada muy intensas.


En cambio, Mindy (Malone) es una chica de espíritu libre cuya presencia desinhibe a Sarah. Mindy la hace tomar whisky, desconectarse, confesar intimidades sexuales…


Después de describir las dos personalidades de estas mujeres, la relación entre ellas pudiera parecer predecible: romance lésbico, o amistad entre mujeres, incluso una road movie de autodescubrimiento… Pero no:

Esta película rehúye a lo explícito. Canción de amor es un drama quieto, lleno de emociones y dramas que no se comentan; pletórico de dolores que no se hablan, pero tan crudo y fresco como una herida recién hecha.

Son precisamente las diferentes naturalezas de Mindy y Sarah las que devienen la fuente de este drama, así como la confusión que este provoca en los espectadores. Todo en Canción de amor es ambiguo, y ni las actrices ni la fotografía misma parecen tener idea de qué pudiera suceder. Es una historia de amor que no sabe cómo definirse. Ambas mujeres se sienten a gusto la una con la otra y es mucho más lo que pasa entre miradas y besos que lo que se especifica en diálogos.


Es el filme más logrado de So yo Kim hasta la fecha. Mucho mejor que For Ellen, del año 2010, cinta en la cual todavía había demasiados close-ups. En Canción de amor (2017) la fotografía ubica a Sarah y a Mindy en el contexto en el que viven (un rodeo, una feria…). Esta amplitud resulta mucho mejor para la credibilidad del filme que los close-ups a los que la filmografía de Kim estaba acostumbrándonos como espectadores.


Canción de amor habla sobre la magia que hay en el aire cuando dos personas conectan. Es por eso que, aun cuando a ratos el guion falla, la totalidad del filme logra hacer que la historia importe.

Modificado por última vez en Miércoles, 28 Junio 2017 16:35

Comentarios  

 
#1 Mayito 14-06-2017 09:24
La otra película se llama Mad Max, no Max Max.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar