lunes, 18 junio 2018, 17:18
Lunes, 13 Marzo 2017 06:05

Restaurantes y cafeterías remodelados: ¿Pura apariencia?

Escrito por  Alina M. Lotti/CubaSí
Valora este artículo
(19 votos)
Café Bohemio, ubicado en Malecón y calle D Café Bohemio, ubicado en Malecón y calle D

Arreglos y reparaciones capitales de centros de este tipo no deben dejar a un lado la exigencia y el cuidado por el buen servicio y la calidad de las ofertas.

Fotos: Annaly Sánchez/CubaSí


«Por 50 CUC, yo aso una pierna de cerdo, hago arroz congrí, una vianda frita, ensalada, un líquido y además, puedes venir a mi casa con seis personas». La amiga me dice siempre lo mismo cuando el tema de la conversación es la gastronomía que brinda el Estado, por diferenciarla de alguna manera de otra que, en los últimos años, ha aflorado en el sector cuentapropista, y que no siempre se hace acompañar del sello de calidad.

Me río cada vez que ella me hace la propuesta, y en más de una ocasión le he dado la razón, pues en visitas a varias instalaciones que funcionan en el sector no estatal de la economía —recordemos que toda regla tiene su excepción— me he marchado con algún tipo de insatisfacción.
 

Me ha ocurrido que la comida —por cierto, muy bien adornada— llega a la mesa fría, en ocasiones en cantidad insuficiente, no muy bien elaborada y, además, en la cuenta de pago en algunos lugares se incluye el 10% del total, cuando en realidad la prestación no merece propina alguna.

Por supuesto, en este saco no cabe todo el mundo. Hoy existen en la capital restaurantes muy atractivos, donde el buen gusto en la decoración y en otros aspectos se combinan muy bien con la calidad de lo que uno puede allí degustar. Es decir, uno no se siente timado. Apariencia y realidad son una sola.

Vayamos por partes

Al igual que en los deportes, en el tema gastronómico y de los servicios todo el mundo tiene comentarios. Los hay de lugares excelentes, donde el visitante quiere regresar por segunda vez, y también de aquellos que no merece la pena ni una, ni dos, y mucho menos tres veces.

El asunto tiene varias aristas. Vayamos por partes. Ya hemos dicho algo del sector cuentapropista, donde uno puede encontrar sorpresas de todo tipo, pero detengámonos en los lugares estatales, donde se ofertan diferentes tipos de comidas.

Una queja recurrente llegada a mí por diferentes vías está relacionada con la pizzería El Recreo, ubicada en las calles 41 y 44, municipio de Playa.

Yadira acostumbra a ir por lo menos un día a la semana para «dejar a un lado la esclavitud diaria de cocinar» y «porque me queda cerca de casa», pero no entiende cómo su esposo puede comer allí más de dos platos sin la más mínima calidad. La harina es una masa pegajosa que se te pega en el cielo de la boca, el queso no tiene sabor y el puré es rosado. Otra cosa que le llama la atención es que la pizzería no tiene olor a pizzas acabaditas de salir del horno. Ella critica el lugar una y otra vez, pero al final se deja caer en las trampas de la comodidad.

«Es verdad que los precios son módicos —me cuenta—, pero esto no tiene por qué estar divorciado de lo que verdaderamente debe ser una pizza, una lasaña o unos espaguetis».

Otra opinión que resulta común está relacionada con lo que se oferta en el emblemático restaurante El Cochinito, recientemente reparado. Belkis me dijo: «Fuimos ocho personas, y la comida, además de llegar fría a la mesa, venía por partes. ¡Así que imagínate, mientras unos teníamos el plato delante, otros estaban esperando! Una situación incómoda.


alt
El Cochinito, ubicado en 23 entre H e I

alt

Pío Pío ubicado en L entre 15 y 17


«¿En cuanto al servicio? No fue totalmente deficiente, pero sin dudas, no tuvimos la suerte de ser atendidos de una manera profesional».

¿Malta con leche condensada?


En busca de algunos testimonios sobre el asunto, Idalina se mostró dispuesta a narrar el suyo. Luego de darme una explicación abarcadora acerca del resultado final de la remodelación de que ha sido objeto el antiguo Dimar —ahora Café Bohemio— ubicado en Malecón y calle D, en el Vedado, «toda una belleza», contó la odisea de la malta con leche.

altCafé Bohemio, ubicado en Malecón y calle D

 

«El vaso era estrecho y largo y me sorprendí cuando vi lo que la muchacha me sirvió de leche condensada: apenas un dedo. Allí la malta sola (marca Bucanero) costaba 75 centavos de CUC; entonces me cobraron 1.25 por esa mínima cantidad de leche.
 
«Yo estaba con mi pareja y no quería crear problemas; me quedé callada y tragué en seco, como se dice, para no retirar el servicio, lo cual no acostumbro a hacer, pero iba con él y me dio pena armar el lío. Realmente me sentí burlada. A este lugar no voy más, a no ser a comprar refresco, malta o cerveza, o algo que venga embotellado».

Remodelar espacios, cambiar mentalidades

En los últimos tiempos —y no solo en La Habana, por lo que he podido observar en reportajes periodísticos televisados—, la reparación y remodelación de lugares que brindan algún tipo de servicio a la población (como, por ejemplo, restaurantes, cafeterías y otros) viene realizándose con mayor frecuencia y calidad, pues a estos menesteres también se han sumado las cooperativas no agropecuarias del sector de la construcción.

He sido testigo de cambios muy favorables y de trabajos muy bien hechos, donde el diseño está a la altura de los requerimientos contemporáneos. Sin embargo, estos centros, una vez abiertos al público, en ocasiones no responden en igual sentido por la calidad de las ofertas que brindan.


altEn la céntrica pizzería Buona Sera se sufre lo mismo que en El Recreo de Playa


Es muy seguro que el personal siga siendo el mismo de antes de la reparación, sin embargo, resulta necesario «apurar el paso» en cuanto a las exigencias, cambiar mentalidades y exigir a los trabajadores —al margen del trato afable, lo cual se supone— que los clientes deben marcharse satisfechos, no solo porque el sitio esté arreglado, limpio, bonito y con un televisor en la pared, sino porque lo que allí se comercialice tenga la calidad y cantidad adecuadas.
 
Demostrado está que no es cuestión de recursos, pues el mal trato al cual he hecho alusión en estas líneas no tiene que ver ni con condiciones de trabajo, ni con espacios feos y abandonados. Todo lo contrario. Se trata de la actuación de seres humanos, que puede —y debe— ser perfectamente modificada en aras de lo explicado anteriormente.

En el sector del comercio y la gastronomía todo apunta a que, de manera paulatina, irá pasando al sector cuentapropista. Es cierto que el Estado no tiene por qué ocuparse de estas pequeñas empresas de servicios. No obstante, quienes hoy dirigen centros estatales de este tipo deben velar por la integralidad del servicio.

Así que no desecharé la propuesta de mi amiga (que cocina muy bien) y la tendré en cuenta para la próxima celebración familiar. Es probable que todos quedemos satisfechos, y puede que hasta me ofrezca otro menú para valorar. Ya les contaré.

altRestaurante 7 Mares

 

alt
Restaurante
7 Mares

Visto 5458 veces Modificado por última vez en Martes, 21 Marzo 2017 16:32

Comentarios  

 
#26 Estrada 17-03-2017 11:02
Sencillo, recuerdan la película "El ala o la pata" de Luis de Funes, eso es lo que tienen que hacer.
 
 
#25 maykel 14-03-2017 17:31
El Pizzanella de calle 10 entre 3ra y 1ra en Miramar...Comen tarios x favor...saludos a todos...si no pueden darlos visitar el lugar...
 
 
#24 daniel 14-03-2017 17:27
El estado puede perfectamente tener estas cafeterias y restaurantes, lo que tiene que cambiar el pago a los trabajadores, si vendes cobras sino vendes no cobras, ha y no puedes tener perdidas ni faltantes, la tienen que pagar y control, pero no por inspectores que llegan con cara de fiesta y diciendo yo soy inspector para ver que le dan para llevar.
Control por personas que pueden tener su trabajo oficial y un encargo de visitar estos lugares como clientes y al final hacer una evaluación y enviar al gobierno para tome carta en el asunto empezando por votar a todo el mundo e invalidarlos a que vuelvan a trabajar en cualquier lugar de gastronomia o de servicios a la poblacion.
Ese es el mejor control, nadie sabe a quien le esta sirviendo y por lo tanto si metes la pata la paga.
podemos tomar ejemplo de otros paises que son evaluadores de renombre y le dan calificacion a los lugares y se publica en la prensa y eso es propaganda, cuantos chef de renombre no tenemos en nuestro país que seguro estoy que gustosos haran este trabajo, con el objetivo de rescatar la cultura culinaria y de los servicios en nuestro país.
 
 
#23 JOG 14-03-2017 09:26
Cuando comienzan a laborar estos establecimiento s, las primeras semanas todo marcha bastante aceptable, pasado el primer mes todo se torna en problemas, los productos para la confección de los platos no son los originales, en el caso de las pizzerias no hablar del puré de tomate y el queso, al mes esos productos no son los originales. La semana pasada un grupo de compañeros de nuestra Dirección nos pusimos de acuerdo para en el horario de almuerzo visitar la recién restaurada Pinova, pésima calidad y para colmo vellos en la pizza, sin comentarios.
 
 
#22 haydee 14-03-2017 09:03
Yo fui una de las victimas del Cochinito, te cobran una barbaridad y la comida es poca y la carne no sabe a nada, todabia si me digeras es poco arroz y bastante carne bueno se acepta ademas eramos tres y la ensalada de vegetales que nos pusieron en un platico de café se imaginan la cantidad que era, para tres personas a cuantos tomates y cuantos hilitos de col tocaron por persona?, lo otro era que en el menú habian mas de 4 paginas en la 2da ponian una variedad de platos con precios desde 30 hasta 40 o 50 pesos y cuando fuimos a ordenar uno de eso dicen ellos que eso no habia que lo que habia eran tables, tables que solo consistian en un liquido y un postre, liquido que solo era refresco de naranja o cerveza y para colmo a la hora del postre dicen ellos que se habia acabado y cuando le pregunté a la dependienta que me sirvió si me hacian una rebaja por no tener ellos postre que servir ella hiso el gesto de alargamiento de cara y bemba ese que solemos hacer los cubanos para decir "negativo por esa via", me faltó decir que la demora fue infernal 1 hora y creo que me quedo corta para al final traer un arroz recien hecho que aun estaba humedo. Al ir a ver al jefe de turno porque por supuesto no te dejan llegar al administrador y preguntarle lo del postre me responde: "Como que no hay postre? postre si hay lo que yo creo que solo quedaban trozos de fruta bomba", al momento sacaron una mermelada de mango super dulce era como que mermelada ligada con el jugo de la frutabomba, nada en fin que no voy mas nunkaaaaaa. Ojalá estos comentarios llegaran a oidos de quien pueda hacer algo para mejorar a calidad y los servicios porque la verdad es una pena, el lugar está bello, y si el gobierno no puede controlar eso que se lo den a los particulares que ellos si velan porque todo tenga calidad aunque los presios no sean muy modicos que digamos pero vale la pena. Como con los particulares eso no pasa? ellos si saben controlar bien sus bienes y que no les roben, que le pidan consejos a ellos.
 
 
#21 Porro 14-03-2017 08:43
Yo fui al cafe bohemia y me parecio una buena opcion para compartir. Al cochinito no he ido ni a buona sera asi que no se.
 
 
#20 Silvia 14-03-2017 08:33
El Estado invierte en remodelaciones, reparaciones etc y todo marcha bien los primeros días o semanas pero después...
La cremería la Ward en Sta. Catalina casi siempre con un solo sabor y el baño de las mujeres un pantano. En la pizzería Los Pinos Nuevos en Altahabana las pizzas y otras ofertas son incomibles.
Felicitaciones a los trabajadores de la pizzería El Bosque en Nuevo Vedado, dan muy buen servicio y buena calidad en sus ofertas.
 
 
#19 SAA 13-03-2017 18:12
Lo que no entiendo es que el estado continúe dedicando dinero a ese tipo de inversiones que traen mas problemas que beneficios.Al menos para el cliente.Siempre que veo un local nuevo (o remodelado) y del estado, pienso:se salvaron los que trabajen ahí, son los únicos que ganan por donde quiera que los vires, hagan o no lo que les toca. Y a los administradores el "problema" los engorda.
 
 
#18 Apolo 13-03-2017 18:07
Haber esa persona debio desde un principio haberse quejado sobre la malteada y no haberse quedado callada. En segundo lugar si no le gusto la cantidad de leche condensada que le sirvieron, le hubiera pedido un poco más a la persoba que la atendio, las personas hablando se entienden, ella no debio de haberse quedado callado por pensar de que si le decia algo entraria en una discución. Y si se hubiera dado el caso, o vas y te quejas con su jefe/a o simplemente te vas y no regresas más al lugar y punto. Ella tenia que hacerlo tan viral ni nada por el estilo. El nombre que le pusieron "la odisea de la malteada" en serio que les pasa no es para tanto. Ustedes se cogen las cosas muy a pecho.
 
 
#17 Mimita 13-03-2017 16:53
Gato, me parece que no tiene nada que ver que uno trabaje en un lugar de esos como dices para poder tener acceso y a cada rato a Cubasi, al contrario. Digo a lo mejor estoy equivocada.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar