martes, 20 noviembre 2018, 14:56
Miércoles, 31 Mayo 2017 02:35

Un vicio que amenaza a todos

Escrito por  Alina M. Lotti/CubaSí
Valora este artículo
(2 votos)
Un vicio que amenaza a todos Foto: Anabel Díaz Mena

Hoy 31 de mayo se celebra el Día Mundial sin Tabaco, una oportunidad para tomar conciencia de lo dañino de un consumo que cada año acaba con la vida de seis millones de personas.


Andaba con desenfado, a medio vestir, por una de las calles cercanas al Malecón habanero. Llamaba la atención no solo por su apariencia desaliñada, sino porque, a sus pocos años, ya tenía un cigarro en la mano. «Pobre muchacho», pensé, luego de imaginarlo de aquí a unos años atrapado por un vicio que, cada vez más, le juega una mala pasada a los seres humanos.


La escena me la tropiezo de vez en cuando, y siempre recurro a las «víctimas» del cigarro y a aquella anécdota familiar, cuando en una ocasión un médico me preguntó: ¿Él es sano? Y yo, pensando que mi padre no era diabético, hipertenso, ni cardiópata, le di un sí certero. A lo que el especialista respondió con fuerza: «Es fumador, por lo tanto, no lo es».


Hoy 31 de mayo, cuando se celebra el Día Mundial sin Tabaco*, vuelvo una y otra vez a las escenas conmovedoras de familias que han perdido a sus seres queridos a causa de este mal hábito que, perfectamente, puede reducirse y eliminarse, aunque los fumadores digan lo contrario.

alt


Seis millones de muertes anuales


El consumo del tabaco —y sus derivados— no deja saldos positivos. Ahí están las cifras. En la actualidad se reportan en todo el mundo alrededor de seis millones de muertes anuales, y se prevé que para el 2030 la cifra ascienda a ocho millones.


Datos ofrecidos recientemente a la prensa por la doctora Elba Lorenzo Vázquez, coordinadora nacional del Programa de Prevención y Control del Tabaquismo (estrategia con la que cuenta el país desde el año 1986), confirman que Cuba ocupa en la región de América Latina el tercer lugar en prevalencia de tabaquismo, con un 24% de la población fumadora activa.


Las estadísticas muestran que el 54% de las familias cubanas, el 55% de los niños, el 51% de las embarazadas y el 60% de los adolescentes están expuestos a este agente contaminante, hechos que nos ubican en el primer país de la región con exposición de humo de tabaco en el hogar.


Según la especialista, el tabaquismo involuntario o pasivo es una de las principales causas de enfermedades en los no fumadores, cuyo riesgo de padecer cáncer de pulmón se incrementa en un 20-30%, y de enfermedades cardiovasculares, en un 25%.


En los adolescentes ha aumentado el consumo de tabaco, de acuerdo con los resultados de la encuesta nacional de tabaquismo en jóvenes entre 13 y 15 años de edad, realizada en el año 2010.


De ahí que, en nuestro país, una de las prioridades y objetivos sea lograr la no iniciación tabáquica en este segmento poblacional, consolidar las diferentes regulaciones institucionales establecidas, y llamar la atención en el respeto a los ambientes libres de humo de tabaco, subrayó la doctora Elba Lorenzo.

Una amenaza para el desarrollo


Este año el lema de la campaña es «El tabaco, una amenaza para el desarrollo», la cual pretende concientizar sobre múltiples aspectos que guardan relación con el consumo de este producto.  


Como se conoce, la industria del tabaco compromete el desarrollo sostenible de todos los países, incluidos la salud y el bienestar económico de sus ciudadanos.


De ahí que sea una necesidad proponer medidas para luchar contra el tabaquismo, tema incluido en la Agenda para el Desarrollo Sostenible, como una de las formas más eficaces de contribuir al logro de la meta 3.4 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible: de aquí al 2030, reducir en un tercio la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles en todo el mundo, incluidas las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y la pulmonar obstructiva crónica.

La lucha antitabáquica ayuda a alcanzar otros objetivos mundiales. Además de salvar vidas y reducir las desigualdades sanitarias, los programas integrales contribuyen a limitar las consecuencias negativas para el medio ambiente del cultivo, la producción y el comercio.


También ayudan a romper el ciclo de la pobreza, erradicar el hambre, promover la agricultura sostenible, el crecimiento económico, y luchar contra el cambio climático.


El aumento de los impuestos sobre los productos del tabaco puede redundar en una mayor financiación de la cobertura sanitaria universal y de otros programas de desarrollo gubernamentales.

alt


Asumamos este Día como una jornada sistemática


Desmontar los mitos que existen sobre el tabaquismo y el hábito de fumar resulta esencial. Es una verdad incuestionable que su consumo conduce a la muerte —en el más grave de los casos— y provoca otras secuelas.


Los fumadores empedernidos alegan que no pueden abandonar el vicio porque se sienten mal, les provoca ansiedad, deseos de comer; que el cigarro y el tabaco no provocan daño. Y están quienes fuman sin control alguno ante la presencia de los niños y demás familiares, sin conciencia alguna. Falsos argumentos que bien vale la pena derribar en aras de la salud y el bienestar colectivo.


Empecemos hoy, miremos alrededor e impidamos que alguien prenda una llamita a nuestro lado.

alt


*El 31 de mayo de cada año, la Organización Mundial de la Salud y sus asociados celebran este Día con el fin de poner de relieve los riesgos para la salud vinculados con el tabaquismo y abogar por políticas eficaces para reducir su consumo.

Visto 1511 veces

Comentarios  

 
#6 arturo manueluel 01-06-2017 15:25
El humorista norteamericano Mark Twain afirmaba que dejar de fumar era algo muy fácil y que él lo había dejado 81 veces.
 
 
#5 Arquero 01-06-2017 14:40
Caridad usted tiene razón. Yo por lo menos siempre he sido un enemigo acérrimo de dicho vicio. Respecto a lo económico he leído algo con el tiempo. Ejemplo en lo EE:UU existe una ley de la época de Clinton que creo que se llama Gore (por el vicepresidente que la apadrinó en memoria de su hermana fumadora fallecida por cáncer) mediante la cual las empresas gigantes del tabaco pagan multimillonaria s sumas anualmente de indemnización a las familias de los que fallecieron con enfermedades relacionables con el tabaco. Ellas las pagan frescamente y siguen teniendo súper millonarias ganancias. El vicio y el consumo dan para todo eso. La adicción al tabaco no solo tiene que ver con la nicotina que suena algo digna como droga estimulante blablablá.. esta demostrado científicamente que cuando los productores recurrieron a los productos químicos derivados de urea para producir un papel mas fino y blanco se multiplico el vicio enganchado del cigarro. Hay bastante urea en la orina....
 
 
#4 caridad 01-06-2017 13:29
Arquero: el daño económico es también para el consumidor, recuerda que el tabaco es uno de los productos nacionales más importantes, que se venden al pueblo, sí, pero sobre todo para la exportación. Tristemente cierto, el estado percibe no poco por la exportación de ese producto destructor de salud humana. Para ser verdaderamente consecuentes con el discurso, deberíamos dejar de producirlo, dedicar esas tierras y recursos a cultivos saludables y necesarios.
 
 
#3 Armando17 01-06-2017 06:53
No es fácil Arquero, entre el vicio de fumar y el del alcoholismo están acabando con la humanidad más que cualquier otra enfermedad, ni siquiera se hace un esfuerzo por controlarlos pues bien pudiera suplirse con una sustancial subida de precios del ron y los cigarros y tabacos para barjarle el precio de la leche en polvo que se expende en las TRD al igual que los alimentos enlatados. Que los viciosos de ron y tabaco, vicios totalmente curables, nos financien parte de nuestra alimentación, sería lo lógico, ¿o no? ¿Habrá quién se atreva a subirle el precio a esos insoportables vicios?, está por ver.
 
 
#2 Arquero 31-05-2017 11:32
El problema es que esa peste le gusta tanto a los fumadores que creen que a todos les debe gustar igual. No hay que mirar mucho para darse cuenta que el vicio esta aumentando en los jóvenes sobre todo en las hembras. Si en nuestro país hay leyes sobre el fumar en lugares públicos no se aplican y son ignoradas por todos los que fuman y los que deben hacerlas cumplir. Alguien debería sacar el por ciento de los médicos, enfermeros y resto de personal de la salud que fuma el numero va hacer sorprendente. De algo que no habla el articulo es del daño económico tanto para la familia del fumador como para el Estado, desde el tiempo que el estresado o nervioso pierde de sus actividades para llenarse de humo hasta lo que cuesta si se enferma por ese vicio de una patología terminal.
 
 
#1 Armando17 31-05-2017 06:25
No hay dudas que la campaña contra el vicio de fumar se mantiene, pero da la impresión de que los fumadores no creen en ella sin contar los que dicen que eso es mentira o se burlan, es como un suicidio colectivo y a la vez un crimen contra los que los rodean que nos tragamos el dañino y hediondo humo del tabaco y si fueran ellos solos los perjudicados no importara, cada cual es dueño de su destino y si los fumadores ignorantes quieren morir de cáncer pues habría que aplicarle aquello de que "el que por su gusto muere, la muerte le sepa a gloria.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar