jueves, 15 noviembre 2018, 16:24
Martes, 06 Junio 2017 05:00

Récords y dopaje: Sotomayor y Yipsi tienen la palabra

Escrito por  Harold Iglesias Manresa/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(8 votos)
Javier Sotomayor Javier Sotomayor

Estamos viviendo una revolución atlética, como expresión de la cruzada contra el dopaje que se ha desatado, especialmente en el campo y pista. Dos atletas cubanos ofrecen declaraciones a CubaSí.

Hablamos de la propuesta de la Asociación Europea de Atletismo (AEA), que tiene como principal portavoz a su presidente, el noruego Svein Arne Hansen, consistente en eliminar todos los récords mundiales anteriores al 2005, iniciativa que, de momento, cuenta con el apoyo del presidente de la IAAF, Sebastián Coe.

No más se lanzó la propuesta, la onda expansiva causó efecto inmediato entre atletas y federaciones, como si de un misil de riesgo biológico cinco se tratase.

Estaríamos hablando, nada más y nada menos, que de 30 de las 43 cotas continentales europeas, calificadas de dudosas...

Por si eso no bastara, los reanálisis practicados a las muestras de Beijing 2008 y Londres 2012 han revelado 111 positivos, según los últimos datos publicados por el Comité Olímpico Internacional el pasado 24 de abril.

A propósito de este tsunami asociado a dopaje y marcas desatado, que no cuenta con la aprobación de muchos de los protagonistas actuales, el Comité Olímpico cubano hizo manifiesta su postura, pues contamos con dos poseedores de marcas mundiales antes de esa fecha: el saltador de altura Javier Sotomayor, 2.43 metros (bajo techo en 1988) y 2.45 metros (aire libre en 1993); y la jabalinista Osleidys Menéndez, autora de dos récords del planeta (71.54 metros en 2001 y 71.74 en 2005).

«Una medida de ese tipo deberá estar respaldada por argumentos científicos, porque solo la rigurosa demostración de la infracción sustentará la justeza de una decisión de tal naturaleza. Borrar récords a partir de sospechas convierte esa acción en un sinsentido, dado que sus autores no son responsables de que en el momento de sus desempeños las muestras no se preservaran lo suficiente como para ser reexaminadas ahora, a la luz de nuevos parámetros técnicos.

«Aun cuando la intención sea eliminar el manto de sospechas provocado por la magnitud de determinados tiempos y marcas, y los vergonzosos episodios vividos por ese deporte, nada justificará una cruzada sin argumentos validados desde el dictamen de los análisis de laboratorio.

«Aplaudimos, eso sí, los pasos que puedan concretarse con el respaldo de los adelantos científicos ahora disponibles, así como la multiplicación de acciones profilácticas que nunca serán suficientes en medio de factores como comercialización desmedida, robo de talentos, nacionalizaciones por conveniencia, y otros males que incentivan la premisa de ganar a toda costa y demandan mano dura»..., expresó el organismo rector del movimiento deportivo antillano en una declaración oficial.

Voces en primera persona

Javier Sotomayor, plusmarquista de salto de altura y uno de los posibles afectados si en definitiva, a la vuelta de julio, en el congreso de la IAAF se aprueba la propuesta elevada por el viejo continente, manifestó su parecer a CubaSí:

«Considero excesiva la propuesta de la Asociación Europea. Sin basamento científico no debe cuestionarse toda una serie de récords que se materializaron en un espacio tan prolongado de tiempo. En mi caso personal, si se borrara mi registro de los libros de la IAAF, me seguiría sintiendo recordista hasta tanto alguien no saltara 2.46.

altJavier Sotomayor


«Ciertamente se genera un estado de incertidumbre, y muchos de nosotros, los que poseemos marcas aún vigentes, nos sentimos incómodos, cuestionados, pues se trata de poner en tela de juicio los rendimientos de muchos. Tantos años de esfuerzo, sacrificio, de saltos y preparación, no creo deban echarse por la borda, como tampoco me parece correcto borrar la imagen de muchas figuras que han prestigiado al campo y pista tras muchos años de historia. No estoy opuesto a la lucha certera contra el dopaje, es un flagelo y cualquier acción para combatirlo es loable. Solo que en este caso, sin opciones de comprobar científicamente las muestras de muchos implicados, me parece algo festinado».

Yipsi Moreno, otrora estelar martillista que durante más de tres ciclos olímpicos estuvo insertada en la élite de su prueba, fue una de las deportistas que se vio beneficiada con el oro olímpico de Beijing 2008, tras dar positivo en un reanálisis la bielorrusa Aksana Miankova. Lo cierto es que la camagüeyana, bien involucrada en el quehacer atlético cubano en la actualidad, accedió a manifestar su opinión, en medio del Memorial Barrientos.

altYipsi Moreno


«No comparto ese proyecto. Pienso que una marca de esa magnitud, si no se demostró en su momento que existió fraude, le estaríamos restando validez y brillo a esas estrellas. Si tú impones una marca y luego es posible que todos o cualquiera la rompa, ¿dónde queda tu condición de excepcional?

«¿Imaginas que lo que hace el velocista Usain Bolt lo pudiera hacer todo el mundo? Mucho se ha especulado sobre la posibilidad de que haya estado dopado. De hecho, si al cabo de diez años reabren las muestras y no lo detectaste, no puedes romper la historia, quebrar su imagen y frenar las motivaciones y aspiraciones de muchos.

«Para que existan los registros actuales y esa rivalidad incluso, tuvo que haber una historia, desde Atenas hasta nuestros días».

¿Cómo convivió Yipsi en su época de atleta en activo con el dopaje? ¿Qué te hizo excepcional sin pensar en alterar rendimientos?

«Considero que, a pesar de que alguien ingiera esas sustancias, los atletas tienen su talento o estrella. Se han dado casos de deportistas dopados que no han logrado esos resultados de excelencia, y mantienen niveles de mediocridad. En mi caso, yo aposté a esa estrella, a mi sacrificio o talento. Me conformo con haber tenido medallas, estado entre las mejores al máximo nivel, sin asomo de mentira o trampa.

«Yo, por ejemplo, apretaría y sancionaría de cuatro años a de por vida a aquellos atletas tramposos. El ejemplo más verídico lo tenemos en mi prueba, de hecho, con el caso de la rusa Tatyana Lysenko, dos veces descubierta, incluso tras su regreso a la alta competición».

El atletismo cubano siempre ha estado en una posición ventajosa de cara al dopaje. ¿Cómo valora Yipsi aquellos tiempos y el momento actual?

«En aquellos tiempos realmente te afectaba como a cualquiera, lo que no significa el fin del mundo. Tanto antes como ahora, ¿qué ha faltado? Rigor en el control, disciplina. Simplemente, no abrir o dejar brechas; en la flexibilidad está la opción de errar. Es cierto que hay más sustancias y que resulta más complicada su detección. Pero a la larga, ese fenómeno de amañar beneficia a uno, a dos... a lo mejor se perjudican varios, pero el podio lo ocupan tres, y como está establecido que se corran los rendimientos, siempre los tramposos van a ser descubiertos. Los ídolos del campo y pista, sus hazañas, no se deben borrar de la historia».

En el ojo del huracán

Una verdadera Caja de Pandora, pues el llamado Deporte Rey es el segundo en el que más positivos se han desenterrado, después de la halterofilia. En total, 48 atletas han sido cazados gracias a esos reanálisis. Los focos los atrae Rusia, vetado desde 2015 por la IAAF en competiciones internacionales (no pudo participar en Río 2016 y no lo hará en el próximo Mundial de Londres), pero el problema es mucho más profundo, y tiene, como suele suceder en la contemporaneidad, marcados trasfondos mercantiles. Nos despedimos con la propuesta que se ha venido gestando, para que cada quien saque conclusiones sobre las posibles implicaciones, de ser validada en el próximo mes de julio:

En enero de este año, el Comité Ejecutivo de la AEA nombró un equipo para reexaminar los récords europeos. Al proyecto se sumó la Federación Internacional (IAAF), que insertó un representante en el equipo. Tras cuatro meses de trabajo, dicho grupo ha propuesto cuatro criterios para el reconocimiento de un récord en lo adelante:

1-   Los récords europeos y mundiales en categoría sénior deben ser establecidos solo en un restrictivo grupo de competiciones de alto nivel, donde la IAAF o las asociaciones continentales tengan completa confianza en los oficiales de competición, cronometraje y sistemas de medición.

2-   Los récords de categoría sénior pueden ser establecidos solo por atletas que hayan pasado un número determinado de controles antidopaje (número por decidir) en los 12 meses previos.

3-    Parte de la muestra del control de dopaje de cualquier récord debe ser almacenada y estar disponible para su reanálisis durante 10 años.

4-    Todos los plusmarquistas tienen la obligación de mantener la integridad de su deporte después de que su récord sea reconocido. Si es sancionado por un quebrantamiento grave de las normas (por ejemplo, una sanción de dopaje), el reconocimiento de su récord será retirado, incluso si no hay pruebas de que el quebrantamiento de la norma afecte a la marca en cuestión.

Visto 1647 veces

Comentarios  

 
#1 Arnold 08-06-2017 08:07
Hola!
Algo sucio debe estar bien oculto en este interes, solo ellos lo saben. deberiamos preguntarnos como llegan estas sustancias a las manos de atletas? quienes las crean? con que objetivo? como proponen resolver el problema de la no utilizacion de esas sustancias?
mas penoso es escuchar que personas que conocen del deporte se presten para estos menesteres! como se contaria la historia del deporte mundial a este ritmo?
SOTO Y YIPSY como realmente sabemos vivimos momentos de P....! con sus resultados! cuando pasen los años van a tener que contar la historia del deporte con ustedes!!!!
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar