miércoles, 21 noviembre 2018, 07:26
Martes, 18 Octubre 2016 05:07

CRÍTICA DE CINE: Harry Potter y la Orden del Fénix

Escrito por  Diana Castaños/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(4 votos)

Harry Potter y la Orden del Fénix es el quinto largometraje de la serie de películas Harry Potter, basada en la novela homónima de la escritora británica J. K. Rowling. 

En esta ocasión la entrega fue dirigida por David Yates. El guionista, reemplazo para Steve Kloves, fue Michael Goldenberg, a quien se considera en buena medida responsable de los más de 900 millones de dólares que generó la cinta.


No obstante el éxito comercial de esta película quisiera, humildemente, aclarar un asuntillo: ambientación oscura no es lo mismo que bajarle la iluminación a la película. Una cinta oscura no es más macabra, solo es una que no se ve bien.


Mencionado esto, hay otro detalle que me preocupa de Harry Potter y la Orden del Fénix: en el 2003, que es cuando se filma esta película, ¿no había preocupación por la nutrición de los niños? Porque veo que el comedor de Hogwarts presenta un incesante devenir de comida chatarra. Jamás, en toda la adaptación del quinto tomo de la historia del joven Potter vi a ningún adolescente estar en frente a alguna comida que no fuera una retahíla de grasas, colesterol, azúcares y sal. ¿Es que los magos no cuidan su salud?


Otro detalle pertinente que hay que mencionar: El filme no tiene alma ni condición artística alguna; se limita a ser colección de secuencias ensambladas ¡eso sí! sin tachaduras ni desperfectos técnicos. Adapta lo mejor que puede las setecientas páginas del libro a ciento y treinta y ocho minutos de visionado. A veces tanta omisión deja incoherentes algunas historias y cojos a algunos personajes, por lo que la película tiende a parecer una sucesión vertiginosa de acciones catastróficas, que apenas dejan tiempo para respirar a los personajes.


Pero dos o tres golondrinas –incluso cuatro o cinco- no hacen verano. Esta adaptación puede que no sea perfecta, pero es una de las más taquilleras de la serie de Harry Potter. Incluso, se ha dicho, es la vigésimo sexta película más taquillera de la historia. Pero esas, aparte de ser meras cuestiones de marketing, responden más al éxito de la historia de Rowling que a la adaptación cinematográfica misma.


Ni los personajes nuevos ni las subtramas están demasiado explicados en esta entrega. Acaso guionista y director prefieran asumir que todos los que visionan la cinta saben la historia y el desarrollo de cada uno de sus personajes, porque se leyeron previamente la novela.


El argumento de la quinta parte, en caso de que no hayan visto ni la película ni el libro… o, (caso más probable) se les confunda ya esta parte con cualquiera de las otras, comienza así:


En un caluroso día de verano, Harry aguanta las sandeces habituales de su primo Dudley, cuando ambos son atacados por dos dementores. Viéndose entre la espada y la pared, Harry utiliza el encantamiento Patronus –ya saben, el único que ahuyenta a estos dementores que chupan la felicidad de dentro de uno-. Por utilizar magia fuera del colegio, el quinto año de Harry en Hogwarts comienza con un juicio sumario en el que magos del Ministerio de Magia deciden si él puede o no seguir estudiando en Hogwarts. Al final, para que exista esta entrega, votan porque el muchacho comience su curso… y tenga las mil y un aventuras que acompañan a cada parte de la saga de Harry Potter.

Visto 1190 veces Modificado por última vez en Martes, 07 Febrero 2017 15:08

La cuarta parte de la saga de Harry Potter introduce una nueva tradición en el mundo mágico de J. K. Rowling: el torneo de los tres magos, con sus tres peligrosas pruebas.

Sabemos lo que es el cine de autor: un tipo de cine en el cual el director plasma con suficiente libertad sus sentimientos e inquietudes en una película, casi siempre realizada al margen de los grandes estudios comerciales.

Consciente o no, J. K. Rowling, la autora de la saga en la cual están basadas las cintas, creó un mundo que recrea y reorganiza leyendas, poemas, teología e historia de la humanidad.

El libro de récords Guinnes tiene catalogada a la serie de novelas fantásticas que es Harry Potter como la saga más leída en todo el mundo.

Comentarios  

 
#5 cesar 19-10-2016 12:12
Lamentable el articulo, creo que tal vez pudiera exponer sus criticas sobre otras pelis cubanas, o sobre las revistas de cuba o lo que se le ocurra, le sugiero que cambie la saga de Harry potter esta muy lejos de su alcance.
 
 
#4 anamaria 18-10-2016 12:56
Lía y pepe 1000% de acuerdo con ustedes. si no leyó o vió las películas al menos en Wikipedia puede encontrar el menú de Hogwarts

Las cocinas

Están ubicadas en el sótano. Para entrar, se debe hacerle cosquillas a la pera pintada en un cuadro[i 29] que representa un gran cuenco de plata lleno de fruta. Las cocinas se encuentran justo debajo de la Gran Sala y son exactamente del mismo tamaño que la segunda, con cuatro grandes mesas dispuestas de la misma manera, para que los elfos domésticos, chefs calificados, preparen los platos y los presenten en las mesas cocina, antes de enviarlos a las mesas en el Gran Salón, pasando a través del techo.[h 7] Las paredes están cubiertas de utensilios de cobre. También hay una chimenea de ladrillo. La cocina es proporcionada por los elfos domésticos de Hogwarts. Los elfos ofrecen una amplia variedad de alimentos y bebidas para todas las comidas. La comida es en gran parte típicamente británica (carne asada, pollo, chuletas de cerdo y cordero, salchichas, tocino, carnes, gratinados, papas salteadas, papas fritas, vegetales mixtos, salsas ketchup[a 6]…), aunque la escuela en ocasiones hace excepciones (durante el Torneo de los Tres Magos, de los platos extranjeros, como bullabesa,[d 8] se sirvieron en honor de las escuelas recibidas). Las bebidas más frecuentes servidas (excepto agua) son jugo de naranja y jugo de calabaza.
Salvo las papas fritas y el ketchup no veo más nada de chatarra en el menú
 
 
#3 Matthew 18-10-2016 12:39
..Realmente he decidido no hacerle mas el juego a usted ni a los demás periodistas que han seguido la saga o yo diría mejor, han esperado domingo trás domingo para llegar el lunes y tener trabajo periodístico tan pero tan malo que da pena leer. Por tanto no me sumo mas a su incapacidad para comprender y delimitar entre lo entretenido, bueno y sano de la saga de lo inepto, incompetente y necio amén de la similitud de sinónimos de sus comentarios.
 
 
#2 lia 18-10-2016 12:07
Mi primera pregunta: A fé de qué hace usted esta crítica que no tiene ningún basamento sólido?
Segunda pregunta: Qué tiene que ver la comida de los magos en todo esto??? Porque que yo sepa es un mundo fantástico, imaginativo, fuera de una realidad ajena totalmente a la nuestra... Si usted se hubiera enfocado en el hecho de que se gastó millones de dólares en producir una película donde se derrocha dinero en una escena de comida compara con los miles de millones de niños o seres humanos en general que día tras días mueren de hambre, al menos hubiera senttido algún tipo de respeto....
Tampoco entiendo el enfoque que le da al tema luces... Si usted hubiera visto bien (o al menos entendido) toda la saga se hubiera percatado que la oscuridad en las escenas es fndamentada por el simple hecho de que son tiempos oscuros los vividos por los peresonajes dentro del mundo de Harry Potter.
Yo le sugiero que vuelva a ver (las películas) o leer (los libros)... Cuando haya usted entendido todo ese universo vuelva a hacer una crítica, aunque pensandolo bien esto ni siquiera se acerca a una crítica... Solo es el criterio de alguien que no tenía mucho que hacer con su tiempo libre.
 
 
#1 pepe 18-10-2016 06:48
Y usted nada nás que vió la primera parte de la película que solo sintetiza el inicio del filme? Ni siquiera exlica como esta edición de la saga se llama: La orden del Fenix, y es por un motivo. Solo círticas, solo sal....y las luces? Acaso no hay algo bueno? Y para su información en las primeras partes de la saga también hay desborde de comida...además , es fantasía por favor
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar