lunes, 19 noviembre 2018, 02:29
Lunes, 21 Noviembre 2016 06:00

Desmontando mitos: ¿Es el hombre violento por naturaleza?

Escrito por  Alina M. Lotti/CubaSí
Valora este artículo
(7 votos)

Dos de cada tres mujeres en el mundo sufren violencia en algún momento de su vida. Visibilizar el tema, tomar conciencia y promover alternativas de solución constituye un deber humano.

En la tranquilidad de la noche ella escucha gritos desde un edificio cercano. El suceso le entorpece el sueño y la deja preocupada. Se levanta, mira su entorno, donde sobresalen los edificios, y por mucho que se afana, no distingue con exactitud de dónde llegan los quejidos. A pesar de ello, indaga, busca y, aun sin hallar «la pista», está consciente de que la violencia de género* es un asunto «invisible» para la mayoría de los coterráneos.


No sabe de dónde provienen la angustia y el dolor, pero al fin y al cabo, sabe que se trata de una mujer maltratada. Pasan los días y sobreviene el silencio, luego se repite la misma historia. Es como una espiral: acumulación de tensión, fase violenta, etapa de reconciliación, luna de miel o arrepentimiento.  


La violencia de género, dicho así de manera simple, es la que ejercen los hombres contra las mujeres por el solo hecho de serlo. Una definición académica plantea que es «todo acto u omisión intencional basado en desigualdades por razones de género que provoca daños físicos, psicológicos y/o patrimoniales, y causa irrespeto a los derechos individuales».


Hombres dominantes, mujeres en espacios de subordinación


Incorporada al «tejido social», la violencia contra las mujeres es un fenómeno global. Dos de cada tres mujeres en el mundo la sufren en algún momento de su vida, aunque muchas no están conscientes de ello.


Según la socióloga Clotilde Proveyer, profesora de la Universidad de La Habana, la violencia de género trasciende el espacio de las relaciones interpersonales y es un mecanismo para el ejercicio de la dominación masculina.

alt

La especialista ubica el origen de este mal, precisamente, en el sistema de jerarquía impuesto por la cultura patriarcal dominante, que coloca a las mujeres en funciones y espacios de subordinación e inferioridad, y aclara que es una conducta aprendida, que se adquiere en el decurso de la vida, lo cual implica que también se puede desaprender.


Historias relacionadas con el tema le dan la vuelta al mundo, y en cada país se manifiesta de una manera diferente, atendiendo a cultura, idiosincrasia, religión. Un dato sobrecogedor es que después de las guerras, este tipo de violencia causa el mayor número de muertes, por lo que estudiar el fenómeno es una necesidad y proponer alternativas de solución es una urgencia.


Asumir la realidad, combatir estereotipos y mitos


En la vida diaria abundan las manifestaciones de violencia contra las mujeres y el espectro es amplio, desde gritos, modales y frases agresivas hasta llegar al golpe. No obstante, no todas perciben dichas actitudes como violencia, en tanto otras prefieren guardar silencio por temor, dependencia económica o la necesidad de proteger a los hijos.


Esta situación desencadena angustia, baja autoestima, poca capacidad de reacción. Así aparece el llamado síndrome  de «indefensión aprendida», por lo que visibilizar el tema es un imperativo. No se lucha contra algo que no se conoce. De ahí el rol que deben desempeñar en esta batalla la escuelas, las organizaciones de masas, las instituciones comunitarias y los medios de comunicación.


Sostenidos en el imaginario popular, varios mitos contribuyen a reforzar tal comportamiento. «Sus razones debe tener», «algo hizo para merecerlo», «entre marido y mujer nadie se debe meter», «le gusta que la maltraten», «el hombre es violento por naturaleza», son algunos de ellos. Sin embargo, si justificamos al agresor, culpamos a la víctima o vemos la agresión como un asunto privado, nos convertimos en cómplices.


Según la profesora Proveyer, «acabar» con esta violencia presupone dos requisitos: tener conciencia propia y contar con una ayuda externa, ya sea a través de las llamadas redes formales (instituciones de salud, la fiscalía, la policía) o de las informales (la familia, los amigos, los vecinos), que, a su juicio, resultan más positivas por la mediación afectiva y sentimental que presuponen.  


Con el propósito de buscar información, ayuda o protección, las interesadas pueden acudir a las Casas de Orientación a la Mujer y la Familia, creadas por la Federación de Mujeres Cubanas en todas las provincias del país, incluido el Municipio Especial Isla de la Juventud. De igual manera, al Centro Nacional de Educación Sexual y a los de salud comunitaria más cercanos; a la Oficina de Atención a los Derechos Ciudadanos de la Fiscalía Municipal y a la Policía Nacional Revolucionaria.


Cada año, el mundo participa y se involucra en la campaña de los 16 días de activismo contra la violencia de género, que se desarrolla desde el 25 de noviembre (Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer) hasta el 10 de diciembre (Día Internacional de los Derechos Humanos).

alt
Luchar contra estereotipos y mitos, transformar los imaginarios machistas y patriarcales, apoyar a mujeres maltratadas, y brindar mensajes esperanzadores en relación a que un mundo diferente en tal sentido puede ser posible, son algunos de los desafíos que podemos vencer en este contexto. Hagamos nuestra esta cruzada a favor de quienes constituyen la mitad de la población en el planeta.

 

*Género —del inglés gender— es un término técnico específico en ciencias sociales que alude al conjunto de características diferenciadas que cada sociedad asigna a hombres y mujeres. Según la Organización Mundial de la Salud, este se refiere a los roles socialmente construidos, comportamientos, actividades y atributos que una sociedad considera como apropiados para hombres y mujeres. Así, en términos generales guarda relación con las diferencias sociales. Se trata entonces de una construcción social y no de una separación de roles natural e inherente a la condición biológica de los sujetos.

Visto 1617 veces Modificado por última vez en Miércoles, 23 Noviembre 2016 06:16

Comentarios  

 
#13 yaima mesa gonzález 23-11-2016 11:12
no es el hombre el violento, es la naturaleza humana que posee ese rasgo
 
 
#12 e.tellez 22-11-2016 19:52
Se "ve“ más al hombre violento que domina a la mujer, al menos físicamente, pero también hay otras violencias y son de ambas partes pero pienso que no, al hombre puede hacerlo violento las circunstancias, por supuesto, también las mujeres pueden serlo y de hecho generalmente las madres, esposas etc. Influyen desde niños en que un hombre actue con regularidad con violencia…, de todos modos este texto esta muy bueno, ayer oi algo de esto en la radio donde citan este trabajo
 
 
#11 ALFREDO GARCIA RUBIO 22-11-2016 16:00
Me pronuncio absolutamente.. .... en contra de toda manifestación de violencia.
En los ultimos tiempos...... tambien ha proliferado de manera preocupante.... . la extrema violencia vocal de las mujeres hacia los hombres..... mediante la cual...... creyendose impunes e intocables por su condición de mujer....... insultan de manera injustificada, iracional y brutal a los hombres...... lo cual tambien deviene una forma de abuso...... pues tambien coloca al hombre..... en la posición de indefenso.
Nada justifica la violencia...... . me pronuncio de manera absoluta y energica en contra de toda manifestación de violencia...... pero tambien estoy convencido..... . de que este problema social..... ya debe de encararse sumariamente... .. desde todas sus aristas.
De nada vale..... que el nivel de instrucción academica de nuestra nación pueda considerarse elevado..... si en la realidad práctica de las cosas...... en definitíva.... nos comportamos como bestias incivilizadas.
 
 
#10 carlosvaradero 22-11-2016 12:59
Nada justifica la violencia, y MUCHO MENOS CONTRA LA MUJER.
El hombre que use su fuerza contra la mujer debe ser enjuiciado sea cual sea la causa y debe caer sobre èl todo el peso de la ley... No hay justificaciòn NINGUNA, para que un hombre abuse de una mujer.
Eso tiene un sòlo nombre: COBARDIA!!
 
 
#9 YQT 22-11-2016 11:09
ZFS: ¿Acaso eres ser humano? No entiendo como el raciocinio de algunos puede ser tan bajo que hasta hablan vana y desmedidamente respecto a un tema tan delicado. Si te harta el tiki-tiki de la mujer déjala y punto, nada justifica una acción tan inhumana.
Y ¡¡¡caramba!!! comparar la violencia que sufre un hombre en una cola con la que sufre una mujer dentro de cuatro paredes... Vea no justifiquemos lo mal hecho, la violencia está mal como quiera que se manifieste, pero... seamos realistas, cuando una mujer es agredida en la calle solo porque a uno se le antojó tener sexo... o el simple hecho de tener que soportar que existan hombres en las esquinas esperando que una pase para masturbarse.
Vuelvo y repito ¡¡¡seamos realistas!!! quién pierde más??? Solo un hombre que haya sido maltratado en una prisión puede sentir el maltrato que realmente sufren las mujeres.
 
 
#8 fe 21-11-2016 21:59
Las leyes en cuba son muy flexibles para unas cosas y la violencia que deberia ser bien castigada,es una multa!! o advertencia.Nad ie tiene derecho de maltratar a otros,nada justifica el maltrato.Por eso ha crecido la violencia,y a cualquier hora lo puedes presenciar en nuestras calles.
 
 
#7 Arquero 21-11-2016 13:50
!!!!Increible!! !! hay solo seis opiniones y ya hay algunas que justifican el abuso poniendo a la mujer como culpable e insitadora a muchos les oyes hasta decir que a ella le gusta que la suenen. Yo mas que esas trovas sicologicas y cientificas creo que deberia haber lineas libres telefonicas para la denuncia y el asesoramiento asi como recrudecer las leyes contra este flajelo. En La Habana ya es facil de ver casos de este tipo de violencia en la via publica delante de los niños...
 
 
#6 AAA ORIGINAL 21-11-2016 11:37
Nada justifica la violencia y mucho menos de Hombre a Mujer porque no es ¨guerra pareja¨ por mucho genio que ella tenga él tiene que asumir como HOMBRE y voltear e irse, contar hasta mil, pero jamás levantar la mano... ésa debería ser la actitud de un hombre de verdad.
 
 
#5 ZFS 21-11-2016 11:34
De acuerdo con César : cada cual usa el arma que tiene, pero al final la mujer sale perdiendo porque le dan tremendo piñazón que no le da ganas de seguir con el tiki tiki.
 
 
#4 perico 21-11-2016 10:03
No hay efecto sin causa, a veces son las mujeres las que provocan actos de violencia, en una discusión toman a veces posiciones poco correctas, he tenido la desdicha de ver una discusión de pareja y mediar no es fácil, y si es cuando les aconsejas esperen hablen después con la cabeza fría se exacerba mas la bronca. Cuando una pareja recurre a la discusión no tiene sentido, el perseguir bienes materiales o una casa no vale llevar una vida infeliz que a veces es la causa de los actos violentos o el alcohol.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar