miércoles, 20 noviembre 2019, 16:41
Viernes, 10 Febrero 2017 00:13

MIRAR(NOS): Fechas

Escrito por  Liz Martínez Vivero/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(3 votos)

La gente vive obsesionada con ellas. Entre las múltiples manías impregnadas en cada cual esa es una que se repite.

 

La gente vive obsesionada con ellas. Entre las múltiples manías impregnadas en cada cual esa es una que se repite. En distintos usos horarios todas las personas marcan sus calendarios so pena de olvidar. Al final no olvidan pero sería imperdonable que les pasara.

 

Aún con la premura del día a día, desde niños empezamos a contagiar a los demás con ese recordatorio generacional. Me pasa a mí, por supuesto, con el 30 de enero y el 16 de diciembre. Para los cumpleaños tengo mejor memoria o quiero tenerla, supongo.

 

El caso es que en las escuelas incluso nos piden memoria de elefante para ordenar hechos históricos, no por mayor o menor importancia. No. Piden que recuerdes la fecha exacta. Cómo si todo no fuera fortuito.

 

A mí me da por pensar que ocurrieron tal o “mascual” día porque las condiciones incluso meteorológicas formaron parte de la conspiración cósmica para el devenir histórico. Más que un trabalenguas, cuando algo está para que ocurra, sin duda alguna... ocurre. No importa cuánto intentes apresurarte o retrasarte, según sea el caso o la conveniencia.

 

Prefiero no poner mucho asunto en ello. Simplemente, la vida va mucho más rápido que nuestras pobres y cortas mentes. Humanamente hablando uno tiene sus límites.

 

Llegados a este punto, por favor, no me tilde de conformista, pero piénselo en serio, al menos por cinco minutos o quizás menos. Dedíquese a recordar todas las ocasiones en que esperó con mucha ansia la llegada de una fecha. ¿Pudo adelantar los días?

 

Nadie puede adelantar a sus días ni una hora, a no ser que, como dije anteriormente, el universo se confabule y excepcionalmente se le añadan uno o dos minutos, quizás segundos debido a cuestiones más dadas a la astronomía que al azar.


 
Y de tanto que pretendemos recordar, inclusive, de tanto que nos obligan a recordar me pregunto a estas alturas ¿de qué me sirven ahora las líneas de conexión gramaticales? ¿Y si la memoria se agota, por exceso de capacidad? ¿Por recordar la teoría de Pitágoras empiezo a olvidar el nombre de mi madre, por ejemplo?

 

No culpo a mis profes ni a nadie en particular. ¿De qué me sirve saber que Colón llegó el 12 de octubre? Honestamente, me hubiera dado igual el 25, el caso es que arribara a puerto ¿o no?

 

Si por guardar raíces cuadradas en mi cabeza empiezo a olvidarme de cuestiones más medulares, no me lo perdonaría. En medio de las nuevas tecnologías ahora, perdonen los matemáticos, no me sirven ni los productos y allí, en mi celular, puedo guardar recuerdos más recientes pero ¿y los de antes? ¿Los de mi primera vez caminando o hablando? ¿Cómo los recupero?

Visto 1074 veces

Comentarios  

 
#3 chicho 10-02-2017 15:39
Enteramente de acuerdo... odio tener que memorizar fechas, números, hechos... prefiero dedicar esas neuronas al análisis, pues, en definitiva lo memorizable está escrito en alguna parte, solo tiene que saber buscar... y encontrar... puede que usted domine con exactitud fechas históricas, pero si no domina el real significado del hecho en sí, de muy poco le vale...
 
 
#2 maylin 10-02-2017 13:02
Liz, es un honor primero, llevas el nombre de mi hija y segunda, el 30 de enero es mi cumple, si lo compartimos, sabras q no lo voy a olvidar, es la primera vez q escribe pero asidua lectora de tus articulos, creeme soy una viciosa de la memoria no olvido ningun cumple, pero del mio muy se acuerdan, q crees?
 
 
#1 pili 10-02-2017 09:22
!!!!!Guauu Liz te has metido en camisa de 11 baras... recuerda que estamos próximos a los exámenes de ingreso, ¿te imaginas si los estudiantes de 12 grado interiorizaran tu artículo y les diera lo mismo que la Revolución triunfó el 1ro que el 8?... me parece que estamos dotados para ciertas y determinadas cosas y esa es una de ellas... recordar... sí, recordar... cuan bella es la historia, la historia en general, tuya, mía, de un país, o es que ¿no quieres seguir recordando el 30 y el 16?, pues nada celebra entonces el 31 o el 17, si en fin, como dices, es lo mismo... jajajajajaja, no, no es igual, las fechas son recuerdos bellos de los acontecido.... te lo aseguro y aquellas malas fechas, pues, sí, olvídalas..... pero las buenas, no, guárdalas para siempre, ó guárdalas hasta que el Sr. Alzheimer te visite........ gracias por tus polémicos artículos...... ¿y sobre el Bebé, cuando escribirás?, ya queremos saber de él.... te pedimos que vayas pensando con Cubasí en un pequeño espacio para ese primer añito de ser madre.......
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar