lunes, 24 septiembre 2018, 00:01
Miércoles, 02 Noviembre 2016 06:00

Glexis Novoa: «Exhibir en Bellas Artes ha sido una experiencia afectiva»

Escrito por  Giusette León García/CubaSí
Valora este artículo
(2 votos)
Glexis Novoa en la pasada Bienal de La Habana. Glexis Novoa en la pasada Bienal de La Habana.

Glexis Novoa expone por estos días en La Habana, en el Museo Nacional de Bellas Artes, una colección titulada «Las cosas son como son».

El artista «pinta» palabras y dibuja conceptos, trae a su país una muestra tan hermosa como sugerente para garantizar ese reencuentro que siempre vale la pena.


El lenguaje quizás sea la puerta para asomarse a la sociedad contemporánea, redescubrir ideologías, mecanismos sociales, imaginar nuevas construcciones y redimensionar antiguos sitios físicos y conceptuales.


alt

 

Con tan buen pretexto, quisimos saber las percepciones del propio autor, quien accedió con mucha amabilidad a compartirlas con los lectores de CubaSí vía e-mail.

—¿Concibió esta muestra como una suerte de resumen de su trabajo?

—La exposición describe un viaje circular. Todas las obras son producidas en La Habana entre 2014 y 2016. Las pinturas son la continuación de La Etapa Práctica, un período que se truncó a principios de los años noventa, cuando me fui a vivir fuera de Cuba, y los dibujos son parte de la obra que he desarrollado durante este «viaje». Más que un resumen, es una manera de restablecer el diálogo interrumpido, una manera de empezar una nueva conversación.

—En «Las cosas son como son» confluyen también diversas temáticas, pero todas cercanas a la realidad que los hombres construyen. ¿Es usted de los que cree que el arte cumple una función social?

alt

 

—Yo aprendí a hacer obras de arte con un manual académico alemán democrático, luego esas obras se activaron en un contexto social Marxista-Leninista; el resultado ha sido un gran interés por investigar los lenguajes del poder. Pero, también estoy alerta de que la institución del arte, no necesariamente incluye la sociedad como parte de sus principales intereses y eso puede ser una contradicción. El contexto natural del arte debe ser una función social, pero, gravita en torno a individualidades. Esa es la realidad.

—¿Le interesa compartir un mensaje o una reflexión con el espectador a través de su obra?

—Me interesa sobre todo la reflexión, sinónimo de meditación. El mensaje es: Ahora.

—¿Qué representa para usted exponer en el Museo Nacional de Bellas Artes? Esta no es la primera vez que expone en La Habana, a pesar de que hace años reside fuera de la isla. ¿Qué sabores especiales tiene exponer en Cuba?

—¿Sabores? En ese sentido, lo mejor que me ha pasado es tener al restaurant Mediterráneo de El Vedado a una cuadra de mi estudio. Algo especial fue trabajar con la curadora Corina Matamoros, alguien que conoce muy bien mi obra y la ha exhibido como parte de la colección del Museo Nacional de Bellas Artes desde 1991. Exhibir en Bellas Artes ha sido una experiencia afectiva, yo conocí ese museo de la mano de mi madre y los recuerdos son maravillosos, para mí siempre fue motivo de respeto y orgullo, visitar ese lugar.

—Usted pertenece a una generación de artistas que marcó un momento importante en el arte cubano. ¿Cómo ve la creación joven en la isla hoy?

—Lo que más me gusta de la nueva generación de artistas es que siempre están en la quemadera. Tengo una pequeña lista de favoritos —porque son un montón— y no puedo hablar más, porque me achicharran si sigo…

—El trasfondo de su obra es una constante investigación. ¿Qué temas le interesa explorar? ¿Alguno que sea una suerte de pendiente o deuda con usted mismo?

—Mi posición es estar alerta en el presente. Por ahora me estoy dedicado a escuchar las nuevas palabras y su semántica. Creo que la sagacidad del lenguaje en Cuba es muy singular, se pueden explorar todos los aspectos de la sociedad a través de los diferentes modismos populares, los que se actualizan consecutivamente.

—¿Proyectos en el futuro inmediato?

—Estoy trabajando en una película submarina que se va a filmar el próximo año en el archipiélago de Los Canarreos; ahora mismo estoy trabajando en McColl Center, una residencia en Carolina del Norte, para una exposición personal en David Castillo Gallery, Miami Beach a principios de 2017, entre otras cosas.

 

alt

Visto 1295 veces Modificado por última vez en Viernes, 04 Noviembre 2016 06:31

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar