sábado, 15 diciembre 2018, 12:54
Lunes, 29 Mayo 2017 10:44

Jhoen Lefont: Número acrobático y nuevo récord Guinness

Escrito por  Harold Iglesias Manresa/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(4 votos)

El clima esta vez se convirtió en aliado de Jhoen Lefont. No sopló la fuerte brisa costera que trató infructuosamente de impedirle sus 1 513 toques en el propio escenario de la piscina del hotel Meliá Cohíba.

Fotos: Omara García Mederos/ACN

Ahora, el conocido como el delfín del fútbol tensó todos sus músculos, colocó la Adidas Champions League sobre su testa, y en perfecta combinación de esta con su isotérmico rojinegro, inició su cruzada.

Hablamos de sostener el esférico sobre su cabeza en equilibrio, apostando al movimiento de brazos y piernas para preservar el eje y en perfecto balance superar la marca de diez minutos. ¡Eureka! ¡Felicidades! Ya lo tienes… vitoreó su preparador, Jorge del Valle, cuando el cronómetro que portaba en la mano registraba 12 minutos. Siguiendo el oficial, en poder de la jueza Irasema Aguilera, 12:00.65.

Tres meses de intensa preparación encaró para este nuevo intento el matancero de 29 años. Cambios en su rutina, pues producto de una lesión en la cadera estuvo un tiempo completamente inactivo, y al momento de iniciar los entrenamientos, acusó sobrepeso.

La felicidad, al ser anunciada su marca, colmó a los presentes, entre los que se encontraban familiares; Douglas Hernández, pionero del dominio del balón en Cuba; Javier Sotomayor; Víctor Víctor Mesa, y el torcedor de habanos José Cautelar, «Cueto», entre otras personalidades del deporte y la vida social, que se dieron cita para atestiguar su hazaña. El espíritu de los dominadores y el talento novel también estuvieron presentes en la figura de Luis Carlos García.

Aún con el agua corriendo por su anatomía y tras un abrazo de felicitación, Del Valle ofreció pormenores: «Lefont, producto de la pausa, aumentó de peso. Eso le dio un poco más de flotabilidad, pero perdió, a su vez, fuerza. Entonces, apoyados en nuestro clima, aprovechamos el trabajo aerobio en tierra con juego de fútbol en las tardes, las gradas, hasta que alcanzó su peso. Con el componente técnico no tiene problema alguno.

«El pateo y braceo en el agua lo tiene perfecto, dada su condición de otrora polista del equipo nacional, además de que, con el paso de los años, ha alcanzado maestría deportiva en el control del balón. Entonces, cuando ya logramos conjugarlo todo, buscamos esta modalidad que Guinness avaló y que nos exigió fuese superior a los diez minutos. Psicológicamente, entre sus virtudes, tiene una voluntad y concentración muy grandes. Cuando se propone algo, lo encara con notoria disciplina y siempre lo logra.

«El hecho de haber sido polista y estar sometido al rigor del alto rendimiento ha sido de gran ayuda. A eso le suma su entrega y seriedad para encarar cada nuevo intento».

Con el delfín al pie de la alberca

Con la Adidas asida a su cuerpo, instantes después de los 12 tensos minutos, Lefont detalló su cruzada: «Me siento muy feliz. Reconozco que, como me suele suceder, el comienzo de un récord es la parte de mayor presión, pero luego, cuando entro en ritmo, todo comienza a fluir y me concentro. De hecho, la música me ayuda, por eso la pedí tras los primeros segundos. Hoy el clima estuvo casi perfecto, la ausencia de viento me ayudó psicológicamente. Estuve mucho más relajado que cuando realicé los 1 513 toques».

¿Elementos especiales en la preparación para esta oportunidad?

«En esta ocasión enfaticé en el trabajo al aire libre. En un estadio cerca de Miraflores, realicé dominios con desplazamiento, corría pistas, hacía gradas. Tres meses de entrenamiento combinado, y hoy se demostró que me sentía en óptimas condiciones. Ahora debo hallar alguna motivación extra, pues si alguien lo rompe, sé que tengo para más».

Claves para combatir el sobrepeso…

«Me costó. Tenía que alternar al comienzo entre la piscina de la Ciudad Deportiva y el Complejo Baraguá. Salía de una lesión en la cadera y con el fisioterapeuta Vladimir, me fui recuperando de a poco. Para mí fueron determinantes los ejercicios de fuerza aerobia, el trabajo en las gradas para fortalecer los planos musculares de las piernas. Luego incorporé ejercicios en el agua: el pateo de bicicleta, ejercicios de flotación, y poco a poco incorporando los toques…»

¿Planos musculares más afectados?

«La cervical, pues se trata de una posición estática, mirando fijo el balón en busca de equilibrio, y se requiere de mucha concentración. Si te preparas bien, todos estos pequeños detalles salen de forma casi automática».

¿Tu psiquis?

«Haber transitado por la pirámide del alto rendimiento desde la base, pues comencé en natación, ha sido de gran ayuda. Actualmente desafío mejor la presión, pues el polo acuático es una disciplina de mucha fuerza. En nuestro caso, el rigor de las competencias, la presión, nos ayudó a definir cada momento. Por eso me relajo en el instante en que entro a la piscina. De hecho, le hablo al balón para elevar mis niveles de enfoque».

Otra mañana de enfoque, esta vez sin el azote de la brisa marina. Jhoen Lefont no se detiene. En el futuro inmediato pretende buscar otras dos cotas: la primera consistente en nadar una piscina olímpica (50 metros) en el menor tiempo posible, y nuevamente superar los 1 513 toques en su poder. Hasta tanto lo logre… tendremos estos 12:00.65 minutos frescos en la memoria, como también los tienen sus aliados patrocinadores de Meliá, Ciego Montero y relojes G-Schock.

alt

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

alt

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

alt

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

alt

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

alt

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

alt

Visto 797 veces

Comentarios  

 
#3 alex 31-05-2017 13:53
Coincido con el criterio de Majela. Entonces que diriamos de Javier Sotomayo por estar dando saltos tambien le dieron un Record Guinnes. Y si lo vemos por tu palabras se trata de dar saltos pero a que precio para poder llegar a su calidad deportiva de casi toda una vida. Pienso Leidy que cada cual con su tema. Estamos en presencia de un evento deportivo. Tal vez ya aparecera un record que de seguro los hay para la Yuca mas grande o tambien el boniato. Bravo por este deportista.
 
 
#2 majela 29-05-2017 20:10
Estuvo duro tu comentario, quien te dijo que para lograr ese record no tuvo que trabajar duro y durísimo aún después de su lesión de cadera y todo, yo creo que está muy lindo él, mi correo es , por si me quiere escribir y comentarme sobre algo, bs, cada cual le toca un lugar y hacer lo mejor desde ese lugar, leidy a quien le tocó le tocó, defiende tu pedacito que es lo más importante
 
 
#1 leidy 29-05-2017 14:28
DEBERÍAN DARLE UN GUINNESS A LOS CAMPESINOS QUE TRABAJAN DURAMENTE AL SOL PARA QUE HAYA ALGO DE COMER. UN GUINNESS A LOS MEDICOS QUE SALVAN A PERSONAS CERCA DE LA MUERTE, PERO SOSTENER UN BALÓN EN LA CABEZA, ES SOLO UNA MANERA DE DIVERTIRSE Y OBTENER DINERO SIN PASAR TRABAJO,, POR FAVOR CUANDO SE LE VA A DAR MÁS VALOR A LO QUE VALOR MERECES.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar