lunes, 10 diciembre 2018, 15:04
Martes, 29 Noviembre 2016 06:02

Germán Mesa: “Fidel me devolvió el béisbol” (+ MULTIMEDIA)

Escrito por  René Javier Domínguez Morales / Especial para Cubasí
Valora este artículo
(5 votos)

Yo no hablé con el Jefe de Estado ni con el Comandante en Jefe, sino con el hombre simple, con la dimensión humana de su ser y la proximidad de un padre

 

“Pocos hombres han conocido la gloria de entrar vivos en la historia y en su leyenda. Fidel Castro es uno de ellos”. Ignacio Ramonet

 


Era un domingo soleado de octubre del año 1998. El santuario estaba repleto en la inauguración de la Serie 38, pero -sobre todo- la gente fue para ver a esa espectacular poesía en movimiento que salvó los Panamericanos del ´91. Acontecía el regreso de aquel mago que prometió volver.



En la vasta catedral todos buscaban mientras calentaba en secreto y en silencio. Es el último de la alineación azul y las ondas sonoras lo delatan para deleite del respetable. Sale corriendo a besar el césped con su mano derecha y se coloca en el lugar donde hace magia. El Latino estalló de la ilusión con Armandito a la cabeza.



En algún punto de la ciudad un hombre enorme con historia espartana se conmueve también frente al televisor de su despacho. Él sabe desde la soledad del poder cuánto hizo para que esas imágenes engrandecieran al béisbol cubano. Como todos los héroes, está arropado con la franela de la justicia y la sabiduría.



Comienza el juego: Luis Alberto lanza por Industriales, Juan Carlos Díaz empuña por Pinar y…conecta por el campocorto, tuvo que ser Dios que bajó para observar el momento, recogió con ese estilo inigualable para completar instantáneamente en primera. Es la perfección de lo divino: Germán Mesa ha regresado…



alt“Esas palabras me han sacado las lágrimas, han pasado 18 años y todavía me emociona eso. La emoción de ese día fue indescriptible. Creo que, si a continuación me daban otro rolling, no hubiera podido fildearlo. Había más de 40 mil personas en el Estadio, el ruido era ensordecedor. Jamás pensé que tanta gente iría esa tarde”, relata un emocionado Germán.



-¿Cómo recuerdas aquella tarde de octubre?



Fue como volver a nacer, una especie de resurrección. Estuve dos años sin hacer lo que había hecho toda mi vida. Fue un período triste pero nunca perdí la fe porque Fidel me llamó personalmente para reunirse conmigo. Él quería saber cuál era mi posición. Me escuchó, conversamos por largo tiempo sin que mediaran los rangos. Yo no hablé con el Jefe de Estado ni con el Comandante en Jefe, sino con el hombre simple, con la dimensión humana de su ser y la proximidad de un padre. Le agradezco infinitamente aquella invitación y por haber confiado en mí. Fidel me devolvió el béisbol…



-Mientras otros ya no están… tú decidiste permanecer aquí. ¿Por qué?



-Mira esa es una pregunta que me ha acompañado desde entonces. Siempre he respetado las decisiones de las demás personas porque me gusta que respeten las mías. Yo elegí quedarme en Cuba por la lealtad que le debo al Comandante en Jefe, por el cariño de la gente, por el placer de jugar con Industriales y con el equipo Cuba; por ese público que nunca me abandonó y para que alguien pudiera escribir algún día esas palabras con las que comenzaste esta entrevista.  



Alguna anécdota en especial con el Comandante en Jefe…



-Bueno tengo muchas pero prefiero contar esta. Cuando regreso a la preselección nacional en 1999. Estábamos entrenando para los Panamericanos. El Comandante en asistía casi a diario a los entrenamientos. Llega el momento de hacer el equipo. Los técnicos le entregan la propuesta y Fidel dice, “pero aquí me falta un jugador: ¿dónde está Germán Mesa?”. Esa es una vivencia inolvidable.



-¿Cuál es el legado que te dejó Fidel?



-Un legado de lucha, de lealtad infinita a su pueblo y a sus ideas. De no sentirse derrotado nunca, aún en las condiciones más difíciles. Era un apasionado increíble de la pelota. Disfrutaba mucho cuando compartía con los jugadores. No le gustaba perder en nada. Recuerdo aquel encuentro de veteranos contra el Presidente Chávez en el Latino donde nos disfrazó y trajo a lanzar a Contreras, a Lazo para asegurar el juego. Curiosamente yo fui el primero de los jugadores activos que salí a batear de emergente con un aspecto de persona mayor. El béisbol cubano nunca será el mismo sin su aliento…

 

alt

VER MULTIMEDIA - FIDEL CASTRO RUZ: 90 AÑOS DE UN LIDER

Visto 1292 veces Modificado por última vez en Martes, 29 Noviembre 2016 21:12

Comentarios  

 
#4 Miguel Rodriguez 29-11-2016 23:50
GRACIAS FIDEL POR ESO Q HICISTE POR GERMAN , siempre te recordaremos!! SIEMPRE SACANDO ADELANTE EL BEISBOL!, HASTA LA VICTORIA SIEMPRE COMANDANTE!
 
 
#3 Rodrigo 29-11-2016 16:19
Siempre conocí la historia que aquí se narra,y también vi el juego que se narra, no he olvidado cada detalle de ese inicio de juego, desde entonces y hoy, nuevamente, le agradezco a FIDEL por lo que hizo con Germán y una vez más digo con todo el orgullo, que mi Comandante, solo tenía que hablar una vez con un hombre para no equivocarse al juzgarlo, ENORME, FIDEL.
 
 
#2 Soy QVA 29-11-2016 13:41
Ay vecino por esos ambos son tan grandes, pero creo q esto me lo perdonaran los foristas GRACIAS FIDEL, por salvar con tu actitud la razon de ser de un beisbolista nacional.

Me alegra infinitamente q rene javier vuelva a escribir sus cronicas sobre beisbol para disfrute de toda la aficion nacional e internacional.
 
 
#1 Cheng 29-11-2016 07:49
Oye German, Recuerdo ese juego de veteranos contra los de Hugo Chavez. Me divertí mucho con esa maldad de Fidel, que pareció no gustarle nada a Chavez. El venezolano se le olvidó que Fidel era un cubano más, con esas picardias y bromas que nos caracteriza en este planeta. Recuerdo el disfraz del Kinde, me partí de la risa; y eso que era el idolo de Chavez. Nada, cosas de Fidel...
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar