domingo, 09 diciembre 2018, 15:18
Jueves, 30 Marzo 2017 04:50

Pinar del Río vs. Matanzas: Claves de una final insospechada

Escrito por  Harold Iglesias Manresa, especial para Cubasí
Valora este artículo
(1 Voto)

Muchos hablan de final inédita en la Liga Superior de Baloncesto masculino 2017. Ciertamente lo es, pues bajo este nuevo formato, Pinar del Río y Matanzas nunca habían accedido a una serie de definición y se medirán las caras a partir de este sábado al mejor de siete partidos, para alzar el trofeo que Ciego de Ávila verá escapar de sus manos.


Ahora, lo importante resulta analizar los diferentes indicadores de juego que le permitieron a cada uno de esos quintetos imponerse en las batallas semifinalistas ante Capitalinos y Villa Clara, a todas luces favoritos antes de iniciarse esa instancia.

Comenzaré por los yumurinos, pues desbancaron a los villaclareños que habían transitado por la etapa regular con un solo desliz, precisamente sufrido ante la tropa de Allen Jemmott en el epílogo de la fase regular acá en La Habana.
Los de la Atenas de Cuba dispusieron en cuatro actos de los naranjas, apoyados en su alcance de fuego, pues en dos desafíos terminaron con puntuaciones superiores a los 90 puntos, bien elevadas a tono con el nivel y los promedios de efectividad bajos de nuestro clásico. Se repartieron la mayor tajada de esos encestes Yuniskey Molina (60 cartones), secundado por el reverdecido Danny Torriente (59), Yoan Rodríguez (56) y Yosmel Morales (38). A ellos se suma la experiencia de un refuerzo del calibre del avileño William Granda, un hombre que puede desdoblarse en roles de escolta y alero.

Los yumurinos además, cuentan a su favor con el hecho de haberse erigido en una ocasión subcampeones de nuestra competición, y además exhiben tres bronces, cuestiones que redondean la pericia sobre la duela de Yuniskey, “el puma” Torriente, que retornó tras un periplo en la primera y segunda división del baloncesto italiano, y Granda, todos con kilometraje de sobra en elencos nacionales y certámenes extrafronteras. Además, se pintan como una armada un poco más sólida en el accionar bajo los tableros que sus oponentes pativerdes.

La principal virtud de los vueltabajeros es precisamente la fidelidad al planteamiento táctico en ambos lados de la cancha. Liderados por el otrora base de equipos Occidentales, Andrés “Tatica” González, tienen en el armador titular de la selección antillana, Osmel Oliva (86 puntos en la semifinal), a un refuerzo y bujía de lujo.

Lo secunda en función de defensa atacador, el supersónico Yosiel Monterrey (36), quien a pesar de no haber transitado por un match semifinalista muy exitoso en materia de rendimiento individual, es temible con sus penetraciones al aro y capacidad para asistir a sus coequiperos, y por su capacidad de marcar a puntales al ataque de sus contrarios.

Con esos argumentos, dependen de sus hombres perimetrales, de sus respuestas ofensivas en velocidad para contraatacar, en su defensa organizada y con ayudas, y en la rotación que han logrado darle a cada una de sus piezas. Al menos así lo evidenciaron ante los citadinos, sin notorias desproporciones en el accionar.

Eso sí, Oliva, y me consta que tiene “cuatro pulmones” como para conseguirlo, deberá estar en calidad de mariscal de campo, más de 35 minutos sobre el tabloncillo.

Él y Monterrey, deberán erigirse puntales de los pativerdes, sobre todo en aras de neutralizar la desventaja de estatura que poseen y contrarrestar la pericia de hombres como Molina, (base de más de 1.90 metros), Torriente, y Granda fundamentalmente. Eso, sin renunciar a su disciplina y rigor en las transiciones y el balance defensivo. De cualquier manera, ya han superado el quinto escaño que antes de esta versión ostentaban como mejor ubicación.

Bajo esa lupa saldrán el sábado a la sala 19 de noviembre vueltabajera, escenario de los dos desafíos iniciales. Predecir un veredicto será difícil, aunque en lo personal y viendo los argumentos de los dos elencos, inclino ligeramente la balanza a favor de los de la Atenas de Cuba. Mesa de encestes servida con manjar sui géneris. Pronto nuestro certamen liguero de los encestes, único de la región que se disputa exclusivamente con jugadores domésticos, coronará a un nuevo monarca.

Visto 311 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar