sábado, 23 junio 2018, 14:09
Viernes, 09 Septiembre 2011 15:40

Guantánamo, un asunto pendiente para Obama (+ VIDEO)

Escrito por  Armando Santana Martínez
Valora este artículo
(3 votos)

Barack Obama prometió el cierre de ese enclave en los primeros 100 días de su mandato, pero sigue sin encontrar una salida a esta promesa de campaña.

Cuando Barack Obama diseñó su campaña presidencial, los miembros de su equipo de Relaciones Públicas le mostraron el amplio expediente de terror que acumulaba la cárcel de máxima seguridad instalada en la base militar norteamericana de Guantánamo, en Cuba, y lo convencieron de la urgente necesidad de tomar distancia de la Administración Bush en este tema.


guantanamo

Fue entonces cuando el candidato presidencial, quizás sin conocer la magnitud de Guantánamo, prometió el cierre de ese enclave en los primeros 100 días de su mandato, mensaje repetido decenas de veces y que, luego de ocupar la presidencia, reiteró en entrevistas concedidas a importantes medios de comunicación.

Guantánamo era una mancha que había que desaparecer de la larga historia de terror de Estados Unidos. Más de 700 detenidos de unos 30 países han sido sometidos allí a violaciones de derechos humanos de todo tipo: ancianos con demencia senil, adolescentes, enfermos psiquiátricos graves, maestros de escuelas, granjeros, entre otros, fueron arrancados de sus tierras y llevados al presidio de máxima seguridad acusados de terrorismo por los atentados del 11 de septiembre de 2001.

«El presidente electo de Estados Unidos emitirá una orden ejecutiva, probablemente durante su primer día completo al frente la Casa Blanca, para cerrar el centro de detenciones de Guantánamo», afirmaba en un artículo del 12 de enero de 2009 el influyente diario New York Times.

guantanamo1

Quizás previendo lo que sucedería meses después, ese mismo diario reconocía en la misma nota que la ejecución de la orden presidencial podría tardar hasta un año en cumplirse, sobre todo por la logística necesaria para el traslado de los prisioneros a otros países. También hacía mención a la necesidad de crear nuevos tribunales de justicia dedicados exclusivamente al terrorismo, quizás para limpiar la dañada imagen dejada por Bush de los tribunales militares encargados de Guantánamo.

Han pasado dos años y medio, y Obama siguen sin cumplir una de sus principales promesas de campaña presidencial, en tanto Guantánamo continúa reflejándose en la prensa como lo que es, una cárcel donde las historias de vejaciones, maltratos y abusos de todo tipo llegan ahora con las más recientes filtraciones de Wikileaks.

Revelaciones de última hora

Según los informes dados a conocer en Internet, rebasan el número de 700 los presos que han pasado por ese penal, entre ellos niños, todos sometidos a largas torturas y experimentos, propios de la guerra fría, para obtener información sobre terrorismo y planes de Al-Qaeda. En total, la filtración suma más de 4700 folios con las fichas de los detenidos, sus declaraciones y valoraciones por parte de los oficiales que los interrogaron. Dicho material fue elaborado entre el 2002 y el 2008 por la Fuerza Conjunta de Guantánamo y el Comando Sur del Departamento de Defensa.

Las filtraciones de Wikileaks precisan cómo muchas de las informaciones arrancadas a golpe de torturas han debido ser desechadas por los militares porque los reos han montado falsas historias para librarse de los suplicios a que les someten sus carceleros al tratarlos como «combatientes enemigos». Tal clasificación los ha privado de los más elementales derechos internacionales y viola las reglas de la tercera Convención de Ginebra.

Las presiones de Estados Unidos a distintos gobiernos para que aceptaran detenidos, los vuelos secretos cargados de prisioneros por Europa, el seguimiento que podría hacerse a los liberados con el uso de tecnologías de punta, entre otros, comienzan a salir a la luz a medida que se consultan los informes hasta ahora confidenciales, la mayoría de ellos redactados por altos oficiales militares norteamericanos que tenían en sus manos también el destino de cada uno de los interrogados.

Uno de los escándalos más sonados y recientes a raíz de las revelaciones, es la oferta millonaria que Washington ofreció al archipiélago de Kiribati para que recibiera a detenidos de la cárcel de Guantánamo, y también la propuesta realizada por el Rey Abdullan, de Arabia Saudi, de implantar un chip a los detenidos de Guantánamo que regresarían a lo que llamó países caóticos, como el caso de Yemen, para tenerlos localizados todo el tiempo.

Otra filtración precisa que Kuwait, por ejemplo, se negó a recibir a 4 prisioneros, en tanto propuso a Estados Unidos liberarlos en alguna zona de conflicto, como Afganistán, donde corrían riesgos de morir. A estos países Estados Unidos los clasificó como «imposibles de convencer».

Mientras los cables comienzan a mostrar las atrocidades de Guantánamo, aún más terribles que las hasta ahora divulgadas, Obama sigue sin encontrar una salida a esta promesa de campaña.

Visto 4090 veces

Medios

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar