viernes, 16 noviembre 2018, 13:11
Martes, 24 Enero 2017 04:25

DE CUBA, SU GENTE: La vida en rosa

Escrito por  Diana Castaños / Especial para CubaSí
Valora este artículo
(10 votos)
Ver, vestir, sentir y vivir la vida en rosa Ver, vestir, sentir y vivir la vida en rosa

-En cada persona duerme una sensación de la vida conforme al amor. Si una persona niega el amor no hace más que, abiertamente, manifestar un fracaso, una carencia.

O al menos eso fue lo que le dije a Zaydit cuando se quejó de que el padre de su hija nunca supo amarla como ella necesitaba.


Estábamos sentadas en un restaurante, muy cerca de El Morro, y comíamos mirando al mar. La hija de Zaydit, de ocho años, esperaba por su plato de comida mientras movía los pies al ritmo de los golpes que daba con su tenedor en la mesa.


-¿Esa ideología tiene algo que ver con el color monocromático de tu vestuario? –me preguntó Zaydit mientras empinaba una copa de vino blanco.


Se refería a que desde hace unos días ando exclusivamente vestida de color rosado. Creo que es inevitable confesarlo: metí en mi lavadora todos mis atuendos –incluidos mis dos pares de tenis y unas sandalias- y le eché encima dos pomos de tinte color rosa. Luego fue cuestión de tiempo y de movimiento para que toda mi ropa se veteara de rosado, como si de estética punk se tratase.


-Es que este año –le expliqué a Zaydit- me he propuesto ver la vida color de rosa.


-¿No significa eso una manifestación abierta de un fracaso, de una carencia?


Iba a responder… a decir algo así como que la rosa no es rosa, sino proyecto de rosa continuamente renovado, pero la camarera interrumpió: puso sobre la mesa esa cesta de pan con mantequilla que colocan en ciertos sitios, previo a la comida.


Al momento la hija de Zaydit adelantó la mano y cogió cuatro panecillos, que engulló totalmente. Zaydit hizo que los escupiera. La niña montó una pataleta que fue el centro de atención del restaurante por cinco largos minutos. Cuando se calmó, Zaydit le dijo que no se debía empezar a comer hasta agradecer a la camarera por traer la comida, a ella misma, por pagarla, y a Dios, por darle dientes para poder comerla.


-O sea –insinué a Zaydit-: ¿Para ti la respuesta está en agradecer?


-Claro –declaró con tono irrefutable- si agradeces lo suficiente verás la vida color de rosa.


La hija de Zaydit, demasiado pequeña para desobedecer, se secó las lágrimas, recitó tres veces la palabra gracias y se volvió a meter en la boca los cuatro panes que había –recién- escupido.

Visto 2275 veces Modificado por última vez en Martes, 24 Enero 2017 20:27

Escuchamos música pop porque nos sentimos desgraciados o nos sentimos desgraciados porque escuchamos música pop. El caso es que somos desgraciados.

Di una fiesta en mi apartamento. No porque fuera inicio de año. (No me gusta demasiado esa idea: si algunos días son declarados de fiesta es porque los demás no merecen esa categoría).

Algún día escribiré sobre todo lo que he perdido: paraguas, novios, amigas, trabajos...

La verdad es que me la paso mirándole las axilas a la gente. No sé por qué. Ha sido así desde siempre. Desde que recuerdo.

Mi mejor amiga se fue para Rusia hace dos días. Me dejó a Christian, su hijo de ocho años, para que lo cuidara.

Qué les cuento de Daniel. Es hermoso. Y sexy. Y endemoniadamente viril. Es el dueño de una editorial española para la cual llevo par de meses trabajando.

Reinaldo es profesor de radio en el ISA. Su asignatura se llamaba Psico-exaltación Auditiva y trata sobre el efecto psicológico que provocan los sonidos en las personas.

Años sin ver a Yalina, sin saber de ella y sus tenis raídos, y entraba ahora en El Floridita, con el mismo viejo de antaño en silla de ruedas.

Hace unos años me enamoré de Darío Grandinetti. No de Subiela ni del personaje de El lado oscuro del corazón, ese que le llamaba nutria a su pene. No. De Darío Grandinetti, cuando aún tenía pelo.

Se llama Mariela y es autista. No del estilo Dustin Hoffman, que cuenta la cantidad de fósforos que han caído en el suelo de un vistazo y que grita «¡Rain-Man! ¡Rain-Man!».

Mi primo, trago en la mano, me confiesa lo que le pasó en la última consulta de fertilidad que tuvo.

Comentarios  

 
#15 anonimo 27-01-2017 11:02
Diana, te conozco hace muchos años porque trabajamos juntos y creo que era una persona muy autentica y muy leal. ademas eres una de las mejores escritoras que he leido en la nueva narrativa cubana.
 
 
#14 Dalia 26-01-2017 12:46
Diana, me encanta lo que escribes, no sé por qué y esa es la magia que me regalas cada jueves. De todos los que has escrito el que más me gusta es el primero que publicaste en esta sección. Gracias Diana, te espero cada jueves... no faltes!
 
 
#13 Pucha 26-01-2017 11:33
Muchas felicidades por tus historias, ellas siempre me hacen ver la vida de otro color, entre ellos el ROSA, aunque eso depende de nuestra perspectiva de ver la vida y de enfrentar los problemas. Sigue así, con tus historias no necesito psicoanalista. Gracias por existir......
 
 
#12 Butterfly 26-01-2017 10:01
Felicidades Dianita, veo que has salido del bache en que estabas. La vida tendrá el color del tinte que echemos en la lavadora jajajaja.
 
 
#11 Mayelin 25-01-2017 16:36
Hace algún tiempo estoy leyendo tu columna no entiendo a veces de que va todo lo que escribes pero no puedo dejar de reconocer en mi modesta opinion (aclaro)que tienes una forma de escribir muy peculiar que atrae a quien te lee, pues yo no soy de las que simpatizan con lo que escribes y te lo confiezo haz logrado que te busque para saber cual es tu proxima anecdota.Te felicito porque considero que hay que tener mucha valentia para compartir sus desiciones de vida y tus intimidades con personas ajenas que a lo mejor no entienden tu punto de vista y de esa forma quedas expuesta a ser cuestionada y criticada.Nunca habia escrito y espero no sea la ultima vez No te entiendo pero te Leo Ok Felicidades
 
 
#10 Li 25-01-2017 10:03
Me gustó el artículo. Ciertamente aunque haya matices y variedad de colores, siempre está el rosa, es una filosofía de vida. La clave está en agradecer, como dijo tu amiga. Esa parte en particular me activó el interés porque he leído sobre ese tema y agradecer es una de las claves para junto con el amor, tenerlo todo en la vida, todo lo que nos propongamos.
 
 
#9 FSB 25-01-2017 09:43
Este está mejor..., sigue así. No vuelvas a desplomarte...
 
 
#8 pili 25-01-2017 09:23
Mi niña, es cierto como muchos dicen: "la vida esta llena de matices y colores", PERO.. y si querer verla color rosa es tu gana?, ¿a quien le molesta, a quien le importa?, qué importa si el color azul lo quieres ver rosa, qué importa si el color gris lo quieres ver rosa...lo importante es que buscaste un color, ese rosa que tambien forma parte de nuestro cromatismo, así que pá lante y no te detengas y sigue viendo todo cómo se te antoje, que eso, ¿quien dijo que eso es una manifestación abierta de un fracaso, de una carencia?, eso es una manifestación abierta de tu éxito, de tu voluntad de ver los colores que quieras, ni tampoco es una carencia, por el contrario es una abundancia del color rosa que por lo visto es tu preferido para este 2017......EXITO S EN TUS SUEÑOS......... .....
 
 
#7 baby 25-01-2017 08:44
Lo dice una canción de Ricardo Arjona “o aprendes a querer la espina o no aceptes rosas, las nubes grises también forman parte del paisaje”………
La vida siempre no es color rosa, pero porque no intentarlo, al hacerlo demostramos que estamos preparados para vivirla con sus altas y bajas ……………………..graci as por sus artículos, usted es un ejemplo de lo que expreso
 
 
#6 claro 24-01-2017 22:15
Siempre busco tu tiempo en el cubasi,me encanta lo que escribes,y sobre todo abto a la imaginación el final.Gracias.. .
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar