lunes, 24 septiembre 2018, 23:40
Viernes, 04 Noviembre 2016 06:14

Con espinas

Escrito por  Vladia Rubio/CubaSí
Valora este artículo
(11 votos)

Mientras en cada pedacito cubano no se hagan efectivos  mecanismos económicos que realmente compulsen a los trabajadores, seguirán pinchándonos las espinas de la ineficiencia y la desidia.


En un pequeño hotel de La Habana de cuyo nombre no quiero acordarme, hay una tiendecita a donde fui a comprar un pomo de champú. Era mediodía.


La puerta del establecimiento exhibía un cartel: «cerrado». En carpeta me explicaron que la vendedora estaba almorzando. Como ya estaba allí, decidí esperar; de seguro la demora no sería mucha.


Una hora y media después, seguía aguardando.


Por estar sentada justo frente a la tiendecita, me convertí en informadora para quienes llegaban ante la puerta cerrada. Junto a los huéspedes, también llegaban personas de los centros de trabajo cercanos, precisamente porque era la hora de almuerzo.


Sumaron más de diez los compradores potenciales que se fueron y ya. Ni resolvieron ellos sus necesidades, ni ingresaron nada a la tienda.


Pero al hotel parecía no importarle. Cuando regresé a la carpeta interesada por la demora de la vendedora, sencillamente volvieron a repetirme que estaba almorzando. Pregunté por el horario de almuerzo de la empleada, y el interrogado respondió con un displicente encogimiento de hombros.


Mediante otro trabajador del hotel supe que el horario era de doce a una, y en esa hora todos los trabajadores de la instalación debían acudir al comedor. Obviamente, se formaban «cuellos de botella», con la consiguiente incomodidad para los comensales, y, lo peor, con perjuicios para el hotel y para huéspedes y visitantes.


Evidentemente, a nadie se le había ocurrido organizar un acceso escalonado al comedor, priorizando, como es lógico, a los trabajadores que interactuaban directamente con los clientes ofreciéndoles sus servicios.


¿Cuánto dejó de ingresar durante esa hora de almuerzo? Probablemente nadie lo sepa nunca, tampoco la cantidad de personas que se disgustaron por no ser atendidas y probablemente no retornaran más.


Sin embargo, la trabajadora de la tiendecita de seguro devengaría el mismo salario de siempre, así como toda la cadena de mando relacionada con ella. Uno de los pocos extranjeros de los hospedados en el hotel, de la cadena Isla Azul, aunque hablaba perfecto español, no había podido entender que el local estuviera cerrado porque la vendedora estuviera almorzando. Nunca había visto nada igual, me dijo.


Nosotros los cubanos sí que lo hemos visto y en muy disímiles situaciones. De poco valdrán proyecciones, análisis de documentos, círculos de estudio y muchas reuniones, si no existe un sentido de pertenencia y junto a él, o en su defecto, mecanismos económicos y organizativos que, de un modo efectivo, garanticen calidad, eficiencia y competitividad.


Por estos días, empresarios de otras latitudes acuden a la Feria de La Habana explorando posibilidades de negocios, y qué bueno que así sea. Pero qué tal si uno de esos empresarios, por esas casualidades, hubiera acudido al hotelito de marras y la empleada de la tienda le hubiera respondido lo que a mí, cuando al regreso del almuerzo, hora y media después, le pregunté en broma si había pescado:


—Sí, y como tenía espinas.

Visto 1046 veces Modificado por última vez en Miércoles, 09 Noviembre 2016 12:38

Comentarios  

 
#25 Kenia 10-11-2016 14:46
La empleada no justificar su mal hacer refiriéndose a que otros lo hacen igual... sencillamente si tiene algo que hacer ella o cualquiera que preste un servicio en el horario de almuerzo que deje de almorzar o que compre algo rápido con la segura TREMENDA PROPINA que gana, que la entidad ponga a otro... por qué se empeña los tenderos en justificar el mal trato que va desde la espera que le hizo hacer a la señora o hasta la respuesta súper grosera ante una broma...
Que pena que no identificaron el hotel para que el directivo tome asunto... ahí ibamos a ver si ella respondía con semejante soquetería...
 
 
#24 empleada 08-11-2016 15:51
Es que todos tenemos el mimo horario de trabajo y seguro que si no cogemos esos minutos de + no podemos ir a otro establecimiento en el que venden algo que nos hace falta en casa.
Todo es una cadena. Y de seguro los que esperaban dejaron esperando a otros y asi sucesivamente.. .......
 
 
#23 Arquero 08-11-2016 14:01
El documental de Cortina La Cadena recrea este problemita. Probablemente la dependiente tambien estaba parada ante una puerta cerrada (la que hace el almuerzo llego tarde pues llevo al hijo enfermo con fiebre a un policlinico y no habia duralgina tuvo que llevarlo al hospital) y ..... los cuadres de turno, arqueos de caja, inspecciones, clientes por la izquierda sumado a la indolencia y el irrespeto, etc hacen nuestro dia a dia. El unico consuelo es que es a todos (o casi todos) alguien posiblemente alguno de los que opinan aqui en el foro le tirara la puerta en la cara a esa dependiente o a cualquiera !!!!Quien sabe!!!
 
 
#22 Luis 08-11-2016 08:39
Considero que sobre todas esa deficiencias que existe, hay falta de exigencias y de control por parte de la administracion del local y esto sucede en otros muchos lugares y cuando el cliente exige una respuesta en ocaciones es maltratado y no hay solución al respecto.
 
 
#21 Yuniel 07-11-2016 16:30
Esto es una enfermedad crónica que se ha espandido en todo el territorio nacional, se que como dise una forista llamada empleada. La población tiene que comprender que ustedes son humanos pero es que el 99% de las ocasiones los perjudicados somos los clientes, Yo por ejemplo trabajo en un centro internacional de comunicaciones, donde monitoreo la radio y la TV cubana y para poder ir almorsar tengo que dejar a otro técnico en mi puesto de trabajo porque lo que pueda pasar en ese tiempo es de mi responsabilidad y no puedo dejar el lugar solo. Le digo esto por que creo que en esos establecimiento s de gastronomías, tiendas en divisas o en CUP hay que buscar alternativas para no afectar a la población y mucho menos dejen de producir. Todos estos problemas pasan por las narices de quienes tienes que velar por eso y no pasa nada. No se para ustedes pero que incomodo es que llegues a una tienda a comprar algo y tengas que esperar porque la dependienta termine de darle a la lengua por teléfono, eso por aquí en mi zona de combate se da muy amenudo y tenemos que seguir aguantando. Salu2
 
 
#20 Pepepan 07-11-2016 13:39
Jajajaja su crónica es algo común a lo vivido a diario por cualquier natural de esta Isla. El mal trato al cliente se nos hace tan habitual que ya nos llega a parecer normal.
Concuerdo con la del Tinajón y me da gracia el angelical consejo de quien cree que sancionando puntualmente el caso se resolverá un problema tan generalizado.
Recuerdo en una ocasión que dirigía un área en la que todos los días los trabajadores debían hacer una gran cola para su merienda y se me ocurrió la ingenua idea de enviar una sola persona a recoger la merienda de todos para no perder tiempo en la dichosa cola. Busqué una persona responsable y tome todas las medidas higiénicas para evitar inconvenientes, pero el resultado fue todo un sacrilegio a la rutina laboral.
Aaaayyyyy!!! …Casi me linchan, hasta los Factores del área se “interesaron” por mis arbitrarias medidas. Luego aprendí que la cola era parte de la cultura organizacional, y si no se le dedicaba su tiempo, los “aguerridos” trabajadores se “estresaban”. Algo que no contradecía ni el más serio de los jefes, porque sabía que arriesgaba con ellos las prerrogativas del cargo.
Y no creo que con pago por resultados y estímulos en divisas se resuelva la improductividad que nos corroe porque en este sector no faltan esos ingresos. En mi modesta opinión, lo que nos acaba es la propiedad colectiva, porque lo que es de todos no es de nadie, y lo que no tiene dueño no perdura. Me parece que no reconocerlo después de tantos años y recursos invertidos, es lo peor que podemos hacer por nuestro proyecto de nación.
 
 
#19 kik 05-11-2016 23:37
después del bloqueo vendrán las secuelas del bloqueo, creo recordar, que a veces las secuelas de una enfermedad duran mas que la propia enfermedad, comparo o no comparo, me bloqueo
 
 
#18 kik 05-11-2016 23:29
y si le pedimos a los médicos que no hagan lo mismo
 
 
#17 gladys regina 05-11-2016 14:49
Bueno,mi historia no trata de vendedoras ausentes y si me voy a referir,no con con nombres y apellidos pero si dare la localizacion del lugar de los hechos:Hace poco estuve en 19 entre 42 y 44,Playa donde existe un establecimiento que vende en moneda nacional,creo se llama El Iris o algo asi.Pues resulta que habia una pequeña cola,la señora que iba delante de mi coloca un cuc en el mostrador y le dice al dependiente necesita "cuadritos"...- cuantos?,pregun ta el.....-ocho,re sponde ella.Entonces el baja la voz y le dice que le falta un peso,...-como un peso?,ocho por tres son veinticuatro,re sponde la señora y el le dice:-aqui el cuc es a veintitres,le devuelve el cuc y le dice que vaya a la cadeca de la esquina para que lo cambie.
Bueno,la señora le da el peso mn y le dijo:-De todos modos a mi me encanta dar limosnas.Y salio riendo mientras el dependiente quedo indignado y hablando entredientes.
Compre lo que necesitaba y subi por todo 42 hasta 41,me quede conectada con los dichosos cuadritos,asi que cuando llegue a 44 y 41 entre el Mercadito y puse 15 pesos mn sobre el mostrador,pedi cinco cuadritos,y me devuelven 2,50 pesos mn,entonces llamo aparte al dependiente y con mucho secretismo le digo al joven que me ha devuelto de mas,el saca cuentas y me dice que cada cuadrito cuesta 2,50 mn,por tanto mi compra era de 12,50 mn,que solo el cuadrito de chorizo es el que cuesta 3 pesos mn.
Me pregunte cuantos pesos se embolsilla aquel otro dependiente si cobra el cuc a 23 y encima multa cada cuadrito con 50 centavos?.ni siquiera se respetan las canas de esas personas que compran en esos establecimiento s que les quedan crecanos a sus casas,que muchas veces son quienes les llevan cafe,o agua fria,y que muy bien podrian ser sus padres o madres.Les gustaria que alguien abusara de ellos asi?
 
 
#16 Marga 05-11-2016 08:20
Y alguien piensa que a los empleados de esos lugares les preocupa lo que se deje de ingresar? Si acaso lo que les preocupa es lo que dejan de "multar" en ese tiempo, o las propinas que dejan de coger, pero si es un lugar donde las propinas no son frecuentes,ni eso... Y como nadie controla, pues el cliente que espere... o que se vaya!!!
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar