lunes, 18 febrero 2019, 23:21
Miércoles, 08 Febrero 2017 07:55

Javier Duarte: ¿Totí mexicano?

Escrito por  Arnaldo Musa/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(3 votos)
Javier Duarte Javier Duarte

La Interpol alertó a 190 países para la captura del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, quien durante seis años hizo todo lo malo que se puede hacer en este mundo, y más en México.



“El Señor Duarte se va a ir con todo lo que se robó y con toda tranquilidad a donde quiera del mundo”, decíame un amigo mexicano, al conocerse este jueves que la Interpol alertó a 190 países para la captura del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, quien durante seis años campeó por sus respetos e hizo todo lo malo que se puede hacer en este mundo, y más en México.

Pensaba que era imposible que alguien fuera a tener más maldad que Rafael Moreno, exgobernador de Puebla, estado al que convirtió en su feudo, pero le salió un competidor muy fuerte en Duarte, que por lo menos dejó un hueco del equivalente a 687 millones de dólares para dejar vacías las arcas veracruzanas.

Años de impunidad, una inocultable vida fastuosa, con compras de ranchos a donde acudía “la flor y nata” de la sociedad y artistas de todo tipo, a quienes estuvo ligado.

Lo cierto es que se tuvo que actuar contra él, porque las evidencias eran enormes y no se podían ocultar, e indicaron que, con su captura y castigo, podría ser un ejemplo para mostrar que el gobierno actúa al respecto.

Duarte, seis años como gobernador de Veracruz, había presentado una licencia de su cargo, siguiendo los consejos de sus amigos de la Cancillería, tras lo cual desapareció en noviembre último y fue ahora cuando se convirtió oficialmente en prófugo de la justicia, dándole tiempo a que huyera y hacerlo desaparecer.

Ya su nombre había surgido a la luz con el escándalo de las medicinas robadas y sustituidas por otras que eran de la más pura  “birria” (basura), incluso algunas para tratar de combatir la aparición del cáncer en la niñez.

Hasta ahora los cargos contra él presentados por la Procuraduría General de la República (PGR) son la de responsable de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, en hechos por los cuales ya fueron detenidas otras nueve personas.

La PGR aseguró que ‘‘no hace ningún pacto con ningún delincuente’’, tras recibir del Servicio de Administración Tributaria 34 denuncias por la transferencia ilegal de más de 600 millones de pesos hacia empresas fachadas, en las cuales estaban involucrados su colaboradores y otras personas, con el fin de desviar recursos del erario veracruzano.

Esta sería la primera consignación que la PGR realiza en contra del exgobernador con licencia, ya que hay otras tres indagatorias más, por los delitos de enriquecimiento ilícito, peculado e incumplimiento del deber legal.

Estos son hechos que se repiten en la historia política mexicana, y lo más doloroso es que hacen presentar a la nación sumergida en un mar de corrupción e impunidad.

Todo lo anterior se sabía, se conocía, pero no se había hecho nada hasta ahora, y en este contexto, el reportero del semanario Proceso, Noé Zavaleta, había presentado su libro “El Infierno de Javier Duarte, crónica de un gobierno de crueldad y corrupción”, arrostrando el peligro que ello representa, porque no es la primera vez que hacen desaparecer a periodistas que denuncian a la delincuencia.

Al presentar el libro en el Instituto de Investigaciones Histórico Sociales de la Universidad Veracruzana, afirmó que este documento de 20 relatos, es una fotografía de Duarte llena de claroscuros, “cuentos que no son ficción, y que documentan el desastre, la corrupción, la inequidad, junto a datos duros y las voces de las víctimas”.

Realmente, este problema comenzó antes del 2010, cuando Duarte asumió la gobernación estadual, sino mucho antes, y lo que más aturde es que haya habido tanto silencio, y es ahora que las autoridades actúan, ya tardíamente, algo que se puede comparar cuando un médico hace una operación que se dice perfecta, pero el paciente muere.

Corrupción, impunidad e incompetencia van de la mano en un estado que durante el gobierno de Duarte ocupó el primer lugar nacional de desapariciones forzadas, con 17% de las ocurridas en el país.

En total, hay 950 personas desaparecidas, de ellas 650 son jóvenes. En el sexenio se reportaron 15 fosas clandestinas, de las cuales se sacaron 170 cuerpos no identificados. Hay que señalar que el hoy exgobernador era amigo personal del Chapo Guzmán, uno de los más importantes jefes del narcotráfico mexicano, deportado recientemente a Estados Unidos.

Y esto es solo la punta del iceberg que dudo se desnude completamente, porque se actúa ladinamente, para que todo el mal quede encerrado en Veracruz.

Visto 2102 veces

Comentarios  

 
#1 Rafael Cantero Pérez 08-02-2017 13:46
Jeje, lo más bonito es que los grandes medios no exacerban esta noticia, si eso ocurriera en uno de los países del Alba, hubieran pedido hasta una intervención militar, ¡puaff qué hipocresía!
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar