lunes, 22 abril 2019, 16:33
Viernes, 06 Enero 2017 13:37

¡Soy Fidel!, ¡Soy Fidel!, un grito que resuena en el pueblo

Escrito por  Tania Rendón Portelles / CubaSí
Valora este artículo
(1 Voto)

¡Soy Fidel!, Soy Fidel! fue el grito que resonó hoy en Sancti Spíritus, al evocar el paso de la histórica Caravana de la Libertad por Sancti Spíritus, con el mismo fervor de aquella madrugada de hace 58 años, cuando este pueblo recibió al Comandante en Jefe.

   Un mar de gente se reunió frente a la actual Biblioteca Provincial Rubén Martínez Villena, desde donde Fidel, al dirigirse a la multitud bajo frío y una llovizna finísima, expresó: “Si las ciudades valen por lo que valen sus hijos, si las ciudades valen por el espíritu y la moral de sus habitantes, por el fervor de sus hijos, por la fe y el entusiasmo con que defienden una idea, Sancti Spíritus no podía ser una ciudad más.”

 

   El veterano del Ejército Rebelde Alcibiades Aguiar, quien formó parte de aquella marcha triunfal, recordó a la ACN que serían cerca de las dos de la madrugada cuando el líder de la Revolución Cubana reconoció la valentía del territorio al manifestar que fueron muchos los oficiales de la región que se habían distinguido en la lucha contra Fulgencio Batista.

 

   Ese día Fidel se bajó de un blindado y lo subieron hacia el edificio de la entonces Sociedad El Progreso -hoy Biblioteca Provincial-, mientras todo el mundo gritaba: “¡Fidel!, ¡Fidel!”, y de la multitud enardecida salía un clamor tremendo, señaló Aguiar.

 

   Fue aquí, ante la presencia de miles de personas, donde anunció que la Revolución NO sería una tarea de un día, ni de dos, ni de tres, que nuestros males no encontrarían solución de la noche a la mañana y que sería preciso trabajar mucho, dijo Oscar Alonso, el también integrante de la columna número siete Abel Santamaría Cuadrado.

 

   Hoy se reedita la caravana de forma diferente porque ya no está con nosotros Fidel; sin embargo, sentimos en lo más profundo del pecho ese amor incondicional hacia el proyecto socialista cubano, manifestó Melissa Pérez, una pionera de quinto grado.

 

   Es así que con infinito orgullo se alzaron en la ciudad espirituana las banderas nacional y del 26 de Julio, mientras que cada persona levantó su voz otra vez para decir “!Yo soy Fidel!, ¡Yo soy Fidel!, ¡Yo soy Fidel!”, un grito que hace retumbar la tierra y que ahoga a un país, estruja corazones e ilumina rostros.    

Visto 472 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar