martes, 25 septiembre 2018, 10:42
Miércoles, 12 Abril 2017 06:00

Sueños: «Quiero ser un cliente VIP»

Escrito por  Alina M. Lotti/CubaSí
Valora este artículo
(8 votos)

Dejando al margen las grandes sumas de dinero que ello presupone, hago un llamado a respetarnos un poquito más, a comprendernos y ponernos siempre en el lugar del otro.

Banco Metropolitano, en La Habana. A punto de hacer la gestión por la que allí estaba, apareció un ciudadano, bien vestido, por cierto, con conocidos en el lugar. Esa fue la razón de que él dejara de ocupar un lugar privilegiado en la cola. Así, de segundo pasó a tercero. No puso mala cara ni protestó. “A esas cosas ya estoy acostumbrado”, comentó después.
 
                                ------------------------------------

Para legalizar la propiedad de su casa, la joven necesitaba un determinado documento legal. Cada cierto tiempo se presentaba en la notaría, y cada vez que iba, el escrito no estaba listo para ser entregado. Conclusión: terminó extenuada por la espera y la cantidad de veces que debió repetir la visita. “Pero no di dinero, si era eso lo que estaban buscando”.

                              ----------------------------------------

Compró un equipo electrodoméstico y llegó a su casa feliz. No habían transcurrido tres días cuando debió regresar con este en las manos. A partir de ahí empezó el “peloteo”. Solo después de muchos meses, y luego de que su caso se publicara en la prensa, la señora se sintió aliviada. Había librado una verdadera batalla contra el burocratismo. “Me sentía victoriosa”.
                              ----------------------------------------

Exactamente ocurrió a la cuarta vez. Solo entonces mi vecina, de 84 años —sí, porque decir la edad en este ejemplo resulta importante—, llegó a su casa con el diente extraído, el único que le quedaba en la parte inferior, lo cual era primordial para volver a colocarle la prótesis. Sin embargo, no resultó posible solucionarle el problema. Sin sonrojo alguno, a sabiendas de lo que dicha situación significa para un paciente, la doctora le dijo con cierto tono de amenaza: ¡Fíjese, le vamos a extraer la pieza, pero es seguro que su prótesis no le servirá después! “Esta vez, a la tercera no fue la vencida, como dice el refrán”, me aseguró la anciana.

                           --------------------------------------------

Era la tercera vez que Jesús (de 73 años) iba a un turno con la estomatóloga de su clínica dental. Las dos veces anteriores no tuvo suerte. Primero la doctora estaba en un curso y después estaba enferma. Cuando llegó el día dichoso y por poco se acuesta en el sillón porque era su turno, la doctora le dice bajito: "Mi viejo, necesito pasar a esta muchacha primero porque lo de ella demora mucho más que lo de usted". Jesús se encogió de hombros y siguió esperando. Una señora, que lo vio todo y al parecer no pudo aguantarse, dijo: Es que "va a atender primero a su paciente VIP. Esto no es fácil".

                           --------------------------------------------

Los ejemplos anteriores ilustran determinadas situaciones por las cuales, de seguro, usted ha pasado alguna vez, pues desgraciadamente forman parte de nuestro quehacer cotidiano.
 
Tan es así, que cuando se va a resolver un problema, cualquiera que sea, uno(a) piensa que la satisfacción no llegará en  la primera oportunidad. Y yo pregunto: ¿por qué?, ¿cuáles son las razones?

Puede que usted me tilde de ingenua o “salida de otro planeta”. Nada de eso. Vayamos por partes y, ante todo, aclaro que las escenas narradas con anterioridad fueron reales.

A los “colados” ya estamos acostumbrados; nos gusta pasar primero, antes que todos, pero cuando alguien lo hace, nos molesta.

En relación con los trámites de vivienda u otros, la propia persona que me brindó el testimonio en otro momento aseguró que “demoran los trámites para que la gente caiga en la desesperación y brinde dinero para obtener rapidez”.

Y más adelante señaló: “Los trámites tienen un plazo establecido, entonces cuando estos se dilatan, se incurre en una indisciplina laboral. Pero todo queda ahí”.

En el caso de la compra del equipo electrodoméstico defectuoso no hay nada nuevo, ocurre a diario, aunque la gente se siga quejando, y de eso dan fe las decenas de ejemplos que aparecen publicados en las secciones de correspondencia de los periódicos u otros medios.

Por último —y no menos importante—, resultan los relacionados con la salud pública. En estos casos, la atención médica no dependió de un recurso, sino de la actitud de las doctoras hacia sus pacientes que, por demás, tienen 84 y 73 años, y tuvieron que asistir varias veces a la instalación, para al final resolver a medias.

Tales circunstancias están atravesadas por un denominador común: la indolencia y falta de respeto hacia el cliente (también usuario, paciente, da lo mismo).   

De eso hemos escrito otras veces en estas propias páginas, y aunque en esas oportunidades algunos foristas han utilizado una frase que casi es una sentencia —“más de lo mismo”—, prefiero seguir “tocando” de alguna manera estas actitudes que, como puntas de lanzas, se dirigen contra nosotros mismos.

Una de las doctoras comentó, mientras consultaba a mi vecina, que había ido a un médico donde el trato no fue bueno, hasta que se enteraron de que ella también era trabajadora del sector de la salud.  

Lo digo y lo repito. Mucho podemos hacer todos si, en cada lugar, espacio o responsabilidad, realizamos bien lo que le corresponde a cada cual.

El maltrato, las formas inadecuadas, la vagancia para realizar una determinada actividad, la informalidad, el desánimo, la falta de actitud y aptitud, el burocratismo, y otras, siempre encontrarán justificaciones.

Otras veces he admitido que el salario importa, es necesario, fundamental, y cuantos atributos se le quiera agregar. No obstante, ¿cuánto cuesta una sonrisa, una mano para aliviar el dolor, un consuelo, una orientación precisa, y hasta una frase explicativa que nos saque de apuros? De ahí también la importancia de la comunicación entre unos y otros.

Lo ideal en los ejemplos anteriores sería: en el banco, que el “colado” pidiera permiso y diera alguna excusa para pasar primero. En relación con el trámite de la vivienda, que se cumplieran los plazos y términos establecidos. En cuanto a la rotura del equipo, que el cliente tuviera todos los elementos a mano y el problema tuviera una solución de forma ágil.

Sobre el caso de la prótesis —por suerte, contamos con médicos y profesionales cuyo prestigio ha sido ganado con su actuar cotidiano—, lo perfecto habría sido que, desde el primer momento, la especialista hubiera hecho bien su quehacer, pues al inicio no tomó bien la impresión y esa fue la causa de que la anciana tuviera que asistir a la clínica dos veces en dos días. En el otro ejemplo nadie se hubiera molestado si la doctora hubiera examinado al anciano cuando le tocaba su turno y a su amiga VIP después.

En fin, un rosario de situaciones, en este caso todas subjetivas, rondan nuestra existencia, la cual pudiera ser mejor si comprendiéramos y lleváramos a la práctica ese sentido de cliente VIP (very important person) que, de alguna manera, nos gusta a todos.  

Dejando al margen las grandes sumas de dinero que ello presupone —y que no es exactamente el sentido de estas líneas—, hago un llamado a respetarnos un poquito más, a comprendernos y ponernos siempre en el lugar del otro.

Visto 5678 veces Modificado por última vez en Lunes, 24 Abril 2017 12:13

El agradecimiento ha sido parte de la idiosincrasia de los cubanos. No obstante, lo que no debe suceder es que se subordine la atención o la solicitud a lo que el otro puede obsequiar.

¿Trabajamos solo por lo económico? ¿Constituye el salario la única motivación? ¿Amamos lo que hacemos, ya sea oficio o profesión?

Comentarios  

 
#20 Teresa 17-08-2018 10:49
!Qué falta de humanidad! Y eso que somos un pueblo humano y solidario.
 
 
#19 odalis 28-05-2018 10:36
otro caso de maltrato es esperar años y sin limites de espera para un traslado de telefono fijo.
hay que ser VIP para que tu traslado no se demore, como me paso a mi que sigo esperando por mi traslado telefonico y que aparesca en tu cuadra un VIP y le pongan el telefono primero que a ti.
 
 
#18 Espirituana 08-05-2018 13:39
VIP que bueno si por ser nosotros de nuestro propio país no nos maltratáramos tanto. Por ejemplo: mi esposo llego a una instalación de BANDEC, a hacer un trámite, pero, fue con un pulóver y un short de esos que quedan por debajo de las rodillas y cual no fue su sorpresa al llegar allí y funcionaria del lugar le dijo que así no podía estar, pero mayor aun fue mirar dentro de la instalación y ver como había varios turistas en chores muchos más cortos que el de él y nadie los había requerido. Y entonces vale preguntar: ¿Qué somos?, ¿Quiénes somos?, ¿Cuánto valemos? porque si bien es cierto que se abogando por rescatar el respeto a la hora de vestir y de presentarnos en los diferentes lugares, como es que un foráneo puede hacer lo que nosotros no podemos en nuestro propio país. Mi esposo iba a hacer una transacción bancaria igual que los extranjeros que estaban dentro del banco, ¿o es que ellos valen más nosotros o simplemente es todo simple hipocresía? ¿para unos si para otros no? Si no nos damos nuestro lugar en nuestra propia casa, no nos lo vamos a dar nunca en ningún lugar. ¿VIP porque no podemos serlo, si es que tenemos todos los derechos? Solo tenemos que tratarnos con el debido respeto, como dijo Nuestro Comandante en su concepto de Revolucion:

``…es igualdad y libertad plena;
es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos;…

…es luchar por nuestros sueños de justicia para Cuba y para el mundo,...´´
 
 
#17 Victor 13-07-2017 10:59
Estimada Alina, referirte a una institución del Estado sin especificar pelos y señales, considero es una falta de tacto. Lo anterior pueo creerlo o no, cierto? No lo tome como una ofensa, piense más en tener el tino de identificar al menos la sucursal donde ocurrió, la trabajadora que supuestamente incurrió en esta falta, etc.
 
 
#16 Alexis Peña Solano 16-04-2017 11:24
Yo soy un cliente habitual de BANDEC, regularmente se me hace necesarios los servicios de su sucursal en la Habana Vieja, entre una y dos veces al mes, lo cual representa para mi uno de los tormentos más significativos de todos los que sufro a diario por el virus del burocratismo. Pero en este caso se trata de más, del maltrato, mal uso de sus responsabilidad es, del irrespeto al cliente, sea quien sea este. Saben, por ejemplo, que los teclados de las computadoras de este banco "son de habla inglesa", no tienen la "Ñ", saben ustedes que cada transferencia monetaria que se me realiza desde la sucursal de Santiago de Cuba, hay que repetirla para poder corregir el error de mi apellido (Peña), por lo que tengo que visitar la sucursal más de dos veces para una sola operación, y simplemente la explicación es esta entidad bancaria es que lo mandan PE-A porque no tienen Ñ y luego la repiten con PENA, lo cual con la correspondiente autorización significa que el dinero puede ser entregado. Lo más inquietante es que como respuesta dicen..."no somos nosotros, es la sucursal de Santiago".....c omo si fueran enemigos uno de otros, no se tratara del mismo banco o no existiera comunicación entre ellos o simplemente no les importara que tal vulgaridad en los servicios fuera conocida por las autoridades de esa entidad con las que nos hemos reunido más de 3 veces para analizar igual asunto y se continúe repitiendo hasta el día de hoy. Creo amiga periodista que todos somos VIP se trata de entender de qué lado del buro nos encontramos en ese preciso momento y si estamos capacitados para servir, que no es un oficio es una responsabilidad y una cualidad con la que se nace. Espero que alguien comprenda que los que brindamos servicios debemos tener la vocación para hacerlo, la responsabilidad se adquiere con la practica, con la misión de servir y respetar se nace. Gracias.
 
 
#15 Lissette DVLH 15-04-2017 19:04
Por eso defiendo a mi empresa porque aunque muchos no lo crean, entre los porqués y por cuántos, ETECSA respeta al cliente y el maltrato no se concibe y nos cuesta carísimo.
Ayer fui a la tienda y vi una nueva crema llamada Estilo, le pregunto a la dependienta de qué se trataba porque sin espejuelos soy un topo y ella, plato de comida en la mano, no se tomó el trabajo de responder,sólo alzó su plato en respuesta y yo tuve que exprimir mis miopes ojos para ver que se trataba de una crema desrizadora.
Son más las veces que somos mal atendidos, sin embargo, no reclamamos el derecho que tenemos.
 
 
#14 chicho 13-04-2017 11:57
Todo es un círculo vicioso, todos quieren que lo atiendan bien donde van, pero cuando vienen a depender de sus servicios, también lo hacen mal... el del hospital quiere que el de la bodega no le robe, éste quiere que el de vivienda lo atienda bien y rápido, el de vivienda, que lo atiendan bien en el Hospital y así sucesivamente.. . lo real es que nadie hace bien lo que le toca para comenzar a mejorar, sino que pone como justificación que los demás no lo hacen...
 
 
#13 manuel.espinosa 13-04-2017 11:49
en este mes de abril. todas las empresas. el transporte que tenian targeta de gasolina especial. le asignaron gasolina regular. esto conlleva desperfectos tecnicos para el transporte que biene para la gasolina especial. no se hay una explicacion del por que de este cambio. en el dia de ayer miercoles 12-4-17 sali con el transporte asignado. con el bombillo encendido de la falta de combustible. para echar Combustible por tarjeta. visito el Primer Cupet. Via Blanca y Fabrica. Solamente Gasolina especial ,Segundo Cupet. Porvenir y Font. Solamente gasolina Especial. Tercer Cupet. Lagueruela y Calsada de 10 de octubre. cerrado no habia nungun Tipo de Combustible. Cuarto Cupet. Porvenir y vibora Park. Estaban esperando el camion Cisterna de Combustible. Eran como las 5 y pico de la Tarde me fuy para la casa. con la incertidumbre de que al otro dia pueda echar combustible o quedarme botado. hoy Jueves 13-4-17. bien temprano en la mañana. visito el Cupet de laqueruela y 10 de octubre. tremenda cola. estaban los animos alterados. solamente gasolina de Motor. continuo a riesgo. voy al Cupet de Santa Catalina y Vento. este Cerrado. continuo. ya cancaneaba la Moto. ESCUCHEN BIEN ESTA PARTE: voy a un Cupet que hay Via Blanca frente a la Ciudad Deportiva. este Cupet estaba vacio se econtraba con los pilotes rojos. que es la señal de que no hay combustible. veo a un ciudadano con un tanque Plastico de 25 Litros. echando combustible en la bomba que decia. REGULAR. me dirijo a la ventanilla de donde se entrega la targeta y se da la clave para que te despachen el combustible. se encontrabe el compañero muy escurridiso pregunto. ¿hay gasolina regular? el compañero me hase una pausa. y me dice con cara de pocos amigos !SI! Le doy la tarjeta al devolverme esta me dice. AORA BIENE LO BUENO DE ESTA HISTORIA: .CITO. !FIJATE GASOLINA REGULAR NO HAY TE VOY A RESOLVER. ASI QUE MUEVETE RAPIDO! fin de la cita. mas claro ni el agua. !hasta cuando sera este desorden! quien le va a poner fin a estas manifestaciones tan negativas en nuestro pais que al final el que sufre es el pueblo. disculpenme que haga este comentario y me gustaria que lo publicaran.
 
 
#12 Orlando 13-04-2017 10:04
Es el costo del periodo especial extremo, donde las personas fueron sujetas a un estado de sobrevivencia que deformó el mas elemental orden instucional. Como nada funciona las personas tratan de "resolver" como pueden y quien se supone debe ayudarle no vive con el salario que le pagan. Ahí comienza la cadena interminable de la corrupción y la disfuncionabili dad. Honestamente, no se como podríamos resolver agun día esta situación perversa y deformante. Saludos
 
 
#11 cubana 12-04-2017 16:49
Muy penoso que una sociedad con todos y para el bien de todos la indolencia y la falta de respeto al ser humano no VIP haya calado tal hondo. Revertir esta situacion es impostergable.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar