domingo, 23 septiembre 2018, 00:54
Jueves, 03 Noviembre 2016 05:11

Basquetbolistas cubanos contratados: tres canasteros a tiro

Escrito por  Harold Iglesias Manresa/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(2 votos)

Hablamos de que, en la actualidad, una docena de jugadoras cubanas se desenvuelve, bajo el amparo de un convenio de colaboración entre federaciones, en la Liga Profesional Argentina...

El baloncesto, deporte ráfaga que ha logrado insertarse en la dinámica de Clubes. Hablamos de que, en la actualidad, una docena de jugadoras cubanas se desenvuelve, bajo el amparo de un convenio de colaboración entre federaciones, en la Liga Profesional Argentina, mientras Clenia Noblet, Ineidis Casanova y Oyanaisys Gelis, demuestran su valía en el clásico brasileño de encestes.

Sobre su adaptación, y el desempeño notorio de algunas, hablamos en Cubasí, por lo que consideramos prudente analizar en este caso, el rendimiento y las dinámicas que rigen a sus homólogos varones.

Javier Jústiz, Jasiel Rivero, Orestes Torres y Lisván Valdés, nombres que de seguro usted reconocerá, pues los cuatro han sido miembros de nuestros últimos equipos nacionales. Elemento que da fe de su calidad. Salvo Jasiel Rivero, quien en este minuto transita por el proceso de rehabilitación tras ser intervenido quirúrgicamente del quinto metacarpiano de su pie, lesión sufrida mientras militaba exitosamente en el Estudiantes de Concordia del clásico albiceleste.

Precisamente Rivero recaló en ese elenco luego de que el centro zurdo santiaguero de 23 años y 2.10 metros de estatura Javier Jústiz, abriera la ruta.

Inmerso en su segunda campaña de un certamen que clasifica junto al de Brasil como los más potentes al Sur del Río Bravo, el santiaguero ha ganado en solidez sobre la cancha, debido a su mejor posicionamiento bajo los tableros, crecimiento en el trabajo de piernas en la zona de restricción, y el aumento de su capacidad para jugar sin balón de espaldas al aro. Jústiz, el segundo hombre más alto de su plantel, promedia 11.6 cartones en una decena de partidos, con 9.5 rebotes capturados, 1.7 asistencias y 1.6 bloqueos. Asignatura  pendiente, su promedio de tiradas libres, pues acumula 25 aciertos en 51 intentos para pobre 49%.

Junto al líder anotador indiscutible de su armada, Darquavis Tucker (21.8-5.7) y Federico Marín (12.4-4.3) sostiene el rendimiento de los Estudiantes, que al momento de redactar estas líneas, marchaban terceros en la conferencia Norte gracias a balance de siete éxitos y cuatro fracasos. Quimsa (9-3) comandaba el apartado, mientras en la Conferencia Sur San Lorenzo (6-2), Weber Bahía y Gimnasia y Esgrima (8-3) exhiben los mejores índices, como parte de una justa que reúne a 20 elencos en dos conferencias y que vio sus albores en el año 1985.

Sin el glamour que precede a la Liga argentina, en la lid salvadoreña, ̶ consta de ocho selecciones y se disputan una treintena de choques de calendario regular ̶ se desenvuelven con éxito el también centro Torres (zurdo de 2.04 metros, 242 libras de peso y 29 años de edad), y el delantero Valdés (1.96 metros, 189 libras y 28 abriles). Ambos forman parte del quinteto titular del Santa Tecla, invicto en 25 salidas a la duela y puntero de manera inobjetable.

En el caso de Torres, quien compila 19.4 unidades y 9.6 rebotes por desafío, constituye su segunda experiencia, luego de haber sido miembro de los Denver FAS y culminado con el subcampeonato en el clásico precedente. Lisván, en cambio, transita por su campaña de estreno.

TRIPLE DESDE EL PERÍMETRO CON LISVÁN VALDÉS

 Me consta que es uno de los basquetbolistas más disciplinados que he conocido, flemático, ̶ en ocasiones demasiado para mi gusto ̶ , salvando las distancias, verlo encestar triples con esa técnica de lanzamiento en suspensión envidiable me hace recordar la época dorada de la Liga Superior, la Ramón Fonst convertida en un hervidero y Juan Leopoldo, “el helicóptero” Vázquez, quemando las redes rivales con la camiseta azul del Capitalinos.

Precisamente ese es uno de los principales recursos de Lisván, quien previo a una de sus sesiones de entrenamiento accedió a dialogar vía Facebook:

Promedio de 21 puntos y 7.5 rebotes por partido, total de 526 cartones en 759 minutos sobre la duela ¿señales de que te has adaptado bien?

“Desde el comienzo la adaptación fue muy positiva. Tanto la gerencia del club, como el colectivo técnico y demás personal vinculado al equipo, los restantes jugadores y en especial mi compañero de batalla en Capitalinos, Orestes Torres, me ayudaron mucho con la transición”.

¿Qué elemento de juego consideras que aún debas mejorar?

“La consistencia. Mantener niveles de rendimiento estables en cada juego, sin importar el rival, algo sobre lo que he venido trabajando desde hace tiempo, pues con la selección nacional y en Capitalinos también eran variables mis rendimientos. Sin embargo, he ganado en efectividad con las jugadas en penetración y el tiro desde la media distancia, por lo que ahora no dependo tanto de los tiros de tres puntos”.

¿Principales diferencias entre la Liga Salvadoreña y la Liga Superior cubana?
“En la Liga Superior se juega más físico, hay mayor contacto, acá es muy importante la estrategia posicional sin pelota. Además, te enfrentas a muchos jugadores extranjeros, especialmente de Venezuela, Puerto Rico y Estados Unidos. Es cierto que muchos de ellos ya vivieron sus mejores años, pero poseen recursos y experiencia acumuladas en diferentes torneos de calidad y ese roce en lo personal me aporta mucho”.

¿Claves del accionar del equipo?

“Nuestro sistema de juego es similar al de Capitalinos, rotamos a los jugadores, por eso ninguno promedia 28-30 puntos por partido. La posibilidad de tener una plantilla profunda, con un banco profundo, nos lo permite. Siguiendo la estructura disputamos entre dos y tres partidos semanales, y el entrenamiento lo dividimos en dos sesiones: gimnasio y físico en la mañana y entrenamiento de conjunto y táctico en la noche, fundamentalmente los días que no jugamos, pues algunos de nuestros hombres trabajan de forma simultánea”.

¿Expectativas de cara al cierre de temporada?

“Nos restan cinco partidos para los play off que se inician en dos semanas, nuestro objetivo es ganar el campeonato. Sería doloroso transitar invictos por la clasificatoria y luego no poder levantar el trofeo de campeones. Además del 14 al 18 de diciembre acogeremos acá el Centroamericano de Clubes”.

Lisván constituye el principal argumento ofensivo del Santa Tecla. Sus 526 rayas anotadas lo avalan. Le secundan Roberto Martínez (517) y Torres (478). “Abrazo mi hermano, y bendiciones para cuando el bebé nazca”, fueron sus palabras de despedida, antes de partir raudo y veloz hacia el gimnasio.

Panorama de basquetbolistas cubanos contratados en el exterior, mirada a tres canasteros antillanos, más allá de la línea de 6.75 metros. Puede que en un futuro cercano el espirituano Yoanki Menciá, talento novel que fue invitado al campamento de verano de la NBA estadounidense incluso, pueda fichar por algún club de mayor pedigrí.

Visto 576 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar