miércoles, 19 diciembre 2018, 08:57
Domingo, 02 Abril 2017 05:50

Andrés Lago Lazo: Cumplir el deber con amor

Escrito por  Magaly Zamora Morejón/Especial de la ACN para Cubasí
Andrés Lago acompaña a participantes del proyecto en la manifestación de música Andrés Lago acompaña a participantes del proyecto en la manifestación de música Foto: Osvaldo Gutiérrez Gómez


   Hasta allí llegó a inicios de la década de los 90 del pasado siglo con el objetivo de incentivar la aplicación de la política  de la Revolución en el barrio, a través del arte y la cultura.

   Tras un arduo trabajo de base, con la integración de todos los factores de la comunidad, el programa comenzó a dar sus frutos con la  celebración de jornadas culturales y la actuación de los propios vecinos.

   Lago rememora aquellos primeros pasos, cuando ensayaban en las calles y la gente miraba con incredulidad sus intentos de convertir en actores a los habitantes de la vecindad.

   Egresado de la primera  graduación de instructores de arte, en 1964, Lago nunca se ha desligado de la esencia de su profesión,  ya sea como profesor, metodólogo, director del Conjunto Dramático, asesor de agrupaciones de aficionados, jefe de cátedra  o actor.

   Esa vasta experiencia fue la que puso en función del proyecto local, con el apoyo del centro de Casas de Cultura, primero, y de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), después.

   Pero en medio de la crisis económica que vivía el país y los interminables apagones, el proyecto de Lago fue ganando poco a poco la aprobación de los pobladores y de los organismos asentados en la comunidad.

   Con un resultado palpable que mostrar, el  Centro de Intercambio y Referencia Iniciativas Comunitarias (CIERIC),  le concedió el primer lugar nacional en el año 2006 por el impacto del programa y lo ayudó con recursos para incentivar el trabajo.

   Comenzó a partir de ahí una nueva etapa, marcada igual por la entrega y abnegación, pero con cierto respiro en cuanto a condiciones, al contar con un equipo de audio, un local para ensayos y otras posibilidades.

   Tras  25 años de dedicación a ese empeño, Lago se considera un hombre realizado como artista y satisfecho por los avances que ha conseguido en el radio de acción.

   Hoy el comportamiento  de la comunidad es otro, dice con orgullo, pues el reflejo de los problemas que existían a través del arte ha hecho a la gente comportarse de manera diferente.

   De las vivencias en el lugar surgieron sus obras Delirios Tremen, sobre el alcoholismo, Familia, sobre el embarazo precoz y Arcoiris, acerca del hábito de fumar en niños y adolescentes, interpretados por actores aficionados del vecindario y recogidos en el libro Razones.

   Realizamos talleres con los jóvenes, promociones de salud, actuaciones de teatro y  danza, contamos con un grupo de títeres, uno de baile, parranderos y solistas, que animan las actividades en las jornadas de la cultura y en fechas importantes, asegura y aunque se sabe líder del proyecto, insiste en destacar el valor de la integración de todos los factores que conforman la cultura.

   Y la opinión de los que de alguna forma están vinculados a Retoño de Razones da fe de su repercusión social:
   Para Delvis Herrera Vera, otra  instructora de arte, vinculada al proyecto desde hace ocho  años, “es una idea muy bella que permite ver el cambio en una comunidad donde existen  niños con problemas de conducta y vemos como el arte los ayuda a socializar y sentirse útiles”.

   A mi especialidad, que es la de artes plásticas- dice- se me acercan a veces sin convocarlos, con deseos de pintar y eso los va formando y mejorando como seres humanos pues encuentran una distracción que los hace sentirse valiosos y olvidan el estar en las calles, como decimos, en malos pasos.

   Antolin Martínez Hernández, excoordinador de los CDR en la zona, fue de los primeros que se sumó a las ideas de Andrés Lago y hoy celebra con orgullo los 25 años de trabajo en ese empeño:

   “Recuerdo el inicio, cuando los vecinos se sumaban a la idea y la comunidad agradecía todo lo que hacíamos en tiempos  del llamado periodo especial, por eso es bueno que hoy todas las manifestaciones del arte converjan en fortalecer este proyecto, que ya es una realidad.  

   Varias generaciones han pasado por los talleres impartidos en el proyecto comunitario. Una de las actuales integrantes es Tahiry Jiménez Rodríguez, de  12 años, quien considera que para ella  el proyecto ha sido fabuloso pues a través del mismo sus cuentos han dejado de estar guardados.

   “He aprendido muchas técnicas literarias que me ayudan, ahora mismo estoy haciendo uno que se llama La ventana hacia Egipto, inspirado en una niña del aula donde estudio”.

   También para Mirtha Doyle, Presidenta  del Consejo Popular Alfredo Gutiérrez Lugones, donde está enclavado el reparto Canaleta, el programa es muy valioso y hay que continuar incentivándolo.

   “Tenemos que lograr espacios, argumenta, para que los jóvenes que hoy se van a divertir en la ciudad, que queda tan lejana, se queden en actividades que desarrollemos en nuestras áreas, con artistas nuestros mostrando lo que somos capaces de hacer, como desfiles de moda donde se resalte nuestra cubanía, nuestras tradiciones, con la música cubana y su riqueza cultural.”

   A pesar del merecido reconocimiento que le profesa la comunidad, tras un cuarto de siglo de incansable quehacer, Andrés Lago no se vanagloria de lo que ha conseguido, todo lo contrario:

   Soy un producto de la política cultural de la Revolución argumenta, al recordar que después de participar en la Campaña de Alfabetización, siendo un adolescente, recibió una beca para superarse hasta graduarse posteriormente como instructor de arte.

   Por ello se considera privilegiado por las posibilidades de formación que ha tenido y en deuda para trasmitir esos conocimientos, tarea que desempeña con amor, el cual es bien retribuido por los pobladores de Canaleta, quienes salen a su encuentro a darle un estrechón de manos o un abrazo.

   Yo sólo cumplo con mi deber, dice con humildad este artista avileño, pero lo hace con inmenso amor y ahí está la diferencia.

Modificado por última vez en Lunes, 03 Abril 2017 05:03

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar