sábado, 17 noviembre 2018, 20:31
Lunes, 05 Junio 2017 05:00

Educar para el placer, un reto de todos los tiempos

Escrito por  Alina M. Lotti/CubaSí
Valora este artículo
(9 votos)

Mitos, prejuicios y falsas creencias asociaron durante muchos años la sexualidad solo a la función reproductiva, dejando a la sombra el disfrute, la alegría y el goce que ella

representa.

Herencia de la propia época que les tocó vivir, para nuestras abuelas el sexo —salvo excepciones— no era símbolo de placer. Más bien era una expresión de complacencia de la

pareja.
 
Nunca supe exactamente qué criterios tenían las mujeres de mi familia sobre el tema, pues prácticamente fue un tabú durante toda la vida, salido a flote en muy pocas ocasiones.
 
Alguna que otra vez escuché a la madre de mi madre hablar de sexo, siempre matizado por prejuicios y falsas apreciaciones, pues lo relacionaba con el comportamiento del hombre.

Es decir, creía que “a la cama” se llegaba no solo cuando ellos lo deseaban, sino también cuando lo merecían. Ella lo consideraba como una especie de “premio”.
 
Sin embargo, hoy, en el argot de la juventud, resulta común hablar de “descarga”, es decir, “pasar una noche con alguien”, lo cual no excluye la posibilidad de tener sexo.
 
Para las mujeres de mi generación —ando por un poco más del medio siglo—, educadas, por supuesto, bajo otras concepciones, llegar al sexo presuponía determinadas antesalas.

En cambio, hoy ellos son más desenfadados, tienen otra cultura del placer y lo asumen de una manera menos formal.

¿Malo, bueno, regular?

En un debate entre amigas salí mal parada. Me catalogaron de antigua, arcaica y utilizaron otros adjetivos parecidos. No olvidar que los seres humanos nos parecemos más a nuestro tiempo que a nuestros propios padres. Es así.

Me resulta difícil comprender, por ejemplo, que el final de una salida pueda terminar entre sábanas, o que suceda lo mismo luego de conocer a alguien en las redes sociales. El contacto físico, ese saber que el otro es de alguna manera, que existe, piensa, respira, y que es capaz de despertar mi interés, o el de alguna otra mujer, me resulta necesario para empezar una relación.

En la actualidad nuestros adolescentes y jóvenes —u otros— no necesitan tanto tiempo. Y no porque sean distintos a nosotros, sino porque están marcados por la época que les ha tocado vivir, libres de prejuicios y vicios.

alt
 
No obstante, algunas colegas “señoras de las cuatro décadas”, como dijera el cantautor Ricardo Arjona, no comparten conmigo estos criterios sobre el sexo y el placer.

Por lo que asumo que —con independencia de la edad, los contextos y los tiempos— se trata de decisiones personales, construidas sobre la base de experiencias propias.

La educación recibida durante toda la vida me ha ido enseñando a superar los criterios de las mujeres que siempre me rodearon. El sexo se hizo para disfrutar y es un placer divino. Y esto lo saben quienes lo practican, si no diariamente, al menos con frecuencia.

La literatura médica habla de sus beneficios para la salud: es antiestrés; ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, a mejorar los dolores; disminuye la presión arterial; aumenta la libido; es bueno para contrarrestar enfermedades como el cáncer (para los hombres, mantener relaciones sexuales hace que estos tengan menos probabilidades de desarrollar el de próstata); es un ejercicio físico; contribuye al descanso (después de un orgasmo, se libera la hormona prolactina, responsable de la somnolencia y la relajación); reduce el riesgo de ataque cardiaco y mejora el control de la vejiga femenina.

Sin embargo, uno/a no tiene sexo pensando en todo ello, sino porque lo desea. Hasta ahí todo bien. Pero ¿se puede tener sexo sin amor?

Una sexualidad abierta a la alegría y al goce

La bibliografía consultada sobre la significación vital de la sexualidad refiere un infinito espectro de finalidades, metas y propósitos, que varían según las personas, las culturas y las épocas, como habíamos dicho antes.

No obstante, registra tres funciones esenciales: reproductiva (vinculada con la posibilidad del hombre y de la mujer de trascenderse); lo erótico, mediatizado por diversas vivencias afectivas, y la comunicación (presente en las manifestaciones de nuestra vida reproductiva, matrimonial y social en general).
 
De ahí la importancia de transitar por los caminos de una sexualidad desculpabilizada, abierta a la alegría y al goce, con o sin amor, según admiten estudiosos del asunto*.

“Nos negamos a caer en la trampa de la necesidad del `sexo con amor`, porque esa es y ha sido, a través de los tiempos, la forma de negar la posibilidad de un placer legítimo y ético encontrado en una relación sexo-genital, que puede ser circunstancial y pasajera”. (Luis M. Aller Atucha, Argentina; Márcio Ruiz, Brasil, Sexualmente irreverentes, 1994).

Y en esta misma línea de pensamiento, la feminista y psicóloga colombiana María Ladi Londoño señala: “El placer sexual por sí mismo, por la alegría que ocasiona, porque desconecta de la problemática cotidiana y externa, porque constituye una especie de respiro para tanto dolor, porque permite confirmar que la vida humana tiene no solo instancias de sufrimiento, sino también de goce, es un don invaluable”.

Por ello resulta esencial considerar el placer erótico como una vía legítima de goce y disfrute, no siempre vinculado a un amor estable y profundo; al margen de que desarrollar desde las edades tempranas la capacidad de amar es la más alta aspiración de una pareja estable que puede conducir a una relación duradera y profunda.

Tengamos todo esto en cuenta, librémonos de los prejuicios que hemos heredado de generaciones precedentes. Vivamos una existencia sin ataduras, pero también sin excesos, en lo que a este asunto compete.

*Bibliografía consultada: Educación sexual con los jóvenes de preuniversitario, educación técnica y universidades pedagógicas. Libro rector del proyecto UNFPA-MINED.

Visto 1842 veces

Según los expertos, el inicio de las relaciones sexuales en Cuba acontece en torno a la mitad de la adolescencia, y pareciera que cada vez hay más prisa.

Los hospedajes por horas satisfacen hoy las necesidades de parejas que por múltiples razones buscan confort, higiene y privacidad para hacer el amor.

Testimonios de mujeres que rondan esta edad ratifican que el «sabor» de la vida no termina en este período de la adultez.

Un grupo de científicos concluyó que dentro de 20 y 40 años los habitantes de los países desarrollados dejarán de practicar el sexo.

Existen falsas creencias sobre la práctica del sexo durante el embarazo. CubaSí reflexiona sobre el tema y las posibles dudas que pudieran tener al respecto las parejas.

¿La vejez y el sexo son inversamente proporcionales? Expertos responden a esta interrogante desmontando falsas creencias sobre el sexo en esta etapa y recomendando su práctica.

Comentarios  

 
#9 Lissette DVLH 06-06-2017 07:27
Siempre he defendido la tesis de que hacer el amor es lo mismo que tener sexo, realizar el coito o la cúpula. Sustantivos populares, técnicos o como quieran llamarles llevan a un mismo resultado que puede ser más o menos satisfactorio con independencia del amor o el deseo que nos unan.
Todos no necesitamos el sexo con la misma frecuencia, es posible que nuestra pareja lo necesite menos que nosotros y en ese caso, sólo nos queda acomodarnos a su ritmo o intentar llevarlo al nuestro.
 
 
#8 lucy 06-06-2017 07:20
hola Roman para estos casos yo tengo un libro que se llama EL HOMBRE Y LA MUJER EN LA INTIMIDAD qu habla acerca de este tema y que se puede hacer cuando hay esta situacion que dices podrias leerlo y sabras que hacer si es tu caso.
 
 
#7 ALFRED POEM 05-06-2017 15:32
En Noviembre ya cumplo sesenta años...... pertenezco a la generación veinteañera.... .. que a mediados de los años setenta del siglo XX..... fué protagonista de la Revolución Sexual que durante aquellos años..... se manifestó en la explosión sexual que indujo al Ministerio de Educación de nuestro pais..... a la publicación de textos educatívos como ¨¿PIENSAS YA EN EL AMOR?¨...... y..... ¨EL HOMBRE Y LA MUJER EN LA INTIMIDAD¨..... ... tambien surgió durante muchos años........ el espacio dominical del diario JUVENTUD REBELDE..... cuyo nombre ahora no recuerdo...... pero que usted amiga Alina Lotti...... podría verificar en los archívos de esa publicación.
Me siento muy honrado de pertenecer a aquella generación..... . el sexo es parte de nuestro equilibrio orgánico...... y la Naturaleza es sabia..... cuando este se realíza de manera equilibrada y armónica....... el mismo resulta algo maravilloso.
 
 
#6 lucy 05-06-2017 15:23
bueno ese es un tema muy importante ya que esta el sexo y hacer el amor que para mi son dos cosas diferentes aunque sea lo mismo, hacer el amor yo lo considero cuando dos personas se aman y ese amor se compenetra en uno solo, osea es algo de dos y al mismo tiempo, y sexo eso no me llama la atension porque hasta la palabra suena feo deberian debatir un poco mas hacerca de esto.
 
 
#5 Roman 05-06-2017 15:16
Hay mujeres y Hombres que no tienen una libido ni moderado, su apetito sexual no es el suficiente en comparación con el de su pareja. ¿Qué SE HACE EN ESTOS CASOS? Salir a buscar el completo, y si estoy Enamorado de mi mujer? O será que no le gusto lo suficiente a ella? Qué pasa si los dos se aman y existe este problema?
 
 
#4 Inye 05-06-2017 11:22
El Sexo en exceso, es como debería ser. jejee.
 
 
#3 Javier Nd 05-06-2017 11:09
El sexo es una maravilla que nuestros padres y abuelos no supieron valorar en su justa dimencion, el descargar es la forma más común de conocerce una pareja que no esta formalizada y que en el futuro puede formalizarce, claro como dice DIVA tiene que ser protegido y desinhibido y para el goce, en la epoca de nuestros abuelos ellos tenian sexo con animales antes de tener experiencias con las mujeres así me lo cuenta mi abuelo y eso es más peligroso que el goce con las mujeres pero protegidos alli esta lo que tenemos que aprender de la sexualidad
 
 
#2 LA DIVA 05-06-2017 09:12
Hay el sexo!!! un tema de que debatir pero para ratos. Coincido con el comentario de manolito es una maravilla pero con una pareja estable... porque aunq sean 5 min de felicidad cuando todo termina la vida sigue igual y ese tiempo si pasa con la persona equivocada nos puede costar mucho ya que podemos contraer cualquier enfermedad que tenga o no cura a demas de contraer un embarazo no deseado. POR LO TANTO EL SEXO ES BUENO PERO CON PROTECCION.
 
 
#1 manolito1386 05-06-2017 08:02
Sin dudas es una maravilla, si tu pareja le gusta, buscas nuevas emociones todo el tiempo, sentirse diferentes, es un relajante sin precio, un sin número de emociones en unos minutos que quedaran todo el día, sin mucha malicia y preferiblemente con una pareja estable para poder experimentar ……
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar