domingo, 18 noviembre 2018, 03:20
Lunes, 26 Diciembre 2016 06:00

JOVEN Y ARTISTA: «La juventud creativa puede ser eterna»

Escrito por  Yuris Nórido/ CubaSí
Valora este artículo
(4 votos)
JOVEN Y ARTISTA: «La juventud creativa puede ser eterna» FOTOS: CORTESÍA DEL ENTREVISTADO

Desde hace un tiempo, Daniel Chile ha presentado credenciales como realizador. Ya sueña con un largometraje de ficción. Lo entrevistamos.

Daniel Chile (La Habana, 1987) es hijo de Roberto Chile, uno de los más reconocidos fotógrafos y realizadores audiovisuales de Cuba. De casta le viene al galgo. Pero mientras el padre se inclina por el documental, al hijo le interesa sobre todo la ficción. Ya ha dirigido tres cortometrajes, que han tenido buena acogida entre el público y la crítica.


—Antes de ser un realizador, te graduaste como actor. ¿Qué queda de ese oficio en ti? ¿Qué te ha aportado? ¿Lo has dejado del todo atrás?


—La Escuela Nacional de Arte me dio la posibilidad de vivir en carne propia el gozo y la complejidad de interpretar los problemas que enfrentas cuando construyes un personaje, los diferentes enfoques de una actuación a partir del tono, el estilo, el género. Todo ese proceso me dotó de sutiles herramientas a la hora de enfrentarme al reto de conducir a un actor por el camino de lograr una interpretación honesta y emotiva. No he dejado completamente la actuación, de una forma u otra está presente en mi vida cotidiana, pero la realización de cine demanda mucho tiempo de estudio y de trabajo. Nunca se sabe, quizás algún día vuelva a actuar. Si así ocurriera, sin dudas, lo disfrutaré.


—¿Cuándo supiste que te interesaba la realización? ¿Por qué?


—Desde niño observaba trabajar a mi padre y descubría en el visor de su cámara lo que él acababa de filmar, y era el primer espectador de algunos de sus trabajos una vez terminados. También veía películas, leía. Todas esas vivencias fueron calando en mí, y sin proponérmelo, me fui acercando cada vez más al mundo audiovisual. Recuerdo que en la secundaria vi la película American Beauty. Fue impactante para mí enfrentarme a una historia de tal magnitud. Tuve la certeza de que las emociones que había logrado esa película en mí eran una experiencia única y sentí que valía la pena apostar por un arte capaz de hacer vibrar los sentidos y tocar fibras profundas. Y luego, recién graduado de la ENA, llegó a mí Amores Perros, ópera prima del cineasta mexicano, Alejandro González Iñárritu, que encendió la luz de mi camino: el cine de ficción.

 

daniel chile 03


—¿Qué tipo de historias te seducen? ¿Cuáles no te seducirían nunca?


—No me seducen las historias que se estancan y que muestran la vida tal y como es. Me interesan las historias que narren algo trascendental de la vida de un personaje y que lo haga cuestionarse su mundo personal y su realidad. Una historia poderosa que remueva al espectador, que lo incomode, que lo haga reflexionar y le sacuda el alma. Esas son las historias que siempre me han atraído como espectador y por las que apuesto como realizador.


—De todo el proceso de trabajo en la realización de un filme, ¿qué parte es la que más te gusta? ¿Cuál es la que menos?


—En mi caso, que solo he realizado cortometrajes de ficción, te puedo decir que todas las fases creativas son complejas. Desde la concepción de la idea, la redacción del guion, la búsqueda del presupuesto, las emociones del rodaje y el desafío de la edición y la posproducción. Todas son fases atractivas, que demandan atención y esfuerzo, siempre que exista seguridad en lo que se persigue. El rodaje me encanta, lo sufro y lo disfruto, con él te frustras y desistes, o te curtes y creces. Se comparten experiencias, conocimientos y amistad con un grupo de profesionales que se juntan con un objetivo común: hacer cine. Después te enfrentas al trabajo con el editor, la música, la posproducción de imagen y sonido, procesos atractivos, pero más solitarios.


—¿Ser hijo de tu padre ha sido una ayuda o un límite en tu carrera?


—Ser hijo de alguien tan reconocido en el mismo arte que te desempeñas puede ser una limitante, pero en mi caso es un placer. A mí siempre me interesó más la ficción y he contado con su apoyo en todos los sentidos. A lo largo de estos años hemos creado una profunda relación de padre e hijo, pero también de amistad. Mi padre ha construido su vida con notables experiencias tanto humanas como profesionales; yo intento tejer mi propio camino con mis sueños e inquietudes. Nos respetamos mutuamente, nos aceptamos como somos y nos ayudamos uno al otro tanto en la vida como en los proyectos que emprendemos.


—¿Cómo fue (o cómo es) trabajar con tu padre?


—Mi padre ha sido director de fotografía de dos de mis cortometrajes y jamás sentí la presión de estar trabajando con un padre. Siempre respetó mis ideas, me apoyó y se unió con humildad al equipo aportando experiencias, con profesionalidad y entrega. En mi último cortometraje fue el productor. Gracias a su gestión y a la ayuda de afectuosos amigos e instituciones, pudimos emprender mi cuarto cortometraje. Mi padre siempre me tiende su mano, me da aliento y fuerzas para continuar mi camino.

 

daniel chile 02


—¿Qué incidencia tiene Cuba, su contexto, en tu obra?


—Cuba y especialmente La Habana están constantemente en mi obra. Me encanta caminar por la ciudad, descubrirla, conversar con la gente, disfrutar su poesía, sus luces y sus sombras, sus ruidos. Todas las historias que concibo, desde los personajes hasta la trama, están marcados por esta ciudad, que es mi país. La Habana es inspiradora, no es un telón de fondo, sino un personaje más en mis historias.


—Lo que realizas, ¿se parece a lo que sueñas?  


—Si se pareciera ya hubiera dirigido una película de fantasía. Es difícil igualar el poder misterioso y abarcador de los sueños. Como todo el mundo, lucho por mis sueños, los alcanzables, sin desmayos ni falsos optimismos. Cada mañana me levanto con una sensación de esperanza.


—¿Cuáles son tus referentes artísticos? ¿Directores? ¿Actores? ¿Quiénes?


—A lo largo de estos años he admirado la obra de grandes cineastas, desde los clásicos como Billy Wilder, Alfred Hitchcock, Orson Welles hasta los que vinieron después, Stanley Kubrick, Woody Allen, Spielberg, Almodovar. También he seguido de cerca la obra de cineastas más contemporáneos como Darren Aronofky, Denis Villeneuve y latinoamericanos como Alfonso Cuarón, Carlos Carrera, Juan José Campanella y Fernando Meirelles. Y como detonante, Alejandro González Iñárritu, cineasta que me ha marcado por su manera de llevar los conflictos humanos a la pantalla. Todos estos cineastas, y muchos otros, me han inspirado e impulsado a incursionar en el cine, a seguir adelante - cuesta arriba -  sin desmayos ni miedos.  


—¿Te molesta que te pongan la etiqueta de «joven realizador cubano»?


—Nunca me han interesado las etiquetas. Pero sí, soy joven, soy realizador y soy cubano. Mi sueño, como el de muchos de mis contemporáneos, es hacer cine. En el mundo hay cineastas jóvenes de edad, pero anticuados en sus conceptos artísticos. Otros, como Martin Scorsese, superan los 80 años y llevan consigo la fuerza y la sagacidad de un veinteañero. Esa es la frescura y la garra que no debe arrebatarte el tiempo. La juventud creativa puede ser eterna.


—¿Hasta qué punto es complicado ser un joven realizador cubano? ¿Cuáles son los retos?


—Es complicado porque vivimos en un país con escasos recursos, y eso inevitablemente impacta en el cine. Nuestra cinematografía realiza muy pocas películas al año y es una ardua tarea obtener los recursos imprescindibles para rodar. El cine es un arte costoso, que requiere tiempo y fondos, involucra a muchísimas personas, y en ocasiones, por situaciones ajenas a tu propia voluntad, no logras lo que te propusiste desde un primer momento. El reto mayor es luchar con inteligencia contra todas esas barreras y trabajar cada minuto para seguir creciendo como realizador y como ser humano.


—¿Qué película quisieras hacer? ¿La tienes en planes?


—Ahora mismo estoy inmerso en la post producción de Atrapado, mi cuarto cortometraje de ficción. Espero presentarlo el año próximo en el circuito de festivales de cine dentro y fuera de Cuba. Y sí, estoy moldeando ideas para un futuro largometraje de ficción, donde indagaré en los conflictos de la naturaleza humana, en una historia intensa y emotiva, que tenga lugar en La Habana de estos tiempos: mi Habana.

Visto 4895 veces Modificado por última vez en Lunes, 03 Abril 2017 09:56

Comentarios  

 
#2 Jorge Luis Morales 27-12-2016 07:59
Me alero por Daniel, lo conocí cuando era alumno de la ENA y yo profesor de esa escuela, pero de Variedades, ya pintaba maneras y ahora veo sus éxitos, un abrazo y que continúe adelante por ese camino, el esfuerzo siempre da sus frutos.
 
 
#1 Indira 26-12-2016 11:46
EXCELENTE ENTREVISTA. FELICITO A DANIEL POR ESE TALENTO Y ESAS GANAS DE HACER... SERÁ UN GRAN DIRECTOR, ESO SEGURO.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar