sábado, 20 octubre 2018, 00:31
Miércoles, 08 Febrero 2017 07:43

Criollos de Caguas, de Cenicienta a campeón de la Serie del Caribe

Escrito por  5 de septiembre
Valora este artículo
(1 Voto)
Adalberto Flores Adalberto Flores

Con una soberbia actuación de sus lanzadores y elevado de sacrificio de oro de Jonathan Morales en la décima entrada con un compañero anclado en la antesala, los Criollos de Caguas conquistaron el título de la LIX Serie del Caribe de béisbol, con triunfo 1-0 sobre los Águilas de Mexicali.

Diez entradas tuvieron que batallar los puertorriqueños para exorcizar sus demonios, y tal como hicieron los Vegueros de Pinar del Río en San Juan-2015, mutaron de equipo Cenicienta del clásico caribeño a campeón de la competición por primera vez desde el año 2000, cuando los Cangrejeros de Santurce alzaron el trofeo.

 

Sin embargo, para la historia del conjunto es su cuarto título, el último de ellos ganado hace 30 años en Hermosillo, luego de los pergaminos de  1954 (San Juan) y 1974, también en la capital del estado mexicano de Sonora.

 

El ambiente era impresionante, de fiesta y expectación. Miles de personas dentro y fuera del Nuevo Estadio de los Tomateros de Culiacán aguardaban por la coronación del conjunto azteca y unos pocos –si todos periodistas– otorgaban chances a la nave boricua.

 

Y el partido fue una joya. Impecable desde todos los puntos de vista. Un legítimo duelo de lanzadores entre el soberbio staff de los mexicanos y el renacido cuadro de Caguas, que llegó al borde del abismo en la clasificatoria, con pleno de derrotas en sus tres primeras presentaciones.


Los abridores Adalberto Flores por los de Borinquen y Héctor Velázquez por los aztecas se enfrascaron en un soberbio reparto de ceros en cada entrada que lanzaron, incluso el boricua mantuvo a México sin hits ni carreras hasta el sexto inning con un out, cuando Jorge Carrillo disparó sencillo al jardín izquierdo.

 

Curiosamente, ambos iniciadores salieron del montículo por problemas en la mano de lanzar (ampollas). Sin embargo, el bullpen de cada equipo cumplió su rol a la perfección y los relevistas de ambos equipos siguieron colgando ceros hasta la conclusión de las nueve entradas regulares. Andrés Santiago y Miguel Mejía trabajaron cuatro episodios por Caguas, en tanto que los zurdos Tyler Alexander y Oliver Pérez hicieron igual por Mexicali.

 

Así, todo llegó a entradas extra y la presión tomó ribetes más estresantes. México iba a por su décimo título en estas lides y Puerto rico soñaba con su cetro 15, la segunda mayor cantidad de la historia, solamente detrás de los 19 que suman los equipos de República Dominicana. La mesa estaba servida para el momento cumbre.

 

Los Criollos abrieron la entrada número diez con doblete de Yadier Rivera, y acto seguido Jesmuel Valentín se sacrificó en toque de bola para llevar el corredor a tercera base. Todo ante el estadounidense Jake Sánchez, el mejor relevista de la Liga Mexicana del Pacífico.

 

Entonces, con un ruido ensordecedor en las tribunas, Jonathan Morales disparó elevado de sacrificio al jardín central y Rivera anotó la de la ventaja, la carrera del título, la raya que rompió con 17 años de sequía.

 

Del resto se encargó Miguel Mejía, quien cerró el final de ese décimo episodio a todo tren y finiquitó la coronación del Caguas.

 

Precisamente, Mejía se llevó el crédito de la histórica victoria, con un trabajo impecable de relevo durante dos entradas, en las que apenas admitió un imparable.

 

Y de la alharaca ensordecedora imperante en el estadio de Culiacán desde el comienzo del juego, todo pasó a un silencio sepulcral. Solo se escuchaba la celebración de los boricuas en el centro del diamante del moderno parque beisbolero.

 

Con razón más que sobrada, pues de estar al borde de la eliminación, los Criollos pasaron a dar la gran sorpresa del torneo, tras eliminar en semifinales a Venezuela y a México en el duelo por la corona.

 

Bolas redondas para cajas cuadradas, el béisbol es una ciencia tan inexacta que es prácticamente indescifrable. Cuando todos apostaban por México, Cuba o Venezuela, resulta que los boricuas dijeron presente y se llevaron el trofeo a casa.

 

Aquí, en Culiacán, los mexicanos ya ahogan las penas con puro tequila, pero seguro en Puerto Rico se vive uno de los momentos más espectaculares del presente siglo, la trascendencia de esta coronación de los Criollos será juzgada por la historia como algo único, relevante en extremo.

 

Atrás quedaron 17 años sin títulos. El patito feo de la competición se convirtió en cisne. La Cenicienta en princesa.

 

Puerto Rico campeón. Los Criollos y todo Borinquen a celebrar.

 

tabla numeritos finales juego final

Visto 316 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar