viernes, 21 febrero 2020, 05:21
Martes, 01 Noviembre 2016 05:31

Fidel: Haití, producto del colonialismo e imperialismo

Escrito por  Arnaldo Musa, especial para Cubasí
Valora este artículo
(2 votos)

La paupérrima nación eligió presidente, presionada por el Departamento de Estado yanki.

Moise, el empresario de centroderecha, no el de la plataforma progresista, fue electo presidente, tras conocerse este lunes los resultados de los comicios efectuados el pasado día 20, sin que haya necesidad de efectuar una segunda vuelta, al obtener 55,67% de los votos, más del 50%, y dejar atrás a otros 26 candidatos.

Jovenel Moïse, el triunfador, del partido de centroderecha Tet Kale Party, es  un exportador de bananas que cuenta con el apoyo del ex presidente Martelly y que ganó la primera ronda electoral el año pasado con casi 32% del voto, en comicios que fueron anulados por fraude.

Otros aspirantes de alguna consideración eran Jude Célestin, de la Liga Alternativa para el Progreso y Emancipación de Haití; Jean-Charles Moise, que representó a la progresista Plataforma Pitit Dessalin; Maryse Narcisse, del izquierdista Partido Fanmi Lavalas; Jean-Henri Céant : del Partido Remen Ayiti, y Edmonde Supplice Beauzile, del Partido de Fusión de Socialdemócratas de Haití.

El académico Jacky Lumarque, rector de la Universidad Quisqueya y ex candidato presidencial de la Plataforma Verité, comentó que hay cosas más importantes y urgentes que atender que las elecciones, que, a su entender, no responden a las necesidades de Haití.

Así sea que el país más pobre de América esté listo o no, Haití tenía que realizar las elecciones, bajo presiones  de la “comunidad internacional”, léase Departamento de Estado norteamericano, el cual había especificado la necesidad de entronizar la “democracia representativa” en una nación que no se recupera del devastador huracán Matthew, el 4 de octubre pasado, que azotó a una población ya en ruinas por otro catastrófico desastre natural: un terremoto de 7,0, en el 2010.

Algunos de los candidatos habían hecho promesas que podrían considerarse difíciles de cumplir, dadas las condiciones. Los ejemplos van desde la creación de 100 000 empleos en 100 días, hasta la construcción de un sistema de metro para el área metropolitana de la capital, Puerto Príncipe.

Aunque a algunos les parecía precipitado, el presidente interino Jocelerne Privert resaltó la importancia de los comicios, calificándolos de “cruciales para el futuro democrático de nuestro país”.

Al menos seis millones de votantes haitianos fueron convocados para elegir un presidente, 16 senadores y 25 diputados para completar el Parlamento. Los comicios debieron celebrarse el 9 de octubre pasado, pero fueron aplazados debido a la situación creada por el huracán Matthew, que el 4 de octubre embistió el sur de Haití y dejó 573 muertos y unos 175 000 refugiados.

A poco más de un mes de esa tragedia el sur no se ha recuperado, numerosas ciudades y comunidades permanecen en ruinas y casi dos millones de personas requieren de ayuda alimentaria urgente.

Al analizar la tragedia, Fidel llamaba a pensar el  porqué Haití es un país tan pobre y casi la mitad de su población depende de las remesas familiares que se reciben del exterior. Y decía en una de sus Reflexiones:

“… nadie pronuncia una palabra para recordar que Haití fue el primer país en que 400 mil africanos esclavizados y traficados por los europeos se sublevaron contra 30 mil dueños blancos de plantaciones de caña y café, llevando a cabo la primera gran revolución social en nuestro hemisferio. Páginas de insuperable gloria se escribieron allí. El más eminente general de Napoleón fue derrotado. Este olvido histórico no sería tan grave como el hecho real de que Haití constituye una vergüenza de nuestra época, en un mundo donde prevalecen la explotación y el saqueo de la inmensa mayoría de los habitantes del planeta”. Y afirmaba:

“No puedo dejar de expresar la opinión de que es hora ya de buscar soluciones reales y verdaderas para ese hermano pueblo”.

Por lo que corresponde a Cuba, en el campo de la salud y otras áreas, a pesar de ser un país pobre y bloqueado, desde hace años viene cooperando con el pueblo haitiano. Alrededor de 600 médicos y especialistas de la salud prestan cooperación gratuita al pueblo haitiano, no menos de 400 jóvenes haitianos se han formado como médicos en nuestra Patria.

No habrá, sin embargo, como expresara nuestro eterno Comandante en Jefe, “ninguna otra forma de cooperación digna de calificarse así, que la de luchar en el campo de las ideas y la acción política para poner fin a la tragedia sin límite que sufren un gran número de naciones como Haití”.

Visto 3330 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar