martes, 13 noviembre 2018, 21:46
Jueves, 08 Junio 2017 15:19

Liga de Diamante en Roma: Yarisley eterna y de plata; Povea abriéndose paso

Escrito por  Harold Iglesias Manresa, especial para Cubasí
Valora este artículo
(1 Voto)

Ambas pruebas tuvieron todas las características de una final olímpica. Bajo el nuevo sistema de clasificación de la Liga del Diamante no puede ser de otra manera.

Para inscribirse a la final usted debe de haber culminado entre las ocho primeras posiciones del exigente circuito. Así se dieron cita en Roma la pertiguista Yarisley Silva y la triplista Liadagmis Povea.

Ya lo comentaba Silva tras caer el telón del Memorial Barrientos: “necesito hacer unos ajustes en la técnica, esta temporada encierra un punto de giro, recomenzar mi carrera…” y de maravillas le ha ido en este recomienzo.

 La pinareña de 30 años recién cumplidos el pasado día primero, se regaló el mejor registro de la temporada: 4.75 metros en su primer intento, para escoltar a la titular olímpica y número uno del ranking Mundial, la griega Ekaterina Stefanidi (4.85). Antes, recordemos que Silva se había estrenado internacionalmente con bronce y 4.65 en Doha, Catar.

El duelo, calco de la final olímpica de Río 2016, solo que en esta oportunidad, la pinareña  sacó a relucir su estirpe para de paso consolidarse en la segunda posición de la competencias con 13 unidades, al acecho de la propia Stefanidi (dueña de dos triunfos y 16 puntos).

El bronce ahora quedó en poder de la neozelandesa Elisa Mc Cartney (4.75 logrados en el intento del adiós) que de paso se incluyó en la disputa por uno de los ocho boletos para acceder a los segmentos finales de Zurich y Bruselas.

Roma, como si se tratase de la expansión de un imperio atlético, reunió a lo mejor de lo mejor. En el camino, en una guerra táctica y de nervios quedaron Anzelhika Sidorova y Lisa Rysih con idénticos 4.65, en tanto la estadounidense Sandi Morris se despidió con 4.55.

Una mirada exhaustiva a Yarisley aporta que rompió el hielo con la varilla a 4.40 metros. En lo adelante únicamente sufrió sobre 4.55, logrados en el tercer intento, antes de vencer a la primera 4.65 y 4.75. La griega Stefanidi, sencillamente se halla en un peldaño ligeramente superior de calidad y autoconfianza, a tal punto que inició su cruzada competitiva sobre 4.65. El resto, ya lo conocen.

POVEA: TUTÉANDOSE CON LAS ENCUMBRADAS

La novel Povea de 21 años, se vio involucrada en una batalla campal y nuevamente materializó al menos dos saltos superiores a los 14 metros: el quinto (14.03), y el sexto (14.15). Antes había completado su secuencia de menos a más, avalada por 13.58-13.79 y par de fouls.

Su rendimiento le permitió ocupar el sexto escaño en medio de un fuego cruzado de pinchos, ataque a la tabla, y endemoniadas cadenas de brinco-paso-saltos, de las que emergió dorada la venezolana Yulimar Rojas (14.84). A la discípula pródiga del otrora estelar saltador de longitud cubano Iván Pedroso, la secundó la número uno de la modalidad desde hace un lustro: la colombiana Catherine Ibargüen (14.78), quien por esas coincidencias del destino igualmente entrena bajo la égida de otro saltador antillano, Ubaldo Duany.

El podio de premiaciones lo completó la curtida kazaja Olga Rypakova (14.64), en tanto la portuguesa patricia Mamoma (14.42) recaló cuarta. Para tener una idea del nivel cualitativo que alcanzó el triple, baste decir que siete de las 11 inscritas superaron los 14 metros, y en el caso de Ibargüen, Rypakova y Mamona, alcanzaron registros cimeros para la actual temporada.

De vuelta a Povea, notorio el hecho de que mantiene estabilidad en sus rendimientos sobre los 14 metros, independientemente de que ahora no se aproximó ni a sus 14.56 cimeros ni a los 14.45 relevantes de 2017 hasta este minuto. Recordemos que introdujo cambios en su sistema de salto, consistentes en eliminar el volante previo de tres pasos, y buscar mayor fluidez en su secuencia, comenzando por la velocidad de su carrera de 15 pasos y la explosividad que debe imprimirle a su pierna izquierda para atacar la tabla. En ese sentido y de cara al mundial de Londres (4-13 de agosto próximos, Povea debe incursionar en al menos otros tres exámenes de rigor. Para mantenerse en la “salsa” de la élite estableció su cuartel general, como viene siendo tradicional y junto a otros atletas cubanos (frisan la veintena), en Guadalajara, España.

Roma deparó otros resultados de interés, y la “eternidad” atlética  del Golden Gala Pietro Menea les sonrió a la balista china Lijiao Gong (19.56); el ochocentista polaco de mil batallas Adam Kszczot (1:45.96 minutos); la estadounidense Natasha Hastings en la vuelta al óvalo (50.52segundos); su coterráneo Arries Merris en los 110 c/v (13.13), donde en definitiva no se inscribió nuestro as bajo los cinco aros de Beijing 2008, Dayron Robles, en una pugna campal por retornar a planos estelares.

Completaron la relación de reyes la holandesa Dafne Schippers en el hectómetro (10.99); el canadiense Andre De Grasse (20.01) en los 200; la nacionalizada holandesa Siffan Hassan (3:56.22 minutos) con tope para el mitin en los 1 500.

Al cierre de estas líneas iban reinando en la jabalina varonil el alemán Johannes Vetter (88.15 metros), mientras hacía lo mismo en la altura femenina con dos metros exactos Mariya Lasitskene.

El cierre a ritmo de Kenia y sus hombres de los 3 000 con obstáculos, prácticamente imbatibles, pues ocuparon tres de las cuatro primeras plazas, liderados por Conseslus kipruto y sus respetables 8:04.63 minutos.

Visto 1234 veces Modificado por última vez en Sábado, 10 Junio 2017 05:14

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar