jueves, 21 junio 2018, 21:29
Lunes, 30 Enero 2017 08:15

CRÍTICA DE CINE: Perfecta desconocida

Escrito por  Diana Castaños/Especial para CubaSí

A veces… ¿No te agobia hacer lo que se supone que tengas que hacer y no lo que quieras en cada momento?


Perfecta desconocida trata acerca de la identidad y de lo que esta lleva asociado. «Llega un punto, dice la protagonista de esta cinta, en que las personas a tu alrededor te empiezan a exigir que actúes según lo que ellos consideran. Ahí es cuando yo me desaparezco».


Este filme tiene como epicentro a una mujer que cada vez que se siente agobiada por la vida que lleva, se muda de ciudad y se autoinventa un nuevo nombre y profesión. En otras palabras, vuelve a empezar. Desde cero. Un renacer… sin pasado. Con nuevos problemas y no los mismos, que ya la tenían harta. Su solución, que no es perfecta, pero es la de ella, es huir. Huir y nunca más volver a ver a familiares y amigos que le pidan explicaciones por su ausencia.


Perfecta desconocida comienza con una cena donde una antigua pareja se reencuentra, después de quince años sin verse. Ella se presenta con otro nombre y finge no reconocerlo. Él, desconcertado, la lleva a confesarle su lado más frágil: ha cambiado de identidad —que es, hasta cierto punto, cambiar de vida—, pero regresa a él porque «fue la última persona que la conoció antes de que ella empezara a ser muchas y ninguna». La reunión de amigos, que en un principio aparenta ser muy superficial, pronto se convierte en un cuestionamiento al personaje que interpreta Rachel Weisz, la protagonista de esta cinta, esta perfecta desconocida que se nos presenta envuelta en un halo de misterio.


Le cuestionan qué derecho tuvo a cambiarse el nombre y la profesión. Deliberan sobre si lo que hizo es mentir o un acto de libertad. Al director Joshua Marston, sobre todo conocido por María llena eres de gracia (2004), no le interesa definir héroes ni errores. Cuál es el ser humano que sabe si está viviendo bien —o no— la vida que le ha tocado. Todos —mejor no absolutizar—, o al menos la mayoría, la intentamos vivir lo mejor posible. Nada más.


Marston, consciente de que la superficialidad con que explota el argumento de la cinta deja el destino de la película en manos de los actores. Rachel Weisz y Michael Shannon no lo defraudan: destilan en miradas lo que no se dice con palabras; logran una química muy especial que alcanza su clímax cuando comparten escena con Kathy Bates y Danny Glover.


Pero lo realmente trascendente de este filme es la pregunta. Qué pasaría si una persona, cansada ya de su vida, decide alejarse y empezar de cero en alguna otra parte, con una nueva identidad… otro nombre, otro corte de pelo, otra manera de actuar. Y qué si lo hiciéramos una y otra vez. ¿Es esto algo depravado, envilecido? ¿O es un acto de libertad al cual todos tenemos legítimo derecho?

Modificado por última vez en Lunes, 06 Febrero 2017 18:02

Comentarios  

 
#6 Almir U. Mestre León 05-07-2017 11:33
Vi esta película y me gustó, considero que hay que ser una persona con tremenda energía para emprender esas tareas, porque algunas de las profesiones que ejercía toman su tiempo de estudio, a veces yo también me canso de mi cotidianidad, pero nunca podría abandonar a mi familia y amigos sin dar un aviso.
 
 
#5 Yanet Nuñes 01-02-2017 15:51
La personas tienen derecho de acer con su vida lo que quieran.Es un acto de libertad al cual todos tenemos legítimo
derecho.Debemos de respeta el derecho de las personas
 
 
#4 baby 31-01-2017 14:08
Por supuesto que las personas tienen el derecho de hacer con su vida lo que quieran, cambiar lo que no les guste si lo desean, pero sucede que no es tan así, hay cosas que no se pueden cambiar, no puedes tirar todo a la deriva de una buena vez y ser otro, eso implica muchas cosas a mover, a dejar atrás, que a veces se resisten al cambio………………
En mi caso personal quiero ser siempre la misma, puedo cambiar pero todo tiene su encanto y si puedes tomar decisiones acertadas vas por buen camino, el asunto es que no se cambia así de un día para otro, la vida real es otra cosa ………………………..
Muy bueno tu artículo, siempre me gusta lo que escribes, no cambies ….
 
 
#3 laura 30-01-2017 13:23
hola a todos
yo pienso que cada cual tiene el derecho (por suerte) de hacer con su vida lo que quiera siempre y cuando no dañe con su actuar directamente a los otros o al menos a sus Otros significativos. .. sin embargo esto es muy poco problable pues complacer a todos es tarea imposible, agotadora y vacua
por otro lado cambiar de identidad de trabajo de provincia o de estado es siempre nuevo para los otros pero ...realmente cambiamos?? seguimos siendo nosotros mismos con los mismos demonios! a quien realmente queremos engañar??
 
 
#2 Butterfly 30-01-2017 11:05
Hola Dianita. porfa no vayas hacer esto tú. Ya sé que a veces te agobias cuando quieren imponerte estilos de vida pero no nos abandones.
 
 
#1 seguidora dcsg 30-01-2017 09:37
En mi opinión no hay ningún problema en querer empezar de nuevo. Toda persona en el mundo tiene derecho a recomenzar su vida si no está satisfecha con la que tiene. Sucede que lo que no debe ocurrir es que las personas pierdan su esencia y se conviertan en algo que no quieran ser por complacer a otras.
Interesante el articulo, me gustó...
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar