domingo, 16 diciembre 2018, 17:43
Miércoles, 24 Mayo 2017 19:59

DE CUBA, SU GENTE: Tiempos de arena profunda (I)

Escrito por  Diana Castaños/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(8 votos)

Andaba yo escuchando la conferencia de un amigo médico en la sala de psiquiatría del hospital Ameijeiras.

Él, sin previo aviso, me preguntó qué significaba el éxito para mí.


—El éxito —le dije, casi de carretilla— se mide por la persistencia y la determinación. Nada en el mundo puede sustituir la persistencia. Ni el talento siquiera: el mundo está lleno de fracasados con talento. Tampoco el genio. Hay un montón de genios mal pagados vagando por ahí. Solo la persistencia y la determinación son omnipotentes.


Después de esa intervención, que fue así de breve, se me acercaron tres adolescentes. Se autonombraban Venecia, Perséfone y Andrea y eran poetas y narradoras, recién graduadas del Centro Onelio Jorge Cardoso. Estaban allí porque habían intentado suicidarse.


Hablamos por horas. Como no eran suicidas comunes y corrientes, sino amantes de Alfonsina Storni y de Kavafis, en algún momento de la conversación les pregunté —creo que por medio de un intento de haiku— el por qué de sus actos. Las tres me escribieron sus respuestas, que comparto con ustedes.


Venecia, 19 años:

Ya viene a buscarme el marinero sombra en que me alojo los días de arrepentimiento. Ya lo veo acercarse. Y me poso a la sombra de los pinos a canjear, en lo que pasa el tiempo, las penas de ayer con las de mañana, y estas con las de hoy, hasta que todas sean una misma o quizás, quién sabe, hasta que los pinos se cansen de sostenerme.


Viene a buscarme con su lumbre de alboroto y sus maneras suaves, coquetas. Ya viene. Le he dejado la puerta abierta, aun antes de presentirlo. Viene a arrancarme con sus uñas la locura de vivir de inconsecuencias. No me perdona —mi marinero sombra— que la tierra esta tiemble tanto. Y con qué gemidos cargo, sino con los de mi culpa. A su pesar, puedo arder en la ceguera a conciencia.


Ya viene a buscarme, ¿me oíste? Y no quiero gemidos explicativos que apacigüen la culpa… que no le he hecho daño a nadie, salvo a mí misma; que la primera palabra de un moribundo es más desesperada que la última… que el tiempo va lento, si la noche es tuya.

Ya viene a buscarme, aunque todavía no llega. Mientras tanto, la desesperanza.

Visto 2283 veces Modificado por última vez en Lunes, 29 Mayo 2017 14:19

Alessandra es una italiana de carnes firmes, de unos 30 años, que vive hace más de una década en Cuba. Tiene un negocio de hostales en el Vedado.

Ida me cuenta que hubo una vez en su vida en que creyó en el amor. Que incluso se tatuó en la espalda All I need is love.

Ahora Tania está gordísima y tiene dos niñas, también muy pasadas de peso, llenas de motonetas barrocas y algunos otros toquecillos de dudoso buen gusto, pero no siempre fue así.

Dice María de las Mercedes -con ese nombre apoteósico, infectante- que los hombres de La Habana son machistas a más no poder.

A Magdeleisis parece olvidársele que soy una periodista que le hace una entrevista para esta columna. Me habla con una intimidad excesiva.

Se llama Odette y tiene 19 años. Me dice, con cierto ademán agresivo, que existen muchas Habanas dentro de La Habana.

De alguna manera, Margarita ha logrado acostarse con todos los amigos que alguna vez he tenido.

Estaba yo de lo más tranquila, viendo el performance de pañuelos rojos entre dos lagartijas gordísimas, en un restaurante al aire libre en La Habana Vieja, cuando se me acercó.

Se llama Zulema y es enfermera. Tiene 32 años, dos hijos, un marido y un amante.

Se llama Zaharis, tiene siete años y en esta Feria del Libro hizo realidad el sueño de mi vida. Es una criatura liviana, pequeñísima. Al soplar del viento parece irreal.

Comentarios  

 
#6 Arianna 04-06-2017 14:18
creo que en la vida todos nesecitamos un propósito por el cual vivir, los que intentan suicidarse piensan, erróneamente, que no tienen un objetivo en la vida, la verdad es que si lo tienen, solo que no lo ven por estar ensimismados.
 
 
#5 pilar 29-05-2017 11:56
Calle 12, el titulo del artículo dice: Tiempos de arena profunda (I), lo que quiere decir (I) que tendremos más partes de este tema y por tanto veremos las respuestas de Perséfone y Andrea...... mucha calma
 
 
#4 Arsenio 25-05-2017 16:02
Cuánto vacío...! mucha poesia, cero espiritualidad. ...
 
 
#3 Pucha 25-05-2017 10:36
Considero que el suicidio es un acto de cobardía o desesperación según sea el caso de cualquier evento que te pueda suceder en la vida, pero como ya dije un evento, no es algo que te dure para siempre, todo tiene una salida y a veces tenemos que salir de esa burbuja en la que se encierra nuestro pensamientos más oscuros que nos hacen pensar esa sea un solución y lo único que hacemos es pasar el problema a otros. La historia es reflexiva porque con solo 19 años tener esos pensamientos, pero gracias a dios ya tiene ayuda y lo está superando. Espero por las próximas historias Diana. Saludos
 
 
#2 manolito1386 25-05-2017 08:19
El éxito no es hacer bien o muy bien las cosas y tener el reconocimiento de los demás. No es una opinión exterior, es un estado interior. Es la armonía del alma y de sus emociones, que necesita del amor, la familia, amistad, la autenticidad, la integridad.
Se trata del equilibrio de la justicia que conduce al bien tener y al bien estar. Se trata de tu conciencia tranquila y tu dignidad invicta y tu deseo de ser más, no de tener más. Esto es el éxito.
No comprendo cómo alguien con solo 19 primaveras puede pensar en el suicido habiendo tantas cosas en este mundo por ver, disfrutar, sentir, vivir entre tantas otras maravillas por más inclinada que este al desaliento siempre ay un aliciente para seguir y salir hacia delante, si te sirve de algo ay muchos que la pasan, peor y no piensan ni siquiera en ello esa no es ni siquiera una posibilidad , ay un futuro por delante , una vida, como la estarán pasando la gente que te quieren?, has pensado en eso?, ay que buscarle sentido a la vida agárrala firme, el optimismo firme y paciente siempre rinde fruto , dios no deja nunca desamparado a sus hijos , los gobiernos humanos pueden estar herrados pero la justicia divina es causa y efecto ay que tener fe porque todo llega , eso solo es un mal momento si lo lees espero te sirva y no hagas locuras precipitadas, si sufres por alguien no merece la pena somos 6 millones y el que busca encuentra dentro de lo malo ay cosas muy buenas, no te apures tomate tu tiempo , me tomo casi 15 años encontrar a mi esposa , salu2s y hacia delante, confía en ti tu puedes pon de tu parte…..
 
 
#1 Calle 12 25-05-2017 07:47
Al parecer a Venecia le dió fuerte con el marinero y como no acaba de llegar, de ahí la desesperanza y sus consecuencias suicidas... !Con tantos marineros que hay para escoger! Lamentablemente no salieron las respuestas de Perséfone y de Andrea, supongo que también deben tener sus ausencias o sus vacíos existenciales. Te pido Diana, ya que las anunciaste, que nos hagas saber también sobre las penas de estas otras dos poetas post románticas... Va y de haber conocido sus penas nuestro Julián del Casals no hubiera vivido ansiando aniquilarse, ni vivir en su eternal pobreza, ni tener por fiel compañero al descontento y como novia a la pálida tristeza...!!!
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar