viernes, 16 noviembre 2018, 12:45
Miércoles, 25 Abril 2012 05:59

Cuba denuncia el uso de información como arma de subversión

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Los países desarrollados monopolizan los servicios de información y concentran y manipulan una enorme cantidad de contenidos, por lo que "con demasiada frecuencia se impone la mentira, se manipula la historia.

 

Cuba denunció en Naciones Unidas como ilegal el empleo de la información con el interés de subvertir el orden interno de otros Estados, violar su soberanía y realizar actos de intromisión e injerencia en sus asuntos domésticos.

  Asimismo, repudió la agresión radial y televisiva que la isla sufre diariamente de parte del Gobierno de Estados Unidos en violación de Derecho Internacional y de las normas y reglamentos de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT).

Las imputaciones fueron presentadas por el representante permanente alterno de Cuba ante la ONU, Oscar León González, durante una sesión del comité de Información de la Asamblea General.

El diplomático recordó que esas agresiones norteamericanas contra la isla caribeña son objeto de la atención de la UIT y de la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones.

Esta última reconoció hace poco que a pesar de las numerosas solicitudes de la UIT, la administración de Estados Unidos no ha eliminado la interferencia perjudicial que causan sus ilegales transmisiones a los servicios de radiodifusión cubanos.

Las emisiones ilegales de radio y televisión contra Cuba tergiversan la historia y la realidad, alientan la emigración ilegal e incitan a la violencia, al desacato al orden constitucional y a cometer acciones terroristas, dijo León González.

Explicó que emisoras radicadas en territorio estadounidense transmiten hacia Cuba más de dos mil horas de radio y televisión cada semana por más de 30 diferentes frecuencias de onda media, corta y FM.

En 2011 se lanzaron contra Cuba 26 mil 320 horas de programación radial y televisiva y dos nuevas emisoras de onda corta comenzaron transmisiones subversivas contra la isla, agregó.

Apuntó que varias de esas estaciones pertenecen o prestan servicio a organizaciones vinculadas a conocidos elementos terroristas que residen y actúan contra Cuba en territorio norteamericano, con pleno consentimiento del Gobierno norteamericano.

Al mismo tiempo, el Congreso de Estados Unidos aprueba cada año más de 30 millones de dólares para esas acciones, lo que en menos de dos décadas eleva a unos 600 millones lo gastado por la administración con ese propósito.

En otro sentido, el diplomático cubano advirtió que el desigual acceso a las tecnologías de comunicaciones y la información incrementa cada vez más la brecha digital entre los países del Norte y el Sur y agudiza la carencia de equidad y justicia social.

Dijo que en 2011 los usuarios con acceso a Internet representaron el 37 por ciento de la población mundial y que en los países subdesarrollados esa proporción es de solo un 15, frente a un 70 en las naciones industrializadas.

Múltiples redes sociales permiten promover y diseminar diferentes temas, pero no pueden ser utilizadas por los 793 millones de adultos analfabetos y los 139 millones de niños y adolescentes que no gozan aún de su derecho a la educación, advirtió.

Indicó que los países desarrollados monopolizan los servicios de información y concentran y manipulan una enorme cantidad de contenidos, por lo que "con demasiada frecuencia se impone la mentira, se manipula la historia, se legitima la discriminación y se ultrajan la libertad de expresión y de información".

Ante esa realidad, el diplomático demandó vías que permitan un uso racional y una apropiación más social de las tecnologías de la información "no solo orientada a la disminución de las brechas tecnológicas, sino también a la disminución de las brechas sociales".

Visto 2185 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar