sábado, 23 junio 2018, 11:42
Martes, 18 Abril 2017 06:00

Del aleteo de la mariposa a la jabita

Escrito por  Vladia Rubio/CubaSí
Valora este artículo
(5 votos)
Como casi nunca hay jabitas en las tiendas, tenemos que lavarlas y volverlas a usar. Como casi nunca hay jabitas en las tiendas, tenemos que lavarlas y volverlas a usar.

Ahora, el asunto gira en torno a las jabitas que NO hay. Otros periodistas y medios ya han abundado sobre el tema desde distintas ópticas, lo mismo desde la sonrisa que desde mandíbulas y entrecejos contraídos.


                                                                               «El aleteo de las alas de una mariposa puede        
                                                                           provocar un tsunami al otro lado del mundo».

                                                                                                         Edward Norton


En trabajo anterior había comentado sobre por qué los mayores de 40 y 50 andábamos usualmente con jabitas de nylon en carteras, mochilas y bolsillos.


Ahora, el asunto gira en torno a las jabitas que NO hay. Otros periodistas y medios ya han abundado sobre el tema desde distintas ópticas, lo mismo desde la sonrisa que desde mandíbulas y entrecejos contraídos.


Hoy, con el entrecejo bien fruncido, cuento la respuesta que me dio esta mañana la cajera de la tienda Tulipán, de la cadena Panamericana, ubicada en la calle de Nuevo Vedado que le da nombre.


Cuando le pregunté qué pasaba que en ese lugar prácticamente nunca había jabitas, la muchacha me respondió con amabilidad que “la empresa estaba cerrada”.


¿Cuál empresa? ¿La que las distribuye, la que las fabrica? ¿Sería entonces que en todas las tiendas faltaban las jabitas? No, quizás fuera en las de la cadena Panamericana en particular.


Nada, que su contesta me dejó en las mismas y sin jabita, pero con el agregado de la sugerencia que me hiciera al darme el vuelto: “Si usted quiere, quéjese”.


Y sí, eso estoy haciendo. Pero aspiro a trascender el simple lamento.


Creo entender que el precio de la jabita está contenido en el de cada producto –que de por sí multiplica con creces al de su precio de importación.


También pudiera inferir que esos precios -bastante elevados, considerando el salario medio del cubano, y que un cup equivale a 25 cuc-, de una u otra forma, inciden en otros precios, y también en costos por propiedad transitiva o por aquello del efecto mariposa.


Por no hablar ya de cómo la falta de las dichosas jabitas podría igualmente tributar a un buen estrés y hasta a un infarto.


Porque imagine que la ciudadana R, quien llevó ahorrando una buena parte del año para celebrarle el primer año a su hijito, cuando por fin, en la mañana del cumpleaños, va a comprar los ingredientes para la ensalada, se topa con que no hay jabitas, y no puede llevarse en la mano el pomo de mayonesa, los coditos, el pomito con aceitunas, las laticas de atún…


En la caja, casi por piedad, que no por sentir pudor o vergüenza, le dan un nylon cualquiera con el que ella mal envuelve todos los productos que compró. Pero al avanzar media cuadra siente que contra su regazo, donde lleva apretado el paquete armado a-lo-como-quiera, algo ha empezado a desplazarse atraído por la fuerza de gravedad.


Despacio, pero indetenible, el objeto va resbalando


La ciudadana R no puede hacer nada para impedirlo, porque sus dos manos y brazos van apretando fuerte al paquete contra el pecho y el vientre.


Así que solo cuando escucha el estallido de cristales contra el piso corrobora que era el pomo de mayonesa, el de los grandes, lo que estaba resbalando. Y por el mismo boquete del nylon mal atado se escapa a continuación el frasco con las aceitunas.


Los demás productos van también a dar contra la acera, donde la pálida pasta de la mayonesa les acoge en grasoso e indeleble abrazo.


Y la ciudadana R, que ya había invitado a todos los niños del barrio y de la familia, que tenía el tiempo contado para hacer la ensalada, ir a buscar el cake y freír las croquetas, empieza a sentir un calambre que le sube por el brazo izquierdo, un dolor sordo que se le adueña del pecho.


Sí, la falta de una jabita puede devenir en infarto, y también dar pie a disímiles razonamientos, como mismo las alas batientes de una mariposa pueden desencadenar un tsunami, un tornado, o impactar en los efectos del cambio climático. Todo depende de la teoría del caos y otros cristales.

Visto 4413 veces Modificado por última vez en Sábado, 06 Mayo 2017 09:12

Sobre todo los cubanos nacidos en los 60, se dividen en cabeza, tronco, extremidades y jabita, algo que no comprenden bien sus hijos y nietos. Para ellos estas explicaciones.

Comentarios  

 
#19 Cisfran 24-04-2017 13:30
Es el cuento de nunca acabar, se machaca en lo que causa el problema y el efecto que produce, o sea, la falta de la jabita y la incomodidad del que compra un producto y no tiene donde echarlo y no donde se origina el problema que en parte es, donde se fabrica la jabita, pues la jabita no camina sola hacia las manos de los revendedores, quizás algún problema con la distribución o las gestiones para su adquisición por los comercios, etc. La solución es la misma a la que nunca se llega para todos los problemas, la escasez, si el Mercado estuviera cubierto con la suficiente cantidad de jabitas o sus similares y hubieran las suficientes fábricas para lograr éste propósito, estoy seguro no habrían problemas con las dichosas jabas. Por qué hay problemas con los taxis "almendrones", porque no hay suficiente transporte público, por ejemplo. Casi todos los problemas se originan producto de la escasez, mientras no se satizfaga la demanda por el estado siguen los problemas y se aprovechan los inescrupulosos.
 
 
#18 Mayte 24-04-2017 12:42
Aqui en santiago de Cuba, fui a comprar pollo en la tienda 412 y al pedirle/exigirl e la jabita a la dependienta, me dijo que no tenian, que saliera fuera de la rienda y se la comprara a los vendedores callejeros si queria llevarme mi pollo en una jabita. tamaño irrespeto y desconsideració n dejan mucho que desear.
 
 
#17 Edmundo 20-04-2017 22:26
Vladia: Lamentablemente el tema de la existencia o no de las jabitas en las tiendas pasa por el control o descontrol que tenga la dirección de la tienda en cuestión. Sucede que dentro de una misma cadena ves tiendas que casi siempre tienen y otras que nunca tienen como la TRD Casa Grande de Guanabacoa, que es un ejemplo de malas prácticas comerciales (maltrato por doquier, precios multados sobre todo en el área donde venden pañales/peleter ia, etc). Sin embargo, visita los locales de cuentapropistas que estan en los alrededores de esa tienda, en plena calle Martí, vendiendo ilegalmente todo tipo de productos industriales no permitidos ante la vista de todos, y muy cerca de la sede del gobierno municipal, y encontraras vendiendo las jabitas a un peso (posiblemente la misma jabita que no te dan en esa tienda). Ni hablar de los kioskos de esa misma cadena en el municipio, por ejemplo el del Puente de Santa Fé o el que está detrás de los Orishas de la calle Marti que jamás tienen jabas. Ahora quien en TRD Caribe, Panamericana o inspector del Poder Popular controla esto. Parece que nadie.
 
 
#16 Marian 20-04-2017 15:13
No se rompan mas la cabeza, la culpa de la ausencia de la javita o jabita la tiene el Bloqueo, exterior o interior?, eso habría que estudiarlo compay
 
 
#15 Alejandrito 20-04-2017 14:39
Nada seguiremos apostando a pesar de todo y por 60 años mas a la eficiente empresa socialista...ta l vez en el proximo siglo aparezcan las jabitas....
 
 
#14 tica 20-04-2017 13:24
jajaj no tenemos ni javitas ni jabitas asi que da igual la v que la gracias
 
 
#13 tica 20-04-2017 13:21
jajajajajaj debemos de reír, como dijo alguien ,nuestra generación esta compuesta por Cabeza , Tronco , Extremidades y una , dos o cinco javitas
saben que en el CUPEP de 10 de Octubre y Lagueruela nunca tienen javitas , y la atención es tan mala , y son tan déspotas todas las dependientas sin incluir a la de la puerta que se piensa que es la dueña del lugar Amigos estamos perdidos y sin solución , me da mucha pena y dolor decirlo pero ,ni esto ni nada ya tiene solución .
Como nuestra generación casi todos somos hipertensos , la solución la debemos de buscar de la forma mas linda y a favor de nosotros ir al cupet y a las tiendas con javitas que le compremos a los vendedores en la calle que a ellos no le falta.
que tengan un buen dia
 
 
#12 manuel 20-04-2017 12:56
mas de lo mismo. panaderia de calsada de 10 de octubre y bellavista arroyo naranjo. Vibora park aqui cuando compras el pan de 10.00 CUP. (hay que decir el Tipo de moneda) las jabitas de Nylon que hay son a 2.00 CUP. son un poco mas grande.? (Por que no viene incluido en el precio del pan la dichosa Jabita? en las bodegas cuando compras los mandados. tienes que pagar cada jabita a peso. antes los cartuchos eran parte de los productos que te vendian. !Soñar no cuesta nada!
 
 
#11 sachiel 20-04-2017 11:03
Como bien empieza este articulo, ya se ha tocado otras muchas veces con y sin expliacciones oficiales. pienso que Vladia, sensatamente, debia acudir nuevamente a los directivos del MINDUS que atienden estas cosas, y tambien a quienes importan la materia prima para fabricarlas. Y no soy insensible, pero caramba, hay que tener ganas de cargar todo ese pomerio mal envuelto, para que se rompa en un santiamen: es como echar dinero en los bolsillos rotos o descosidos. Preferiblemente use una caja.
 
 
#10 luli 20-04-2017 10:43
que asunto tan desagradable, deberia tener una respuesta, es decepcionante que uno efectue la compra y se tenga q llevar las cosas en la mano, debe haber alguna solucion.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar