viernes, 16 noviembre 2018, 01:10
Lunes, 06 Febrero 2017 20:42

Carlos Acosta dedica salón de su compañía a relevante maestra cubana

Escrito por  PL
Valora este artículo
(5 votos)

El estelar bailarín cubano Carlos Acosta bautizó hoy el salón de ensayos de su compañía en esta capital con el apellido de su maestra en la etapa escolar, Ramona de Saá.

 

La profesora es como una madre para mí, aseveró el artista tras develar la placa acreditativa en la sede del conjunto fundado por él en 2016, hace menos de un año.

 

De Saá aún dirige la Escuela Nacional de Ballet Fernando Alonso, es Doctora Honoris Causa del Instituto Superior de Arte, y en 2006 obtuvo el Premio Nacional de Danza de Cuba.

 

Acosta recordó cómo la maestra lo preparó en 1990 para importantes concursos internacionales como los de Lausana, Suiza, donde ganó la medalla de oro, y el de París, Francia, en el que conquistó el Grand Prix, luego de haber tenido que ensayar en un piso de alfombra y concreto.

 

Según contó, el lugar de competencia estaba copado cuando llegaron y debieron acudir al salón de conferencias de la embajada de Cuba en Francia para ensayar.

 

Después, el entonces director artístico del English National Ballet, Ivan Nagy, invitó a Acosta, con solo 18 años de edad, a actuar con la compañía en calidad de primer bailarín y De Saá lo apoyó para firmar aquel contrato, incluso en contra de la voluntad de muchos, sostuvo el artista.

 

Ramona de Saá tiene todas las condecoraciones de la nación, pero yo quería sumarme a esa lista de lauros bautizando este salón como ella, expuso Acosta, quien hizo la mayor parte de su carrera como estrella del Royal Ballet de Londres y recibió el Premio Nacional de Danza en Cuba y en Gran Bretaña.

 

La profesora dijo sentirse muy emocionada con este reconocimiento y deseó éxitos a la compañía Acosta Danza, cuyas próximas funciones tendrán lugar los días 2, 3, 4 y 5 de marzo en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso.

 

Para concluir el acto de homenaje a la maestra, algunos bailarines del conjunto interpretaron Belles-Lettres, una inspiradora obra neoclásica del coreógrafo residente del New York City Ballet (NYCB), Justin Peck, sobre música del compositor francés César Franck.

 

Al decir de Acosta, la pieza -que estrenarán en Cuba en una temporada en el venidero mes de abril- es perfecta para la línea de su compañía.

 

Peck creó Belles-Lettres en 2004 para el NYCB y desde la primera puesta se convirtió en una de las cartas de triunfo del coreógrafo.

Visto 473 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar