miércoles, 19 septiembre 2018, 11:09
Miércoles, 31 Mayo 2017 03:15

Sí, fumar es un placer

Escrito por  Paquita Armas Fonseca/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(4 votos)

Todo el que ha disfrutado un cigarro luego de una buena taza de café, un trago de ron bueno, un paisaje especial y un orgasmo pleno, sabe que es un acto delicioso.

Fue la española Sara Montiel la que hizo famosa la canción Fumando espero. Y sí, «fumar es un placer, genial, sensual». Todo el que ha disfrutado un cigarro luego de una buena taza de café, un trago de ron bueno, un paisaje especial y un orgasmo pleno, sabe que es un acto delicioso.

Lo dice alguien que fumó por un montón de años y hace 16 que no se lleva un cigarro a la boca. Antes dejé de fumar 100 o 200 veces, pero cometía el error de que, cuando estaba segura ya, cogía una cahadita, y ahí mismo iba para atrás. No les miento: hay veces que viendo un buen filme, disfrutando de un trago, meto la mano en la cartera buscando ¿qué? un cigarro.

Por suerte, en la cotidianidad todo es distinto: entrar a un sitio en el que un cenicero tenga una colilla, acercarme y besar a alguien que fuma o que me echen humo en el rostro, me da asco.

Estoy convencida de que, como millones de personas, yo soy fumadora, lo que no me llevo un cigarro a la boca, igual que se puede ser alcohólico sin beber nada. Nadie puede jugar a fumar un cigarro hoy y dejarlo mañana, eso no es posible.

¿Cómo se deja el cigarro? Con voluntad, es una frase cliché que es la única que funciona bien.

Yo usé los parches de nicotina, los cigarros preparados, dejarlos poco a poco, y hasta tomarme un brebaje con sabor a rayo, hecho de la picadura, y nada me funcionó.

Ya había leído decenas de textos sobre lo dañino del vicio, era consciente de lo que le costaba a mi bolsillo y sabía, por lógica, que si, en vez de aire con oxígeno, a los pulmones entraba humo con alquitrán, me estaba haciendo daño.

Quizás por todo ese conocimiento que tenía dentro, el 24 de octubre del 2001, cuando hice una apuesta con mi sobrino, me lo tomé en serio hasta hoy y hasta que muera.

Pocos meses después, un amigo dedicado a la imagenología me enseñó un video, filmado mediante una cámara diminuta y un catéter que transita por una vena de fumador. Si ese día yo aún hubiera fumado, seguro que lo habría dejado. Ver «las lomitas» a cada lado del conducto sanguíneo es sencillamente impresionante.

Tengo amigas y amigos con Enfermedad pulmonar obstructiva crónica, EPOC, que viven a base de inhaladores, por no hablar de las personas que han muerto con cáncer del pulmón. La causa de esos males no es otra que el cigarro.

Y bueno, es verdad que fumar es un placer, pero en esta existencia nuestra existen placeres que no podemos disfrutar, (¿no han soñado con un viaje a la luna, por ejemplo?). Entonces, ¿por qué disfrutar del humo del cigarro hoy para, al cabo de un tiempo, sufrir una enfermedad?

Hoy es 31 de mayo; a nivel planetario se intenta que durante este día no se fume. Este año la Organización Mundial de la Salud, impulsora de esa humana acción, tiene como lema «El tabaco, una amenaza para el desarrollo». Haga el esfuerzo y, si lo logra hoy, que sea para el resto de sus días. Con total responsabilidad le digo que se puede renunciar a ese placer… mortal.

Visto 3495 veces Modificado por última vez en Jueves, 13 Julio 2017 08:34

Comentarios  

 
#4 plaff 02-06-2017 13:57
Es un placer y !!!que placer!!! así lo vivi hasta que vi la pesadilla de fumar, el cigarro enluteció a mi familia hace 6 años cuando finalmente mi padre falleció, inicia la tortura con una gripa, luego neumonitis, luego la cama, luego los interminables ingresos para aspirar la flema que producto de la debilidad del cuerpo no puede sacar, las escaras, la deshidratación y una familia loca por hacer algo para mejorar la situación, ni modo se ha ido mi padre irreconocible, aquel hombre alto, lindo se convirtió en una carabela, este proceso destruyó sentimentalment e a sus hijos y a mi madre y me enseñó a tener fuerza de voluntad para no fumar nunca, pero nunca más.
 
 
#3 REDISAN 02-06-2017 11:39
Yo en 49 años que tengo núnca he fumado de forma directa (Activo), porque pasivo lo soy practicamente todos los días...... al igual que UD, "acercarme y besar a alguien que fuma o que me echen humo en el rostro, me da asco", no lo resisto.... pero a los fumadores irresponsables no les importa, lo mismo fuman en un ómnibus, un parque, en una oficina Y EL COLMO hasta en los centros de salud (Que está prohibido por ley) los propios doctores y empleados lo hacen impunemente y cuando uno (que no fuma) les llama la atención hasta se molestan.
 
 
#2 Arquero 01-06-2017 12:38
La forma en que la periodista enfoca el asunto mas que una critica parece una invitación. Maximizado de orgasmos, dilatador de pupila, fijador del sabor del ron y el café... toda una delicia nos hemos perdido los no fumadores ahora también nos perdimos.. el mal aliento, las quemaduras como polilla en las ropas, los dientes amarillentos, la lengua igual y amarga. el bigotillo que desarrollan algunas damas con el vicio, los dedos amarillentos con olor a nicotina, un callo en los labios que suelen desarrollar fumadores empedernidos, no somos incendiarios en potencia (muchos incendios han sido originados por el descuido de un fumador).. una buena.. no padecemos de la tos seca perruna al levantarnos, no nos ahogamos con una picadura pegada en la garganta, no tenemos enfisemas pulmonares y hablando de enfermedades (como dijo un oncólogo famoso) todos podemos padecer cualquier tipo de cáncer, es como una ruleta rusa lo único que el fumador pone mas balas en el cargador..
 
 
#1 Andrés R 01-06-2017 10:08
Creo que le gané a Paquita. Es cierto que fumar es un placer y a mi consta. Fuí un empedernido fumador por 40 años y consumía 2 cajetillas diarias y muchas veces 3, hasta que un día dije ¨hasta aquí¨. Todo salió de mi fuerza de voluntad y hoy ya hace 12 años que no he tocado un cigarro. Así que mis amigos le recomiendo; que si se puede y no le dejen para luego que siempre estamos a tiempo. A uno le cambia la vida hasta con el sentido del gusto y el olfato.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar