miércoles, 21 noviembre 2018, 11:03
Miércoles, 08 Marzo 2017 06:00

Mujeres cubanas: También madrastras… y no como la de Blancanieves

Escrito por  Vladia Rubio/CubaSí
Valora este artículo
(4 votos)
La mujer cubana de estos tiempos, además de madre, a veces es también madrastra, y suele hacerlo bien. La mujer cubana de estos tiempos, además de madre, a veces es también madrastra, y suele hacerlo bien.

En un contexto de familias reconstituidas, ensambladas, la mujer cubana de estos tiempos asume roles bien distintos a los de sus abuelas, mientras otros, como el de madrastra, los tiñe con nuevos matices.

Belkis J. debía estar contentísima, pero no es así. Adora a su pareja, con la que se lleva súper bien y lleva casi dos años, pero sin convivir bajo un mismo techo. Ahora, él acaba de proponerle «dar el salto»: vivir juntos, y ella, en vez de alegrarse, titubea.


De momento se dice que sí, que lo hará; y al instante, tocando madera, musita por lo bajo: qué va, ¡solavaya!
Él es lo máximo para Belkis, apenas le encuentra defectos y sí muchísimas virtudes. Pero tiene algo que podría volverse un saco de problemas: dos hijos adolescentes viviendo con él. Y Belkis no acaba de verse en el papel de madrastra.


En Cuba, como en no pocos países, aun cuando la familia nuclear sigue predominando, el modelo tradicional de familia ha ido cambiando. En su lugar, va apareciendo lo que estudiosos del tema han dado en llamar familia reconstituida o  ensamblada.


Se trata de aquella donde al menos uno de los miembros de la pareja es divorciado o viudo y al establecer la nueva unión, uno o ambos suman a la convivencia sus hijos de relaciones anteriores.


Es en esta nueva familia, reconstituida, donde la madrastra o el padrastro ocupan un lugar bien especial, a la vez que, con su advenimiento, se reestructuran roles, reglas, límites y jerarquías, mientras que, desde el punto emocional, acontecen también impactos y replanteos de variado signo.


La doctora Patricia Arés Muzio, profesora titular de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana y presidenta de la Sociedad Cubana de Psicología, asegura que una familia es potencialmente más funcional en tanto logre un equilibrio en el cumplimiento de sus funciones y disponga de recursos adaptativos para enfrentar los cambios.


Y no son pocos los cambios a que se ve abocado un hogar reconstituido. Aunque a los hijos correspondan ajustes de los más importantes en el ámbito de la dinámica familiar y también en su vida emocional —que puede no estar exenta de  sentimientos de culpa o de celos—, los ajustes incluyen a todos y cada uno de los miembros de la familia reconstituida, incluyendo, claro está, a madrastras y padrastros.

Sin dudas, ambos vocablos no son bonitos, y en el imaginario popular, para algunos, continúan portando una carga de signo negativo.

altClásicos de la literatura infantil no le han hecho mucho favor al personaje de la madrastra


En buena ley, la profesora adiestrada del Departamento de Derecho Civil y de Familia de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana, Anabel Puentes Gómez, precisa que «Los términos de padrastro o madrastra se usan generalmente en sentido estricto cuando la madre o el padre han fallecido para designar al esposo(a) del progenitor  vuelto a casar. Hoy en día, por extensión, se llama padrastro o madrastra al segundo esposo(a) vuelto a casar después del divorcio».


Pero la propia doctora Puentes Gómez acota en su texto «Las familias ensambladas: Un acercamiento desde el derecho de familia», que «teniendo en cuenta el carácter peyorativo de estos términos, sería conveniente que, a pesar de la ardua tarea de transformar concepciones sociales, se denominara a dichas personas “madre afín” y “padre afín”, designaciones que derivan del vínculo de afinidad que une a un cónyuge con los hijos del otro».


Mujer, madre, madrastra


Aunque no parecen abundar estadísticas, al menos públicas, de la cantidad de mujeres cubanas en el papel de madrastras, el aumento gradual de los niveles de divorcialidad y consensualidad en la Isla pudiera indicar también cierto crecimiento en el número de padrastros y madrastras, a partir de un mayor número de familias reconstituidas.


De todas formas, vale precisar que no todas las segundas uniones deben ser entendidas como familias ensambladas, porque no todos esos hogares se estructuran con una pareja que tiene un hijo del matrimonio anterior.

altAunque ella no es su madre biológica, la joven decidió que ambas se hicieran un mismo tatuaje para mostrar cuánto se quieren


Sí parece ser tendencia que las familias reconstituidas fruto de uniones no formalizadas, sean el subgrupo más numeroso dentro de las familias de este tipo en general.


Aunque los hogares reconstituidos incluyen a Ellas y Ellos, se habla aquí en particular de la mujer, porque «ha sido una de las protagonistas fundamentales de los cambios que han impactado el desarrollo de la familia en nuestra sociedad, durante los últimos años. Continúan siendo las mujeres figuras centrales en la familia, las que garantizan no solo la reproducción física de sus integrantes, sino también un nivel de comunicación e intercambio afectivo al interior del grupo». Así lo asegura la psicóloga Yohanka Valdés Jiménez, investigadora del Departamento de Estudios sobre Familia, del Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas del CITMA.


En su investigación «Impacto psicológico del divorcio en la mujer. Una nueva visión de un viejo problema», la estudiosa recuerda que «la mujer constituye una figura clave en el funcionamiento de este grupo humano, por lo que le corresponde —desde la asignación cultural— garantizar la calidad de vida familiar y ser protagonista de las diversas estrategias que se despliegan para enfrentar la coyuntura socioeconómica actual».


De ahí que sobre ella, en su rol de madrastra o madre afín, pudieran recaer con mayor fuerza conflictos como el que apunta a cierta sensación de que ya ella no es la prioridad número uno para su pareja. Esto, al constatar desde el día a día los vínculos afectivos con sus hijos.

alt
La madrastra o madre afín en oportunidades no la pasa bien cuando en casa «le viran los cañones»


Asimismo, los modelos que ella trae del funcionamiento familiar no siempre coinciden con la familia en que se inserta, y en tal punto la clave no está en imposiciones o disgustos, sino en flexibilidad, aceptación o persuasión.


Al mismo tiempo, como existe una madre biológica, residiendo en otro hogar, o solo en el recuerdo, esta madrastra deberá coexistir con esa presencia virtual sin propiciar contrastes, aun cuando estos fueran evidentes y en detrimento de la ausente.


Pudiera también acontecer que se tratara del caso contrario: Ellas, como recién llegadas, «no dan la talla» en comparación con la madre biológica, más dada a los quehaceres domésticos o con otras virtudes, y eso la deja bastante mal parada ante los hijos del esposo y otros parientes.


Como tendencia, los hijos siempre rechazarán cualquier intento por suplantar a su verdadera mamá, y si a ello se agrega que en algunos casos esta descendencia empieza a repartir su vida entre dos hogares: el de la madre y el de papá con su nueva compañera, entonces el clima pudiera ponerse más tenso, si, a la vez, la cohesión familiar propende a resquebrajarse junto a lógicas normas y controles.


La madrastra o madre afín se inserta en un hogar donde, quiéralo o no, se está viviendo una pérdida, una fractura, lo cual puede percibirse incluso años después de instaurada la nueva unión, afectando la fluidez de la dinámica hogareña.


Se añade a lo anterior que su pareja, aun concluida la relación con la madre de sus hijos, debe continuar vínculo con los parientes de ella, porque también lo son de la descendencia de ambos: abuelos, tíos y otros; y esto pudiera complicar más el panorama, en caso de que tales figuras opinen e incluso actúen para menoscabar su rol de madrastra.


De igual manera, la madre afín pudiera tropezar con la actitud asumida por la madre biológica, quien, preocupada por ver mermado el cariño de sus hijos o movida por otras razones de orden sentimental, intente ante estos socavar su valía y autoridad.

altA veces las madrastras no lo hacen bien, privilegiando al hijo de ambos y olvidando al que es del esposo con la pareja anterior


Quizás por tantos vientos en contra, «pocas veces se enaltece la acción positiva y es escaso el esfuerzo (desde la ley) por apoyar su función de cooperación en la crianza y formación de los hijos del otro integrante de la pareja. Sin embargo, los llamados padrastros o madrastras pueden haber establecido relaciones significativas con los hijos de su cónyuge, sin que la preservación de esta relación tenga ninguna cobertura legal».


Así reflexiona la licenciada en Derecho y profesora Puentes Gómez, ya mencionada en este texto. Y abundan ejemplos de cómo mujeres cubanas, simultaneando con sus responsabilidades sociales el casi siempre difícil rol de madrastras,  dan lo mejor de sí en este empeño, borrando de este modo los tintes oscuros que tradicionalmente han acompañado a ese vocablo, con el apoyo de clásicos de la literatura infantil. Blancanieves y Cenicienta pusieron grandes piedras en el camino, a qué dudarlo.

Visto 2058 veces

Comentarios  

 
#10 Roman 05-06-2017 10:37
Marta: El engendrador, como tú dices me incluye a mí y a muchos otros como yo, los conozco que merecen palos y quizás otras cosas peores, pero Marta, me gustaría conocerte y tener una conversación de engendrador a madre madrasta. En Cuba el hombre aprende el machismo en su casa, en un hogar donde pasa más tiempo con Mamá que con Papá, así era antes y aún lo es hoy. Si has leído todos los comentarios, el problema es 95 por ciento de ustedes, María Elena te lo dice muy claro, que me dices del pobre Yunior, Rafael compadre, comparto tu inconformidad, Magela, mi amor, eres el ejemplo más común en cuba, tu comentario disipa cualquier duda y quizás Marta no lo leyó, Glenda No es tu caso y felicidades, pero el mal funcionamiento de la familia reconstituida es en gran medida responsabilidad de las mujeres, que parecen leones (el león macho dominante acaba con la prole del anterior), pocas beses el padrastro reniega de los hijos de la mujer, a él no le preocupa si el padre de las criaturas se ocupa o no, si esta paseando o de fiesta en fiesta, el asume y si lo hace es porque te quiere Marta, te quiere a ti con todo lo que traes, pero ustedes (la mayoríaaaaa) en seguida están apartando al padre de sus hijos ¡yo criándole los Hijos y ella engordando, paseando y dándose la dulce vida!. Es cierto que la mayoría de las madres manipulan a los hijos en contra de las madrastas, pero es culpa del niño, si tú no lo puedes entender que esperas que haga ese inocente, la actitud de las madrastas va en detrimento del padre, si el no acepta tu voluntad no es por los hijos es porque está enamorado de la madre de estos y si a ello sumas la actitud de las madres que usan a sus hijos, entonces los hombres no sirven para nada, no son buenos padres etc… y que responsabilidad tú tienes en eso Marta. Si no lo saben hay muchos padres y padrastros que son mejores que muchas Madres Madrastas. Me he unido consensualmente en varias ocasiones, tengo tres bellos hijos y mi experiencia es como la que describe Magela, me enamoro hasta el cuello pero el amor más puro y más grande es para mis hijos y de ellos no me divorciare nunca. Lamentablemente hay muchas como la de Blanca nieves.
 
 
#9 glenda 05-05-2017 09:38
pues me tendran que disculpar a quien le hieran susceptibilidad es, pero para mi mi madrastra es mi mama, ya que la que me dio el ser, renego de mi, a tal punto que hoy ni nos hablamos. desde que era una bebe, pues mi mama empezo la relacion con mi papa cuando tenia un año, ella me cuido, me cambio los pañales, me peinaba, hablaba siempre conmigo, me regañaba, me orientaba. a mis 29 años, me siento orgullosa de ser su hija, aunque no de sangre, mi hijita la adora, ella es la mejor del mundo.
 
 
#8 Magela 21-03-2017 10:59
Soy otro caso de madrasta y uds diran si de las buenas o de las malas o como quieran. Llevo con mi pareja 7 años, en nuestra primera conversacion me dijo que tenia un hijo pequeño, cosa que me gusto porque siempre me han gustado los hombres que aceptan su responsabilidad y mas aun cuando de hijos se trata y no me equivoque; siempre su hijo a sido su prioridad. Al principio que viviamos cada uno en su casa no me molestaba la presencia del niño, e incluso lo disfrutaba en cada paseo porque ambos somos dos niños en cuerpos de adultos y el niño feliz, pero cuando decidimos vivir juntos la cosa se complico. El niño siempre estaba en mi casa, era mas dificil salir porque el no queria dejarlo con nadie, luego sali embarazada y los conflictos crecieron, ya no puedo pasar un fin de semana sin que su hijo este en la casa, no puede haber una salida juntos, si le compro algo a mi hija alla va el corriendo a comprarle algo tambien a su hijo (aunque no este con nosotros) porque su hijo no se puede quedar atras. Y en parte lo entiendo; pero no creo que cada vez que yo compre para mi hija tenga que comprarle tambien al suyo, que lo hecho siempre que he podido, pero mi hija es mi prioridad. Hace unos dias me propuso matrimonio y dude, lo que ha provocado un conflicto. Diganme si estoy siendo demasiado egoista o tengo derecho a luchar por mi espacio.
 
 
#7 rafael echevarria 13-03-2017 09:54
todo eso esta muy bien, ¿pero quién habla de los padrastros y de los padres solteros? de nuestras actitudes ante estos casos, que en ocaciones actuamos mucho mejor que las propias parejas que a veces ponen trabas, ¡por favor! que la balanza sea justa y que no se incline para un solo lado.
 
 
#6 2017****** 11-03-2017 15:28
Este tema...hay que tema... MADRASTRAS.. lo que tenemos que saber es q el roll se debe cumplir de la forma mas sana posible y de corazon ,en casi todos los casos el enter principal el propio muchacho por muy bien que desempeñes el roll casi siempre es manipulado por la madre y familia y ni agradece las buenas acciones y nunca te lo agradecen...por mas que te esfuerces,siemp re tienes defectos.El agradecimiento no se puede esperar para no sufrir,eso casi nunca viene.Entonces preparada para ayudar a la pareja..con sus hijos en cualquiera de los casos,xq si realmente amas a la pareja eso no puede ser impedimento y nunca esperar nada,que todo los agradecimientos ,las criticas se quede en manos de la vida.que es la unica que cobra factura..hacer las cosas de corazon y quedar bien con uno mismo,esa es mi tranquiidad.
 
 
#5 Yunior Díaz Martínez 10-03-2017 13:56
Tengo 17 años.Tuve una experiencia un poco desagradable en el cual yo fui la víctima,mi padre la defendía por un lado, yo por otro trataba de conversar con él para calmar un poco la situación(le decía todo lo que me hacía para ver si me podía ayudar: pero nada resultó)el malo de la película era yo.Hasta que un día lo agarré y le dije todo lo que tenía que decirle y me comprendió, al final se "separó" y yo feliz; pero en casa del pobre la felicidad dura poco.Luego de 5 meses, mi padre la volvió a traer para mi casa, yo estaba renuente, pero al final me la tengo que comer: pero entre mi papá, mi hermana y otros de mi familia hablaron con ella, para que entrara en caja y me dejara en paz.Actualmente está en mi casa,ella por su lado y yo por el mío, lo único que hago es ayudar a mi papá, pero a ella no se merece que la ayude:no vale la pena es una mujer malagradecida.. . gracias
 
 
#4 MARIA ELENA 09-03-2017 14:56
EL TEMA DE LAS MADRASTRA ES COMPLICADO POR EJEMPLO LLEVO CON MI PAREJA 33 AÑOS CUANDO LO CONOCI, EL TENIA 2 HIJAS ENTONCES UNA TENIA 12 AÑOS Y LA MAS PEQUEÑA 7 AÑOS YO LO ACEPTE MUY CONTENTA CON SUS HIJAS, LAS PEQUEÑAS SIEMPRE QUEDARON AL AMPARO DE SU MAMA PERO MI ESPOSO NUNCA FUE UN PADRE QUE SE DIVORCIO DE SUS HIJOS HASTA EL DIA DE HOY QUE SON YA ADULTAS CON HIJOS EL SIGUE PENDIENTE DE ELLAS AL IGUAL QUE YO, DE PEQUEÑAS SIEMPRE ESTABAN EN MI CASA SEMANA DE RECESO, VACACIONES Y FIN DE SEMANA YO LAS SACABA A PASEAR LAS BESTIA BONITA COMO SI FUERAN MIS NIÑAS YA QUE YO NO PUDE TENER MIS PROPIOS HIJOS, SIEMPRE HUBO POR PARTE DE SU MAMA RECELOS CONMIGO ELLA SIEMPRE HASTA LA FECHA EL HOMBRE DE SU VIDA SIGUE SIENDO MI ESPOSO, YO SOY MUJER Y ME DOY CUENTA PERO LA RELACION MIA ES MUY SOLIDA Y NO LE DOY IMPORTANCIA A ESO, PERO ELLA SIN DARSE CUENTA FUE TRABAJANDO SICOLOGICAMENTE A LAS NIÑAS DESDE PEQUEÑAS QUE LA CAUSANTE DE LA SEPARACION DE ELLOS FUI YO COSA QUE NO FUE ASI ELLA NUNCA QUISO DARSE CUENTA QUE EN ESA RELACION YA POR PARTE DE EL NO EXISTIA NINGUNA ATRACCION, AL NO SER QUE SE TRATABA DE LA MADRE DE SUS HIJAS QUE LE DEBIA CIERTO CARIÑO Y RESPETO, PERO YA NO EXISTIA EL AMOR Y LA PASION QUE ANTES TUVIERON; QUIERO ACLARAR QUE ENTRE MI ESPOSO Y YO EXISTEN 14 AÑOS DE DIFERENCIA DE EDAD EN LA ACTUALIDAD YO TENGO 55 AÑOS Y EL 69 AÑOS.
HE HECHO UN RECUENTO DE LA 1RA. PARTE, AHORA HACE 4 AÑOS LA HIJA MENOR TIENE UN NIÑO DE 15 AÑOS DE SU PRIMER MATRIMONIO Y OTRO PEQUEÑO DE 4 AÑOS DE OTRO MATRIMONIO SU ESPOSO ACTUAL, PARA MI ESOS PEQUEÑOS SON MI VIDA ME DICEN ABUELA Y ME SIENTO ORGULLOSA DE ELLOS, SU PAPA Y YO LA HEMOS ACONSEJADO CON ESA RELACION QUE ELLA TIENE A EL NO LE CUADRA NINGUN TRABAJO, Y DESDE QUE ELLA ESTA CON EL ESTA INRITABLE LO MISMO CON SU PAPA QUE CONMIGO, ESTA ENAMORADA Y NO VE LOS CONSEJOS QUE NOSOTROS CON TODO EL AMOR DEL MUNDO LE DAMOS YO LA QUIERO COMO SI FUERA MI PROPIA HIJA LA QUE NO PUDE TENER, LE HE CUIDADO LOS NIÑOS, ME COMPORTO COMO ABUELA LOS LLEVO PARA LA CASA FIN DE SEMANAS, SU MAMA QUE NO SE ENCUENTRA BIEN DE SALUD, CUANDO A TENIDO AL BEBE INGRESADO YO ME HE QUEDADO CON SU MAMA QUE A ESTADO DESCOMPENSADA POR SU ENFERMEDAD LA HE TENIDO QUE BAÑAR DARLE LA COMIDA Y DIOS SABE QUE LO HE HECHO DE CORAZON, HAY PERSONAS QUE ESA ACCION ME LA HAN CRITICADO, PERO A MI NO ME HA INTERESADO PORQUE ESAS ACCIONES DIOS TE LA MULTIPLICA EN LA VIDA, EN FIN TRATO DE SOBRELLEVAR LAS SITUACIONES INDISTINTAS HACE 33 AÑOS Y PARA ELLA NADA MAS QUE EXISTE LA FAMILIA DEL ESPOSO Y A LLEGADO A DECIRME QUE ELLA NO TIENE QUE AGRADECERME NADA PORQUE YO NUNCA LE HE DADO NADA, NO SABEN EL SENTIMIENTO QUE ME HA DADO ESA ACCION POR PARTE DE ELLA UNA NIÑA QUE YO LA MIME CON TANTO CARIÑO COMO SI FUERA MIA ESTOY CON SENTIMIENTO Y TAN HERIDA PROFUNDAMENTE, QUE VISITO SU CASA POR MIS NIETOS QUE NO TIENEN LA CULPA Y LOS ADORO, HOY POR HOY NO SABEMOS EL MOTIVO PERO EL ESPOSO NO NOS DIRIGE LA PALABRA NI A MI NI A MI ESPOSO, PERO LO QUE SI ESTOY SEGURA QUE ESTA LA MANO NEGRA DE SU MAMA Y LA DE ELLA MISMA EN CONTRA DE NOSOTROS LOS NIÑOS NO LOS LLEVA A MI CASA SI NOSOTROS NO VAMOS A VERLOS ELLA NO LOS LLEVA, ME HA LLEGADO A DECIR QUE SUS HIJOS NO VAN A CUIDAR VIEJOS POR CASA, HA SIDO HIRIENTE CONMIGO ELLA SABE QUE YO NO PUDE TENER MIS PROPIOS HIJOS POR ESO ME OFENDE DE ESA MANERA, YO VIVO EN UNA CASA CONFORTABLE Y ES MIA, SI NO LA HEREDADAN ESTOS NIETOS QUE TENGO QUIEN LA VAN HEREDAR SI YO SOY UNICA HIJA Y NO TUVE HIJOS Y CASI TODA MI FAMILIA RADICA EN EL EXTERIOR, YA PARA EL COLMO LA ULTIMA VEZ QUE ME VISITO SIN TON NI SON NOS LLEGO A DECIR A SU PAPA Y A MI DESPRECIATIVAME NTE QUE MI CASA A ELLA NO LE GUSTABA. DIGANME QUE USTEDES CREEN DE TODO LO ANTES EXPUESTO, EN QUE HE FALLADO YO. NO HE HABLADO DE SU OTRA HERMANA PUES ELLA VIVE EN EL EXTERIOR HACE AÑOS.
 
 
#3 Marta 09-03-2017 09:45
Hay cada madrastras por ahí, que si las vé la Bruja de Blanca Nieves del tiro se borran de los muñequitos por la pena. Mas la culpa del maltrato de los hijos nunca sería de ella, sino del engendrador para no decir padre que lo permite.
 
 
#2 Javier Nd 08-03-2017 14:20
donde esta el comentario que aparece en laportada que tiene este articulo no lo veo
 
 
#1 Malaya 08-03-2017 10:26
Me ha tocado estar en las dos partes, asumir como madrastra y además que mis niñas tengan madrastra. Hay muchas cosas aquí escritas que las he vivido, y he tratado de sacar experiencias por ambas partes, entonces me esfuerzo por ser buena madrastra, aunque no haya corrido la misma suerte con la de mis hijas. Pero lo importante es asumir de la manera más sana este rol que nos da la vida cuando nos da otras oportunidades en la relación de parejas.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar