jueves, 20 septiembre 2018, 19:55
Martes, 14 Marzo 2017 05:00

A propósito del transporte público: ¡Ómnibus vacíos, una maldad!

Escrito por  Alina M. Lotti/CubaSí
Valora este artículo
(6 votos)

Una ciudad con serias dificultades en la transportación de pasajeros no puede darse el lujo de que los ómnibus de determinadas instituciones realicen vacíos los recorridos.

Para venir a trabajar tengo que tomar carros obligatoriamente, me dijo un hombre mientras estábamos en la parada del P-6, frente a la Universidad de La Habana, unos días atrás. Entonces le pregunté el porqué de tal necesidad, y afirmó un tanto apenado: “es que padezco de mal de Parkinson y el molote de la gente me hace daño”.

La conversación transcurrió de una manera amena. Éramos dos cubanos hablando de la vida cotidiana, y en lo cual el análisis del transporte —quizás por el lugar donde estábamos y las circunstancias— nos ocupó buena parte del tiempo mientras allí esperábamos.

Así conocí que se desempeña como técnico de la construcción y que por estos tiempos trabaja en la reparación de las instalaciones del hospital Calixto García. Con un testimonio verdaderamente conmovedor, Iván narró las “peripecias” que enfrenta cada mañana cuando en una de las paradas de la populosa avenida de Diez de Octubre espera con “toda la tranquilidad del mundo” a que le pare un botero para llegar a su trabajo”.

De los boteros, todavía mucho por decir…

El comentario publicado en estas propias páginas Otra vez sobre los boteros: “Cortar las alas a la avaricia” propició varias opiniones.  Como es de suponer, algunos foristas mostraron claramente su posición al lado de los cuentapropistas con licencia de operación del transporte. En tanto otros —creo fueron mayoría— defendieron la tesis de que el Estado debe tener “mano dura” con quienes desde su función de transportistas “aprietan los bolsillos” del pueblo.

Han pasado varios días desde el 9 de febrero último (cuando el Gobierno de la capital anunció precios para los taxistas privados, debido al fraccionamiento de las rutas que desde hace algún tiempo venía ocurriendo) y la situación sigue siendo la misma. Es decir, no resulta cómodo salir a la calle y poder abordar un transporte de este tipo, ante las conocidas dificultades del transporte urbano.

alt


En conversación con choferes particulares y estatales he podido profundizar en varias aristas del tema que, por supuesto, en su gran mayoría justifican el actuar de estos cuentapropistas. Muchos de ellos alegan que el Estado no les proporciona ningún recurso, que el combustible es muy caro, que las gomas nuevas cuestan legalmente sobre los 160 CUC, y que conseguidas de “medio palo”, es decir de uso, se montan en los 50 CUC, para poner apenas dos ejemplos.

Sin embargo, la situación en muchos renglones se comporta de la misma manera que años atrás y los precios del combustible no han tenido variaciones significativas. Por lo tanto, la postura asumida es —a mi modesto modo de ver— incomprensible, pues según afirman algunos los llamados boteros siempre reciben ganancias. En tanto otros criterios señalan que ahora en los tramos cortos, al bajarse algunas personas, seguramente no faltará la demanda de otras.
 

Más de una arista tiene el problema

La situación del transporte en la capital se torna cada vez más difícil. Por tan solo mencionar una zona muy transitada y de mucho pasaje, está la avenida Boyeros, que conecta parte de la periferia de la ciudad con el centro. “Dicha ruta está imposible en las horas picos, cuando la gente se traslada hacia los centros de trabajo”, me comentó Irina, una muchacha que todos los días toma este camino.

Mientras tanto los capitalinos se preguntan qué solución va a tener todo esto si los boteros siguen actuando sin importarles los intereses de las grandes mayorías.

Ahora bien, hay un asunto que no abordé en el comentario anterior, y es el relacionado con el transporte de empresas u organismos, que traslada personal en determinadas horas del día, y que muchas veces pasa por paradas que están repletas de personas, y el chofer ni siquiera detiene el carro para brindar una respuesta, cualquiera que sea.

Hoy si los “boteros” están cuestionados por la población, también tienen que estarlo quienes montados como reyes en ómnibus estatales (de diversos tipos) —utilizando un combustible que no les cuesta un centavo de sus bolsillos— no son capaces de recoger al público, aunque esté lloviendo, y en el conglomerado estén presentes los adultos mayores, los niños o las mujeres embarazadas.

Recientemente, una dirigente sindical me contaba que en una provincia determinada el secretario del Partido cuando iniciaba una reunión de análisis presentaba fotografías del tema que se iba a discutir. Por ejemplo, si se trataba del transporte, pues llevaba en gráficas las pruebas fehacientes de lo mal hecho. Y así resultaba imposible ripostar su criterio.

No pretendo que ello deba convertirse en un método. Pero hace falta que quienes dirigen empresas u organismos, aquellos que tienen alguna responsabilidad con medios de transporte, asuman una postura de defensa de los intereses populares y, por lo tanto, respondan por la recogida de personas que están en las paradas u otros puntos, sin saber exactamente cómo y cuándo llegarán a sus hogares u a otros destinos. No les cuesta nada y van en la misma dirección.

En nuestro país el transporte público siempre ha estado en la picota pública, ha tenido bajas y altas. Y es cierto que, aunque el Estado nunca se ha desentendido de esta problemática, no resulta fácil solucionarla por numerosas razones, sobre toda por cuestiones económicas.

Usted no me dejará mentir y seguramente ha sido testigo de innumerables actos de indisciplinas en los ómnibus (saltos por las ventanillas, más de una persona sentada en un asiento, escrituras en las paredes del carro u otras). Eso también atenta contra la calidad de ese transporte que todos los días el pueblo necesita.

Algo por decir

Resulta imprescindible analizar muchas de estas cuestiones con quienes laboran en el sector —tanto en el estatal, como en el no estatal—, apelar a la sensibilidad, a los valores humanos y solidarios que siempre han caracterizado a nuestro país, pero también es fundamental detener la mirada en lo mal hecho, y tomar medidas drásticas sobre todo con aquellos que laboran con recursos del Estado y asumen una postura negligente e irresponsable con el pueblo.

La coyuntura actual reclama en las calles la presencia de los inspectores populares (primero vestidos de amarillo y luego de azul) quienes con gran sentido del deber detenían cualquier vehículo estatal para transportar a la población. Ellos, verdaderamente, dejaron una huella favorable por el servicio prestado.

alt

Debemos acostumbrarnos a “tomar los toros por los cuernos”, como dice el refrán popular. No podemos seguir alimentando la cultura paternalista. Quien abuse con la población —desde cualquier postura— debe ser castigado, y como bien se decía en la medida anunciada el pasado 9 de febrero último en relación con los cuentapropistas, quienes incumplan lo establecido estarán a expensas de retirárseles la licencia o podrá decomisársele el transporte privado.

 
De esta manera es menester actuar también con aquellos que manejan vehículos estatales y quienes dirigen organismos u entidades —sin pretender librar una cacería de brujas, ni mucho menos— que mantienen una postura indolente al respecto.

La población es digna de todo cuanto se haga por ella. Personas como Iván, un hombre que enfermo va a trabajar, no merece otra respuesta. 

Visto 2144 veces

“Un tema caliente”, dicen algunos, pero lo cierto es que algunos de estos cuentapropistas cada día “aprietan” más los bolsillos de los pasajeros.

La población se pregunta por qué se multiplica el valor del pasaje, si no se han aumentado los precios de los combustibles, ni variado las responsabilidades tributarias de los transportistas privados.

Capitalinos en las calles esperando transporte para llegar a su destino, y los "boteros" pasan vacíos ignorándoles, en la calle Reina de La Habana, Cuba, el 14 de febrero de 2017.

Comentarios  

 
#43 Joncito 18-03-2017 15:25
saben lo que pasa con esto que los transportes de empresas son de uso particular y sus choferes son sus dueños y los directivos no hacen el trabajo politico e ideologico con esos trabajadores egoistas que mañana también pueden estar botados en la calle y le daria furia que nadie los asistiera
 
 
#42 Joncito 18-03-2017 15:23
buenas tardes, les digo yá me dá mucha pena dar mi opinión cuando veo estos escritos, porque mañana y pasado y todo el año sigue ocurriendo lo mismo y lo que hacemos es mortificarnos con estas cosas que nadie las resuelve por falta de organizacion de unos pocos que tienen sus transporte seguro
 
 
#41 vilma 17-03-2017 10:54
Transporte, lo mas serio que puede pasar es que un Directivo o mas del Transporte pueda participar y dar una Respuesta a estas quejas, porque si no es asi que objetivo tiene que nos desahoguemos escribiendo estas paginas. Hoy ocurrio con la Ruta A40 lo mismo. no paro el carro 5463 a las 7:40 AM esta Ruta es el tramo GUANABO la HABANA, las paradas de Alamar MICRO (x) y la parada la Chusmita nunca paran, cuando me monte en la Guagua le dije al chofer el carro que paso delante de ti no paro, deberias de plantearlo en una reunion de tu Centro de trabajo, me dijo: Que el no haria eso que era una falta de respeto de mi parte decir algo asi y el y sus amigos que venian con el riendose y burlandose de la queja que yo le di. en otras ocasiones los choferes opinan que los carros vacios ellos no ganan dinero. Yo me pregunto es un acuerdo entre choferes, alternarse las paradas por el dinero y por eso se reparten las paradas entre ellos, para parar en la parada donde pueda recoger mas dinero y el servicio que ellos le tienen que brindar al puablo no importa, no tienen horario fijo y paran segun les convenga, para coger bastante dinero para su bolsillo ya que la alcancia no existe, cuando subes la guagua el dinero es para su mano, que falta de Respeto.
 
 
#40 Pereyra 16-03-2017 13:32
El cubano como siempre, ya lo tenemos en el cerebro. Vamos a dar una solución por un lateral y apartarnos del problema. Más inspectores.... ......... más salarios sin respaldo productivo por gusto. Este es el país de los inspectores y las inspecciones que resuelven poco y temporalmente. Se han tomado muchas medidas, algunas mejores que otras y han durado poco. El carro de los boteros es particular y si pagan su impuesto y no violan nada... pueden hacer lo que quiera entiendo yo. Las guaguas y los carros estatales que en un tiempo paramos en todos lugares... Pues luego dijimos que los choferes se estaban enriqueciendo y además nos ocupamos de maltratarlos y hacerlos talco, además de los caprichos... las personas comenzaron a parar los carros estatales para no caminar 2 cuadras POR FAVOR!!!
 
 
#39 Orlando 16-03-2017 11:17
Para mí no hay dudas que quien diseño la Diana DE UNA SOLA PUERTA fue un Sueco y no un Cubano. HA ESTA ALTURA VENIR CON UN GUAGUA DE UNA SOLA PUERTA CUANDO LLEVAMOS EXPERIENCIAS DE MAS DE 50 AÑOS UTILIZANDO ESTOS VEHICULOS Y SABEMOS QUE EL TRASIEGO DEL PASAJERO DEBE ORIENTARSE DE ALANTE HACIA ATRAS PARA UNA CORRECTA UTILIZACIÓN DEL ESPACIO Y MAS COMODIDAD. Indudablemente quien diseño no la monta. ¡¡ Que barbaros !! y que desperdicios de recursos. Saludos
 
 
#38 Orlando 16-03-2017 11:11
Yo honestamente no quería ni opinar sobre el tema pero es tanta la impotencia que siento que dije bueno ... si me dan la posibilidad de opinar entonces adelante pues. Vivo en Cárdenas a 16 kms de varadero y la mayoría de los empleados de ese afamado balneario viven aquí. Para su transportación se creó una empresa llamada TRANSMETRO que diariamente van y vienen sus carros en un sentido u otro. Hace algún tiempo, cuando iban vacíos paraban y recogían personal de la calle y era un gran alivio para la población y una doble función que se agradecía. pero desde que empezaron los camiones de $5 hasta Varadero los choferes de TRANSMETRO ahora no paran, dicen que "... a los camiones le pagan $5 y a nosotros $1, entonces váyanse en los camiones .." y desde entonces no paran. Van vacíos, con una indulgencia que espanta. Yo pregunto ¿cómo la dirección de la empresa TRANSMETRO orienta una cosa y sus choferes hacen otra? eso en cualquier lugar del mundo se llama indisciplina y el infractor puede quedar hasta cesante. Bueno aquí no pasa nada y nadie se preocupa. Saludos
 
 
#37 RAFAEL 15-03-2017 16:27
quizas, si a todos los vehiculos estatales les permitieran cobrar una tarifa puesta por el estado y controlada por medios de comprobantes por ejemplo ,por su empresa y de hay aunque sea un pequeño porciento para los conductores ayuden mas en la transportacion, muchos conductores estatales alegan que corren por su cuenta gran parte de la reparacion de ese vehivulo estatal que conducen
 
 
#36 yagdiel 15-03-2017 13:53
comparto la opinión de los que me antecedieron pero agrego que es una falta de solidaridad que el cubano deba pagar a particulares sumas que excedan más del 50% del salario que debe percibir en el día de trabajo para trabajar y que existan circulando carros estatales que poseen capacidad para cargar pasajeros a un precio módico y que aun así te indiquen o que no pueden cargar por que no se los permiten o que te hagan la seña tan de común que es o que van para allí delante o que están circulando solo en el área donde te encuentras, me atrevo a introducirme en el tema de los ómnibus de trabajadores de educación los cuales tengan los asientos llenos, vacíos o parcialmente llenos pasan por las paradas y no recojan, en Yaguajay, dichoso municipio de la provincia de Sancti Spiritus los carros pertenecientes a transporte solo circulan en horarios de la mañana y en las tardes el trabajador que sale de sus respectivos centros se afrontan a la difícil tarea de "FAJARSE CON LA BOTELLA", donde ya perdiste o invertistes los $17 pesos que obtuviste en la jornada (esto en mi caso ya que solo percibo 425.00), solo comento o transmito las inquietudes de muchos que como yo se enfrentan a la difícil tarea de ir a trabajar
 
 
#35 jabao 15-03-2017 13:42
que pasa aquí que nunca me han publicado un comentario será que lo que tiro son bombas, en ningún comentario ofendo a nadie solo digo la verdad
 
 
#34 ++sad++ 15-03-2017 13:36
DSR no estamos hablando de esas guaguas que son las menos y se sabe cual es el proposito, eyo vivo en playa y para llegar a mi trabajo cada dia debo enfrentarme a la proeza de coger un p4, y lo que desfila por ahi de guaguas DIANA vacias es mucho, estoy hablando de las seis y treinta de la mañana, bueno y de las youtong es mejor ni hablar porque al final a nosotros nos toca p4 y cuando te pones de suerte un rutero, los primeros dias de las medidas a los boteros no se si fue ilusion pero pusieron algo de refuerzo, incluso con rutas que llegan hasta coopelia, pero ya todo se derrumboooo, es agonizante salir tan temprano con el estres del transporte y que si no llegas en tiempo al menos en mi trabajo que es con reloj y la entrada a las siete y 30 y con reloj, es muy fuerte lo que se esta viviendo, demasiado estres.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar