viernes, 22 febrero 2019, 03:10
Viernes, 21 Abril 2017 10:57

MIRAR(NOS): Castillos inconclusos

Escrito por  Liz Martínez Vivero/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(4 votos)

Normalmente, la gente anda bastante apresurada. Obvian los buenos modales y el mundo se va haciendo más aburrido cada vez.

Normalmente, la gente anda bastante apresurada. Obvian los buenos modales y el mundo se va haciendo más aburrido cada vez. Para no saludar, por ejemplo, la última tendencia es revisar el móvil, aunque de sobra sepan que nadie les escribe desde hace siglos, desde que el Morro era de palo.

 

Antes miraban el reloj y nadie tenía que enterarse de que estaba parado, nadie quería ni tenía por qué enterarse de que la prisa era por llegar a ningún lado. Y esa sí es una regla fija: quien se apura no llega a ningún lado.

 

Quemar etapas, en mis años mozos, tenía que ver con el hecho indiscutible y a simple vista comprobado de que las muchachitas jóvenes quisieran lucir tacones o andar pintadas sin llegar a la edad establecida. Adelantarse, en buen cubano, era el significado de esa metáfora tan popularizada, sobre todo en las voces de nuestros mayores.

 

Ya les he dicho otras veces. Siempre fui de las últimas para todo. En las asignaturas escolares no presentaba problemas ni dificultades serias (hago este aparte para las Matemáticas), pero la vida, sus adversidades y los contratiempos de tipo sentimental no eran un asunto que me robara «actividad neuronal».

 

A lo mejor por eso mismo siempre pienso y repienso las cosas, porque fui una desfasada en mi época, y tan desfasada, que no puedo creérmelo cuando converso con cualquiera de mis condiscípulas. Muchas de ellas ya van por la segunda vuelta de hijos, y a mí me sigue pareciendo que ser madre es el oficio más complicado, si bien el mejor remunerado, del mundo.

 

Comprendan que no me estoy quejando. Quien mucho se adelanta, mucho se pierde. No soy el mejor ejemplo, me encontraba literalmente en el otro extremo de la vanguardia... floreando, como decía mi abuela. Cada momento hay que vivirlo con la paciencia que requiere; las 24 horas no van a ser mejor aprovechadas porque no duermas o no comas, hay que tomarse tiempo para todo.

 

Claro, todas las personas que conozco duermen y comen. El asunto es cuando obvian el tiempo para conocerse, para vivir los momentos del romance y para amar; sobre todas las cosas, para amar.

 

En aprender a vivir, dijo alguien más adelantado que yo, se nos va la vida, pero no saber cómo hacerlo es apenas un pretexto. La premura es la antítesis de la cordura. Hay situaciones que requieren la paciencia de una oruga. Cada pequeño segundo resulta irrepetible y en esta galaxia mejor hacer las cosas con paciencia, para que no derrumben castillos que nunca llegaron a ser completamente construidos.

Visto 791 veces Modificado por última vez en Martes, 25 Abril 2017 16:54

En Cuba, ser hijo de padres divorciados no supone ningún problema. La complicación está determinada por factores relacionados con lo interno, con la forma individual de sortear obstáculos vinculados a las emociones.

Un estudio demográfico, bastante reciente, sugiere que más del 45% de las personas que salen de sus hogares lo hace con la resolución de no volver.

No me quedan claros algunos detalles y tampoco vienen al caso, pero imagine, usted que lee, por un segundo la reacción del mundo entero.

Todavía no han pasado quince días desde la celebración del Día Internacional. Mientras escribo, me divierto pensando en los posibles comentarios a continuación.

Ya sabe usted que no soy muy dada a impresionarme pero supongo que no es precisamente impresión esto último que experimenté.

Cuando comenzamos a vivir los primeros días del mes de marzo, me debato en la encrucijada de escribir sobre dos temas.

Dentro de una semana habrá llegado marzo, en un abrir y cerrar de ojos ya arribaremos al tercer mes de 2017.

Incluso el Principito de Antoine de Saint-Exupéry se dejó seducir por los encantos y secretos de la zorra.

La gente vive obsesionada con ellas. Entre las múltiples manías impregnadas en cada cual esa es una que se repite.

Desde hace algún tiempo había pensado hablar de las parafilias.

Comentarios  

 
#4 Seguidora 24-04-2017 08:57
Estoy de acuerdo con usted. Cada cosa a su debido tiempo. No quiero decir con esto que hay que esperar a que las cosas nos caigan del cielo y nosotros con las manos abiertas esperando....
Hay que poner manos a la obra para lograr lo que se quiere, pero siempre pensando en disfrutar cada etapa como es debido. Cada una tiene su magia. No debemos quemar etapas. No hay que correr sin antes saber caminar...
 
 
#3 Lissette DVLH 22-04-2017 16:20
Quemar etapas o mas bien achicharrarlas, sucede en todas las épocas porque los jóvenes siempre fueron, son y serán iguales, los que cambian son los tiempos.
Debemos vivir cada momento de nuestras vidas para no lamentarlo después, para no ser viejos ridículos y vivir nuestro momento a destiempo. El no vivir adecuadamente y acorde al tiempo, es lo que hace que las personas se desfasen y quieran hacer tarde lo que no hicieron cuando les tocaba.
 
 
#2 Alexei 22-04-2017 10:17
gracias...
 
 
#1 manuel 21-04-2017 12:25
buen escrito. el mundo va a una velocidad vertiginosa y nosotros juntos con este. !quemar etapas! hay que saber quemar las etapas todo en su momento y espacio todos los que nacimos 60, 70, 80. emos ido acorde a nuestra edad. por supuesto eran otros tiempos. como se dice. la generacion de los correctos. actualmente con el mundo globalisado la juventud de maquinas debido a las nuevas tecnologias un pariodo especial que acabo practicamente con nuestros valores eticos morales. en la sociedad en que nos mobemos hoy. las etapas las estan quemando a edades muy tempranas. o no han sabido quemarlas. era muy bonito aquellas escuelas en el campo. los pre en el campo. los cines que existian. aquel compromiso con la revolucion de las marchas del Pueblo combatiente. el aporte en tus vacaciones para ir a la recogida de citricos, tabacos ect: hasta para ser militante de la UJC. debias de tener ya una Trayectoria un camino recorrido acorde a la poca edad. repito las sociedades cambien para bien o para mal. en ocaciones mi esposa y mis hijas me dicen. !tu no estas echo para esta sociedad! tengo que darles la razon. se vive practicamente sin mirar para los lados. como dice la cancion !defiendete tu y dejame a mi! querida Liz las cosas hoy no se hacen con paciencia de esta manera no construiremos castillos o los dejaremos a media.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar