viernes, 22 noviembre 2019, 07:39
Viernes, 03 Marzo 2017 00:01

MIRAR(NOS): De aniversario

Escrito por  Liz Martínez Vivero/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(6 votos)

Cuando comenzamos a vivir los primeros días del mes de marzo, me debato en la encrucijada de escribir sobre dos temas.


Cuando comenzamos a vivir los primeros días del mes de marzo, me debato en la encrucijada de escribir sobre dos temas. Puesto que no logro ponerme de acuerdo conmigo, y no existe ninguna variante para consultarles antes del viernes, les propongo entrelazar ambas ideas a ver qué resulta.

Este seis de marzo la columna cumple sus primeros dos años, y a lo largo de estos 24 meses no puedo decirles que ha sido un camino fácil. Bastante reconfortante por leer luego los comentarios que dejan al dorso, pero tampoco todos han sido muy halagadores. No es que me hayan molestado, porque en todo caso, la polémica desatada a veces nos lleva a la conclusión de que soy leída por personas que tienen iguales derechos, si bien no idénticos criterios. El debate muchas veces me ha sugerido otras temáticas, las que a ustedes les interesan... en definitiva, son la razón de ser del espacio.

Recuerdo, por ejemplo, aquella columna dedicada a la infidelidad. De este lado de la pantalla dispuse mi mejor arsenal contra la traición, en cualquiera de sus variantes. Algunos, con nombre y apellido, me tildaron de extremista e incluso, más de una vez, pusieron en tela de juicio mi imparcialidad. Destacaban que, mujer al fin y al cabo, yo siempre defendería a las XX.

Hasta la fecha, me divierte leer a los lectores que repiten comentarios cada viernes porque —gracias a CubaSí— la columna es, ante todo, un canal donde confluyen sus ideas y las mías para dar cuerpo a una exploración de cuanto somos por dentro, en lo secreto, lo que a nadie escondemos.

Sin quererlo, he terminado por darles pistas a ustedes de mí, de manera que puedan reconocerme en una cola o a la salida del Yara. Nadie puede ocultar quién es por tanto tiempo. Siempre he creído que aquellos que escriben corren el riesgo de desnudarse por dentro, ante los ojos de todos los lectores. La mejor forma de conocer a alguien es saber cómo piensa, ¿no?

Aquí, invariablemente, he dejado trozos de mí. A tal punto, con la mayor profundidad posible, que en una ocasión una persona se adivinó en uno de mis textos. Nunca dije su nombre, y en aquella ocasión no había pedido prestada la historia. Podía ser la de ella, pero también la de cualquiera de ustedes. Imprimió el texto y señaló con marcador amarillo las partes referidas a su asunto. Me hizo saber, a través de una persona, que había descubierto mi entuerto. Tuve que pedir disculpas algún tiempo después.

Nada se ha alejado más de mi propósito que dar pie para ofensas o agravios, de manera que todas las veces que alguno pudo sentirse aludido, reciban desde aquí mi más sincera disculpa. Porque no es este un espacio para la crítica, y sí para ejercitar el espíritu, toda vez que la carne algunas veces también sienta la complacencia.

Dentro de unos días celebraremos el Día Internacional de la Mujer. Cada año llega para recordarles (a los hombres) que a todas ellas (a nosotras) debían de colgarnos una medalla al pecho o fabricarnos el mayor de todos los reconocimientos, uno que se avistara desde el cosmos.

A las jornadas de trabajo, bien sea en casa o en algún lugar donde soberanamente ejerzamos nuestras profesiones, añada los quehaceres del hogar: lavar, planchar, fregar, cocinar y, en algunos casos, atender a un esposo o a los hijos, que no es que pese, pero agota una barbaridad.

En mi experiencia, no he sabido jamás lo que es dormir. Repito, no me pesa en absoluto. Siento orgullo por pertenecer a este sexo, no el débil, y sí el mayor a la hora de defender la ternura. Que muchas veces me falta debido al «escuatro» de cada jornada. Que muchas veces no me da tiempo para hacer todo lo que quisiera, que las 24 horas me van quedando cortas, pero me las arreglo como mejor puedo porque después de todo, en esta vida, por lo menos, estaré feliz de que me feliciten quienes recuerden la conmemoración del próximo día ocho.

Visto 1072 veces Modificado por última vez en Jueves, 02 Marzo 2017 12:09

Dentro de una semana habrá llegado marzo, en un abrir y cerrar de ojos ya arribaremos al tercer mes de 2017.

Incluso el Principito de Antoine de Saint-Exupéry se dejó seducir por los encantos y secretos de la zorra.

La gente vive obsesionada con ellas. Entre las múltiples manías impregnadas en cada cual esa es una que se repite.

Desde hace algún tiempo había pensado hablar de las parafilias.

No sé cómo pero todavía hay gente que tiene capacidad sobrada para sorprenderme.

Si me lo hubiera dicho otra persona pondría en tela de juicio la veracidad. Tampoco hubiera escrito nada al respecto, por las dudas supongo.

Pienso en el miedo y en las decepciones humanas, mientras procuro inventar para él un sueño feliz.

Una breve encuesta entre algunos de mis allegados masculinos me ha permitido corroborar cuánta importancia reviste para los hombres este asunto de ser el primero.

Ya había leído del intercambio de parejas, el rubor de la aldea se me subió a las orejas ese día, con todo y que procuro mostrarme moderna en temas de sexualidad como quiera que cada viernes les llega esta columna sobre tales menesteres.

Imagine esta escena: cualquier amiga que me lee,  llega a su casa, sin fuerzas para sonreír debido a la intensidad de la jornada...

Comentarios  

 
#7 NHM 03-03-2017 15:36
Hola a todos los que visitan esta columna a propósito del 8 de marzo les ofrezco este texto que resume la esencia de una mujer y para ti Liz este regalo.
“Una mujer es la historia de sus actos y pensamientos, de sus células y neuronas, de sus heridas y entusiasmos, de sus amores y desamores. Una mujer es inevitablemente la historia de su vientre, de las semillas que en él fecundaron, o no lo hicieron, o dejaron de hacerlo, y el momento aquel, el único, en que se es diosa. Una mujer es la historia de lo pequeño, de lo trivial, lo cotidiano, la suma de lo callado. Una mujer es siempre la historia de muchos hombres. Una mujer es la historia de su pueblo y de su raza. Y es la historia de sus raíces y de su origen, de cada mujer que fue alimentada por la anterior para que ella naciera: una mujer es la historia de su sangre. Pero también es la historia de una conciencia y de sus luchas interiores. También una mujer es la historia de su utopía”
Novela “Antigua vida mía” de Marcela Serrano
 
 
#6 telma 03-03-2017 13:16
Hola Liz, te sigo hace un tiempo, unos meses, un año, no sé, pero te sigo, me gustan tus artículos y como has dicho has descubierto parte de tu vida en ellos, pero eso no es malo, muchas personas critican, no te preocupes por ello, nunca ven la paja en su ojo... tus artículos son magníficos y cada uno tiene su sentido, así que el que no sepa encontrarlo que no lea... FELICIDADES POR LOS DOS AÑOS, POR EL 8 DE MARZO, POR TU BEBÉ, POR TU "L", en fin por ti misma, ¿no has oido a alguna amiga decir "me regalé esto por mi día", así que si otros no lo hacen por qué no hacerlo nosotras mismas y disfrutemos ese día 8-3 como si el universo fuera nuestro, como si todos los que están en él nos recordaran porque si en verdad no nos recuerdan nosotras sí nos amamos.......
 
 
#5 maylin 03-03-2017 10:29
Lis, toda polémica marca la diferencia, es normal, eres única, piensas por ti y lo expresas, ya eso te hace original, q no esten de acuerdo, llevas sólo dos años, imagina q podrá pasar dentro de cinco, eres excelente, te sigo hace poco pero he leido casi todos tus artículos, sigue así perfecciona donde creas q sea necesario, te seguiremos 10 y mas palante, felicidades por nuestro día, para ti y todas las q te acompañamos en cada artículo.
 
 
#4 sheily 03-03-2017 09:53
Me encanta su colunna y espero que se mantenga por mas años ,soy fiel lectora de ella todos los viernes. Muchas Felicidades
 
 
#3 NHM 03-03-2017 09:29
Hola Liz, soy una admiradora de tu obra y de tu forma de pensar, es verdad como bien dices conocemos a las personas según piensan y no he encontrado nada que me decepcione o que no pueda estar de acuerdo contigo, en ese oficio y en cualquier otro siempre va a existir personas que no compartan tu forma de pensar, concuerdo contigo en que este no es un espacio para la crítica, y sí para ejercitar el espíritu, para engrandecerlo. No debes desanimarte, eres grande como persona, así te veo yo, sabia en tu forma de enfrentar la vida. Felicidades por estos aniversarios. Seguimos la marcha.
 
 
#2 Inye 03-03-2017 09:16
Felicidades por los dos añitos, te sigo hace solo uno, y aunque no escribo todos los viernes, te leo, siempre te dije que me encantaba tu forma de escribir por la razón de defender tu criterio y posición a capa y espada, sin que esto represente estar de acuerdo contigo en algunos aspectos, ya el hecho de que tú seas mujer y yo hombre marca cierta diferencia, dime tú el hecho de ser dos personas totalmente diferentes, soy del criterio de que todo tema es discutible, y claro, quien lo discute, si es sincero, lo hace desde su forma de pensar, lo que no quiere decir que tengamos la razón, pero al menos defendemos nuestra posición. !Felicidades Pequeña!, doble, por los dos años, y por tu hermosa familia, y que siga creciendo. (la familia y el exito).
 
 
#1 Arquero 03-03-2017 07:45
!!Felicidades por los dos aniversarios y sobre todo por su apego a la ética!! Su trabajo siempre se agradece aunque como dice no siempre se este de acuerdo con todo.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar