viernes, 19 octubre 2018, 14:18
Jueves, 27 Octubre 2016 05:11

DE CUBA, SU GENTE: A los amantes de Subiela

Escrito por  Diana Castaños/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(13 votos)
Darío Grandinetti en  El lado oscuro del corazón de Subiela Darío Grandinetti en El lado oscuro del corazón de Subiela

Hace unos años me enamoré de Darío Grandinetti. No de Subiela ni del personaje de El lado oscuro del corazón, ese que le llamaba nutria a su pene. No. De Darío Grandinetti, cuando aún tenía pelo.

La pelota que arrojé cuando jugaba en el parque
Aún no ha caído en el suelo

Dylan Thomas

Hace unos años me enamoré de Darío Grandinetti. No de Subiela ni del personaje de El lado oscuro del corazón, ese que le llamaba nutria a su pene. No. De Darío Grandinetti, cuando aún tenía pelo. Traté entonces de aprender a volar.


Me imaginaba una escena, en mi mente mil veces repetida, donde él y yo volábamos juntos por las calles de La Habana. Darío con pelo. Darío con juventud. Con esa voz irreductible, viril, con aliento a magnolias.


Verifiqué mis recursos para gustarle: mi piel suave, mi aliento por las mañanas, extrañamente agradable. Tomé clases de vuelo de Osho, Modigliani, Titón, Retrato de Teresa. Ensayé incluso un discurso para cuando lo conociera.


En mi cabeza, tendríamos un encuentro muy intenso, donde él escucharía mis palabras sentado sobre una escultura genésica. La Muerte yacería en el fondo, callada.


LOCACIÓN: EXTERIOR. DÍA. VIENTO BATE LAS CALLES DE BUENOS AIRES.


YO (EN PRIMER PLANO, A DARÍO): Te quiero a las diez de la mañana, y a las once, y las doce del día. Te quiero con toda mi alma y con todo mi cuerpo, a veces, en las tardes de lluvia. Pero a las dos de la tarde, o a las tres, cuando me pongo a pensar en nosotros dos, y tú piensas en la comida o en el trabajo diario, o en las diversiones que no tienes, me pongo a odiarte sordamente, con la mitad del odio que guardo para mí. Luego vuelvo a quererte, cuando nos acostamos y siento que estás hecho para mí, que de algún modo me lo dicen tu rodilla y tu vientre, que mis manos me convencen de ello, y que no hay otro lugar donde yo me venga, a donde yo vaya, mejor que tu cuerpo. Tú vienes todo entero a mi encuentro, y los dos desaparecemos un instante, nos metemos en la boca de Dios, hasta que yo te digo que tengo hambre o sueño. Todos los días te quiero y te odio irremediablemente. Y hay días también, horas, en que no te conozco, en que me eres ajeno como el hombre de otra. Me preocupan las mujeres, me preocupo yo, me distraen mis penas. Es probable que no piense en ti durante mucho tiempo. Ya ves. ¿Quién podría quererte menos que yo, amor mío?

                                                  (...)


Mugiría entonces una vaca. Se escucharía una grabación de Benedetti recitando poemas en alemán. Alguien cambiaría en algún sitio comida por poesía. Y Darío, insistente, volvería a decir:


DARÍO: Me importa un pito que las mujeres tengan los senos como magnolias o como pasas de higo, un cutis de durazno o de papel de lija. Le doy una importancia igual a cero al hecho de que amanezcan con un aliento afrodisiaco o con aliento insecticida. Soy perfectamente capaz de soportar una nariz que sacaría el primer premio en una exposición de zanahorias. Pero eso sí, y en esto soy irreductible, no les perdono bajo ningún pretexto que no sepan volar. Si no saben volar, pierden el tiempo conmigo.


CORTE DIRECTO. DOLLY A LAS CALLES DE BUENOS AIRES. ZOOM OUT.


                                                (...)


Ese fue, durante muchos años, mi sueño.


Cuando encontré, por fin, una vía para materializarlo, fui a Argentina a vivirlo. Y solo cuando estuve cara a cara frente a Darío, descubrí que me había tomado demasiado tiempo: él había envejecido demasiado.


Dejó de tener pelo y de recitar poemas de amor escritos por Oliverio Girondo. Comenzó a tener problemas en la próstata y, según me contó la uruguaya amiga mía que nos presentó, un miedo irremediable a la muerte.


Pude haberlo dejado de amar en ese momento. Pero me acordé entonces de Dylan Thomas. La pelota que él arrojó cuando jugaba en el parque aún no ha tocado el suelo. ¿Por qué debería la mía?

Visto 3060 veces Modificado por última vez en Viernes, 28 Octubre 2016 00:40

Artículos relacionados (por etiqueta)

Se llama Mariela y es autista. No del estilo Dustin Hoffman, que cuenta la cantidad de fósforos que han caído en el suelo de un vistazo y que grita «¡Rain-Man! ¡Rain-Man!».

Mi primo, trago en la mano, me confiesa lo que le pasó en la última consulta de fertilidad que tuvo.

Cuando estudiaba Periodismo, valoré durante un tiempo la posibilidad de cambiarme de carrera para Psicología. ¿Por qué?

El día en que no escribo al menos par de páginas, todo mi cuerpo se pone tenso, como en espera, y me es imposible dormir, por muy tarde que sea. He intentado de todo para, en esos casos, relajarme, pero es en vano.

Mi familia se ha pasado la vida esforzándose porque yo sea lo más normal posible. A estas alturas, ya debían haber perdido un poco de fuerza en su empeño y haber asumido que soy la oveja verde de la camada familiar.

Cuba está cambiando. El otro día entré, por pura curiosidad, a un hotel que queda en las afueras de La Habana, casi llegando a la Novia del Mediodía. Resultó ser un hotel privado.

Comentarios  

 
#8 Leandro 31-10-2016 11:50
Rayos, si yo pudiera escribir así. Si los ojos son el espejo del alma, las letras son por donde el alma sale a la luz -o la oscuridad. esta periodista tiene que tener cuidado con su alma, que está planeando escaparse en cualquier momento.
 
 
#7 Rolex 30-10-2016 11:18
No se volar. No soy mujer. Pero puedo caer. Reptar. Aguantar la respiracion. Ojala te valiesen lo mismo.
 
 
#6 Nesbys 28-10-2016 19:20
Gracias, tu sueño me va a servir para dedicarle algo a mi novio.
 
 
#5 Luis Angel 28-10-2016 16:06
Precioso artículo Diana.......... .... como siempre, tienes ese toque especial que enamora a los lectores (en ese caso estoy yo)sigue así.
 
 
#4 Inye 28-10-2016 12:09
Especial, Excelente, Maravilloso, ¿Qué más podría decirse?, cualquier otro elogio es redundar.
A propósito, Diana, desde la primera vez que pusiste en los comentarios el aviso de la convocatoria, yo, que siempre me he sentido atraído por la literatura, pero que jamás había escrito un cuento, rápidamente escribí unos cuentecitos, como quien dice, de un tirón, pero no leí bien y cuando fui a buscar la dirección, me percato de que era a jóvenes de 16 a 35 años, y ya no clasifico, nada que el tiempo pasa y nos vamos poniendo viejos, también sin pelos, pero sin problemas de próstata ni miedo a la muerte como Darío. jejee.
 
 
#3 Diana Castaños 27-10-2016 13:44
CONVOCATORIA

Curso de técnicas narrativas 2017

Con el objetivo de continuar estimulando la formación y el desarrollo de los jóvenes narradores, el Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, convoca a los jóvenes narradores de toda la Isla, de 16 a 35 años edad, al próximo curso de técnicas narrativas.

Los interesados en participar deberán enviar tres cuentos o un fragmento de novela y los siguientes datos personales: nombre y apellidos, carné de identidad, dirección, teléfono, correo electrónico, y un breve currículo, para ser evaluados por la dirección del Centro al:

Centro Onelio
Curso de Técnicas Narrativas
5ª Ave #2002, esq a 20, Miramar, Playa
Ciudad de La Habana, CP 11300

El plazo de admisión de los textos cerrará el lunes 14 de noviembre del 2016. Se tomará en cuenta el matasellos del correo para verificar la fecha. No se admiten solicitudes por correo electrónico. Los aspirantes seleccionados serán notificados con suficiente antelación a la fecha de comienzo del curso.

El curso para los participantes de La Habana, Artemisa y Mayabeque comenzará a mediados de enero y las clases serán los sábados de 9:00 a 1:00. Los participantes de las demás provincias se reunirán en 3 encuentros nacionales de una semana de duración cada uno. Los gastos de transporte, alojamiento y alimentación para este grupo corren por cuenta del Centro Onelio.

Por más información llamar a Diana Castaños, Esp. de Relaciones Públicas, al 7206-5366 o 7206-5367 ext. 107, o escribir a: o



Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso  7206-5366 7206-5367
5ª Ave. #2002, esq. a 20, Miramar, Playa, La Habana CE:
 
 
#2 r@f@el 27-10-2016 13:40
dina, si sabes volar, aqui estoy
 
 
#1 yenny 27-10-2016 08:49
Wuuao!!! me encantó este...igual que El lado oscuro del corazón I y II, igual que la poesía...
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar