miércoles, 20 junio 2018, 01:58
Lunes, 30 Enero 2017 17:13

El proceso creativo de Orietta Medina

Escrito por  Maya Quiroga/Especial para CubaSí

Desde 1994 Orietta Medina es la directora artística y general de la Compañía Teatral Hubert de Blanck pero, doce años antes había recibido una invitación del grupo Teatro La Candelaria, de Colombia, para participar en un festival en Bogotá, ciudad donde realizó una estadía de ocho meses.


“Así fue como aprendí acerca de los procesos de dirección desde la creación colectiva que estaba de moda en esos años. Tuve la oportunidad de trabajar y desarrollarme junto a Santiago García y su equipo de La Candelaria. También conocí el quehacer del Teatro Experimental de Cali (TEC) fundado en 1955 por Enrique Buenaventura”, recuerda.


Todos esos saberes los puso al servicio de la Compañía que actualmente lidera. Por eso, durante estos meses, Orietta ha estado muy ocupada en el trabajo de mesa y montaje de la obra Ha llegado un inspector, del autor inglés John Boynton Priestley, un título de la dramaturgia universal de principios del siglo XX.  


“Hasta ahora tenemos el texto literario que nos ha interesado por la solidez de su estructura dramática, porque aún tiene mucha vigencia y por la trayectoria del autor, un hombre muy controvertido y muy rechazado por su posición social y su ideología. Sus obras han sido muy estudiadas debido al manejo tan especial que él hace del tiempo y del teatro.


“Afortunadamente en la investigación nos hemos dado cuenta de que hay algunas puestas recientes de los años 2012 y 2013, en tres países diferentes. Lo que más nos sorprendió fue la película inglesa.


“Ha llegado un inspector habla de cómo la vida de alguien está marcada por la dependencia hacia los otros. A partir del suicidio de una joven de clase baja se realiza un análisis de  la sociedad inglesa antes de la I Guerra Mundial. Hay que pararse delante de los textos clásicos con una mentalidad más joven y más actual, pero rigurosa en cuanto a la calidad.


“El texto teatral saldrá como resultado de un proceso creativo luego de que tenga armados los temas, los propósitos y el objetivo más profundo. Estoy trabajando con once actores, para seis personajes, en un proceso colectivo donde les doy mucha participación a los actores. Me gusta que el punto de vista final tenga que ver con un colectivo comprometido. Eso también sirve para formar a los más jóvenes”, concluye la directora de la Hubert de Blanck.

Modificado por última vez en Viernes, 03 Febrero 2017 13:32

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar