martes, 13 noviembre 2018, 22:12
Miércoles, 07 Diciembre 2016 06:00

Gabino Arzola: Las marcas de mis atletas son mi combustible

Escrito por  Harold Iglesias Manresa, especial para Cubasí
Valora este artículo
(1 Voto)

No necesita asistir a consulta alguna para ser considerado hiperquinético. De esos entrenadores que no cesa de buscar recursos, elementos para contribuir al desarrollo de sus discípulos...

 

No necesita asistir a consulta alguna para ser considerado hiperquinético. De esos entrenadores que no cesa de buscar recursos, elementos para contribuir al desarrollo de sus discípulos en el camino a lograr la marca cúspide en el lugar y momento indicado. Se trata de Gabino Arzola, quien ha llevado al decatlonista Leonel Suárez a obtener dos preseas mundiales y par de bronces olímpicos, además de que pretende emular ese palmarés con la heptatlonista Yorgelis Rodríguez.

 

Baste poner un pie en el estadio Panamericano para verlo siempre impartiendo orientaciones, protegido por su sombrero de ala ancha, pero pendiente al más mínimo detalle del desempeño de sus pupilos en los entrenamientos.

 

En medio de una revolución que vive el campo y pista antillano, luego de que en Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro el rendimiento de nuestra delegación (cercana a los 60 efectivos) fuera bastante pobre, el mentor accedió a dialogar con Cubasí, pues sus pupilos, junto al cuatrocentista Yoandy Lescay (45.00 segundos), la discóbola Denia Caballero (por su bronce de 65.34 metros), y el relevo del 4x400 masculino (6to puesto y marca de temporada de 2:59.53 minutos) fueron de los poquísimos que estamparon marcas de relieve.

 

Hablamos de que Leonel realizó 8 460 puntos (11.21s en 100 metros; 7.14metros en longitud; 14.27m-bala; 2.07-altura;  48.15s-400 metros; 14.48s-110 c/v; 47.07m-disco;  4.90m-pértiga; 72.32m- jabalina; y 4:28.32minutos-1 500 metros).

 

Por su parte Yorgelis llevó su récord personal y nacional hasta 6 481 unidades (13.61s-100 c/v; 1.86m- altura; 13.69m-bala; 24.26s-200 metros; 6.25m-longitud; 48.89m-jabalina; y 2:14.65minutos-800 metros).

 

Tales rendimientos les merecieron respectivos sexto y séptimo escaños bajo los cinco aros, además de culminar ubicados en el séptimo y noveno escaño del ranking del orbe en la temporada, por ese orden.

 

¿Se comportó el cierre de ciclo como esperabas?

 

“Francamente no, aspirábamos a una medalla en Río, Leonel estaba más comprometido, el escenario para Yorgelis era más complicado. Sucede que Leonel sufrió una interrupción seria de los entrenamientos producto de una varicela justo cuando iba a pugnar en mayo en Gotzis, y hubo que reajustar el plan en plena etapa competitiva pues perdimos más de un mes de trabajo, especialmente de fuerza. Le quedó esa deuda de cara a Río. De cualquier manera, luego de más de año y medio sin competir al máximo nivel, ese sexto lugar con 8 460 puntos y marca de temporada fue muy bueno.

 

Yorgelis no fue sorpresa. Veníamos trabajando en función de eso. Era difícil, pues hay varias muchachas jóvenes con más de 6 400 puntos, pero ella lo logró cuando había que hacerlo. Está muy motivada con su récord nacional, pero de cara al futuro inmediato el reto es más serio. Ya tiene que pensar en continuar creciendo, una medalla, 6 600 que es el entorno del podio. Tiene 21 años y su pico de rendimiento debe llegar con 25, si continúa preparándose con el rigor que lo ha hecho hasta ahora”.


alt

 

¿Pudieras caracterizármelos a ambos según sus performance en suelo carioca?

 

“Con Leonel estábamos enfocados en la jabalina (proyectaban 5.10-5.20) y la pértiga (frisar los 80 metros), porque sabíamos que superando los cinco metros y lanzando sobre 80 metros, eso lo ubicaría entre los tres primeros. La garrocha no falló tanto, pero la jabalina no le fue bien, salió la interrupción y en un primer lanzamiento donde se empleó al 100% se fue de la línea tras la carrera de impulso. La habíamos ajustado, pero cometimos un pequeño error de no correr unos pasos hacia atrás, pues la pista estaba nueva de paquete. En el último el pie de abajo se le torció y no pudo halar bien técnicamente. El resto de las pruebas las tuvo parejas. Las carreras con buenos tiempos, siguiendo la estrategia que tenemos implementada con el 400 como centro. Si esa la desarrolla de forma positiva, las restantes también. La afectación  mayor fue en los eventos de fuerza.

 

Yorgelis iba con todo en el salto de longitud y las vallas. Ella tiene que correr 13.20-13.30 para estar de a lleno en el juego. Seguiremos fortaleciendo esas pruebas para que lo consiga y en el caso de la longitud buscar 6.48 metros ese año y rebajar 13.40. Hay que mejorar la longitud, que es el termómetro del segundo día. La bala le salió mal en Río, porque tuvo afectación ligera en el hombro y disminuimos la carga en la pesa”.

 

Comienzo de ciclo, ¿qué estrategia persigues?

 

“Donde menos se maltrata el atleta de decatlón es en las carreras. Al menos Leonel, quien a pesar de tener 30 años, se ha mantenido casi tres ciclos y pensamos explotar un poco más las carreras y los saltos que están estrechamente vinculados. Aún tiene una reserva en el componente físico, pues técnicamente tiene poco que mejorar.


alt

 

Yorgelis se enfrentaba por primera vez a una constelación. Nos vino muy bien el trabajo del segundo día en el 2015, pues tenía muchas dificultades. En ese sentido ha crecido considerablemente en el plano psicológico. Por eso la estrategia en el salto de longitud, que gane en confianza, si lo logra, estaríamos hablando de 200 puntos más, pues técnicamente retornó a su pierna izquierda hábil (además ataca la primera valla y despega en la altura con ella). Cuando comenzamos a trabajar juntos la tenía muy débil, con secuelas de lesiones y decidimos fortalecerla al máximo. Actualmente está nueva y lista para un rendimiento notable. Salta con 16 pasos de carrera y sin volante en la longitud, amén de que vamos a corregirla, para eliminar algunos saltos alternos en los que pierde mucho. Quedaría entre 16-18 pasos.

 

En el caso de las vallas ataca con ocho la primera y luego tres entre obstáculos.

 

¿Sientes que con los resultados que te dieron en el 2016 ambos, hay motivaciones para continuar el trabajo?

 

“Sí. Entre entrenador y atletas debe existir química, comunicación, confianza, en ambos sentidos. Es una prueba complicada, estamos fajados con el primer mundo y esa reciprocidad, motivación es fundamental. El resto se trata de cumplir a diario con la estrategia de preparación. Es una carrera acumulativa de cuatro años, con varios momentos importantes”.

 

¿Tienes en este minuto a algún otro multiplista bajo tu mando?

 

“A Adriana Rodríguez (5 925 rayas), plata en el mundial juvenil de Polonia siendo cadete. Viene con unas potencialidades enormes. Junto a Yorgelis serán las dos mujeres más potentes que tendrá Cuba en el heptatlón. En el caso de los varones pienso terminar con Rafael y concentrarme en las niñas.

 

Adriana es una velocista natural, eso le asegura rendimientos de primer nivel si logra mejorar las estructuras técnicas en saltos y las vallas. Lo demás es echarla a pelear”.



alt

 

Gabino siempre posee mentalidad ganadora. Confesó que cada vez que incursiona con sus discípulos en mundiales o Juegos Olímpicos, tiene sed de presea. Refiere que Leonel motiva mucho a sus coequiperas y que la tolerancia al fracaso y predisposición para recuperarse es un elemento clave en el proceso de desarrollo del atleta. Para ellos el final es cuando crucen la línea de meta en los 1 500 y 800 metros. Hasta ese instante no hay nada perdido.

 

Para tener una idea más exacta cerramos con los líderes del ranking en cada una de las categorías mencionadas:

 

Decatlón: Ashton Eaton (8 893puntos-Estados Unidos)

 

Heptalón: Nafissatou Thiam (6 810puntos-Bélgica)

 

Heptatlón juvenil (hasta 20 años): Alina Shukh (6 099 puntos-Ucrania)

 

Visto 1209 veces Modificado por última vez en Jueves, 08 Diciembre 2016 16:24

Comentarios  

 
#1 Julio Enrique 07-12-2016 13:54
Cito:“Con Leonel estábamos enfocados en la jabalina (proyectaban 5.10-5.20) y la pértiga (frisar los 80 metros)..."
Evidentemente hay aquí un error, de esos que se le van al mejor de los escribanos, porque Leonel Suárez no es tan pobre como para 5.20 en jabalina, ni un extraterreste para 80 metros en la pértiga...
Saludos
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar