sábado, 23 junio 2018, 10:27
Domingo, 29 Enero 2017 12:56

El simbolismo de una visita

Escrito por  Eyleen Ríos
Valora este artículo
(1 Voto)

Desde el 29 de enero de 1959 la figura de Fidel sigue presente en el coliseo de la Ciudad Deportiva. Así la evoca, 58 años después, el capitán del Ejército Rebelde Felipe Guerra Matos.

Está en cada logro celebrado desde entonces, porque nacieron de su ideal y se multiplicaron con el impulso que asignó a un sector que tiene el privilegio de saberle inspiración permanente.

Así lo evoca, 58 años después de aquella histórica visita, el capitán del Ejército Rebelde Felipe Guerra Matos, designado por el líder de la Revolución para dirigir los primeros pasos de un deporte destinado a establecerse derecho del pueblo.

«Siempre habló de esas transformaciones, desde que estábamos en la guerra, en plena Sierra Maestra…», explica a JIT al repasar esas jornadas y el peso ofrecido por el Comandante en Jefe a una actividad que le motivo desde pequeño.

Guerra Matos resultó nombrado al frente de la Dirección General de Deportes en la tarde del 13 de enero de 1959 y a partir de ese momento fue convocado varias veces por Fidel, quien pese a otras muchas obligaciones reservó tiempo para trazar estrategias para el deporte.

Parte de esos planes fueron expuestos por el artífice del triunfo guerrillero en el referido encuentro del día 29, al que volvemos a acercarnos gracias a Guerra Matos.

¿Cómo se gestó su visita?

Después de mi nombramiento hablé varias veces con él, y le pedí que se reuniera con los directivos vinculados a clubes privados, la Unión Atlética Amateur y otros... Fue allí cuando expresó “Venimos decididos a impulsar el deporte a toda costa, llevarlo tan lejos como sea posible...” Esa fue la primera vez que hizo público tal concepto.

¿De qué manera fue acogido?

Fidel expresó libremente todo lo que se quería hacer con el deporte, y sus palabras se fueron cumpliendo a lo largo de los años, con la creación del INDER y todo lo que logró Cuba hasta convertirse en una potencia deportiva.

Pero inicialmente habría intereses encontrados...

Como siempre sucede cuando se originan cambios, hubo algunas discrepancias, sobre todo con la Unión Atlética Amateur, pero en general sus ideas fueron recibidas con mucha alegría y entusiasmo, y primó la decisión de llevarlas a cabo.

En momentos muy peculiares, además...

Eran tiempos difíciles para la Revolución, sometida a presiones y amenazas, y hubo que hacer mucho para mantenerse firmes, respaldando todas las transformaciones, porque no fue solamente en el deporte.

Como se sabe, llegaron también a la cultura, fue librada la campaña de alfabetización, se diseñaron planes con los campesinos, con las mujeres... Fueron años de cambios totales.

Pero siempre estuvo muy claro el camino...

Recuerdo que algunos periodistas me hicieron una pregunta cuando llegué a la dirección: “¿Qué ustedes conocen de deporte?” y les respondí “Muy poco, pero de la guerra no conocíamos nada y la ganamos”.

¿Algún momento de giro?

La participación en los Juegos Panamericanos de Chicago 1959 fue un gran fracaso. Al regreso de ese evento expresé que había llegado a la conclusión de que sin educación física no podríamos tener deporte, que sería imposible lograrlo de otro modo.

Por eso desarrollamos un gran movimiento al respecto, y trabajamos para desarrollarla en las escuelas, conscientes de que de tal manera crearíamos la base.

¿Con qué deportes disfrutaba más Fidel?

Le gustaban sobre todo la pelota y el boxeo, trataba de no perderse un juego o una pelea. Sin embargo, fue sobre todo un gran entusiasta de todo el deporte. Fue el alma, el creador, el impulsor, el director del deporte revolucionario.

Sus ideas se han llevado a cabo y creo que todos los que hemos pasado por la dirección de ese frente seguimos ese camino, desde que comenzó con un guerrillero hasta ahora, que contamos con un académico. Eso es evolución.

¿Qué valoración le dejan aquellos años?

Es una gran satisfacción que algo iniciado en fecha tan temprana como el propio enero del 59 diera origen a un movimiento extraordinario, capaz de aportar todo lo que ahora conocemos.

 

Visto 414 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar