jueves, 18 julio 2019, 09:55
Viernes, 02 Diciembre 2016 15:11

Un descendiente de Maceo jura seguir siempre a Fidel

Escrito por  ACN
Valora este artículo
(1 Voto)


Firmé mi disposición de cumplir el concepto de Revolución que nos lega Fidel, fui donde estaba el libro y voy a donde haga falta, dijo Reyns Maceo Portuondo, bisnieto de Mariana Grajales, la legendaria mambisa, y sobrino nieto del Lugarteniente General Antonio Maceo.


 


En ningún otro país, expresó, un líder tiene el valor de desafiar a un presidente de la potencia más poderosa de la historia, como el Comandante lo hizo muchas veces, recuerdo cuando le contestó a uno: “señor, usted estará en su casa mientras el pueblo cubano me verá luchando”.


 
Reyns Maceo Portuondo se refiere a la respuesta del líder cubano ante las palabras amenazantes de George W. Bush; Fidel dijo en la Tribuna Antimperialista en La Habana: “Puesto que usted ha decidido que nuestra suerte está echada, tengo el placer de despedirme como los gladiadores romanos que iban a combatir en el circo: Salve, César, los que van a morir te saludan.


 
“Solo lamentoque no podría siquiera verle la cara, porque en ese caso usted estaría a miles de kilómetros de distancia, y yo estaré en la primera línea para morir combatiendo en defensa de mi Patria”.  


 
La obra de Lenin, enfatizó el descendiente de los Maceo, y la de Mahatma Gandhi, Benito Juárez y otros muchos, confluyen en una sola obra, la de Fidel.


 
Una vez, agregó, siendo el Comandante Armando Acosta el primer secretario del Partido Comunista de Cuba  en la antigua provincia Oriente, hizo un terreno de pelota muy bueno, entonces Fidel y Raúl vinieron a jugar, yo era el árbitro principal, ahí en el home la cosa estaba complicada, Fidel no era fácil, siempre ganar.   

 

El terreno estaba en las inmediaciones de la Loma de San Juan, donde el 17 de julio de 1898 fue acordada la capitulación de Santiago de Cuba bajo una ceiba nombrada luego Árbol de la Paz, hoy rodeada de cañones y tarjas que recuerdan la última gesta mambisa, malograda por la intervención estadounidense que fraguó la primera guerra imperialista de la historia.   

 

Los mambises pudieron entrar por fin a Santiago de Cuba en 1959, por Fidel, añadió Reyns Maceo.  


 
El descendiente del Titán de Bronce, además de árbitro de béisbol, fue ajedrecista, fundador de los famosos Tambores de Enrique Bonne y trabajador durante más de 40 años en el sector de la Cultura.


 
Todo lo que hizo Fidel estuvo en función de demostrar la dignidad y el valor de un pueblo, subrayó.   

 

A sus 88 años, Reyns Maceo recuerda lo que dijo su tío abuelo, el Lugarteniente General, y que reiteraron Fidel y el Che Guevara, quien nació un 14 de junio, como el héroe mambí: “quien intente apropiarse a Cuba solo recogerá el polvo de su suelo anegado en sangre si no perece en la lucha”.

Visto 548 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar