miércoles, 26 septiembre 2018, 02:28
Miércoles, 19 Octubre 2016 05:49

DE CUBA, SU GENTE: Ave-niña, ilusión más ingenua

Escrito por  Diana Castaños/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(19 votos)

Se llama Mariela y es autista. No del estilo Dustin Hoffman, que cuenta la cantidad de fósforos que han caído en el suelo de un vistazo y que grita «¡Rain-Man! ¡Rain-Man!».

No. Más bien del estilo de cero diplomacias y de decir lo que piensa cuando y como lo piensa. No sabe mentir. No sabe que no sabe. Y a veces, precisamente por eso, me hace reír.


Hace unos días, además, me sembró un deseo de plenitud. Les voy a contar cómo.


Paseábamos por La Habana. Yo me detuve frente a la obra de hierro que hay en una esquina de la Plaza Vieja. Es una fémina desnuda, pelona, que yace, con cierta impetuosidad, a horcajadas sobre un gallo.


—Me pregunto qué habrá querido decir Fabelo con esta obra —murmuré, parada frente a ella.


Mariela me siguió la vista… descubrió entonces la efigie.


—Una mujer encueros con un tenedor en la mano… encima de un gallo… yo sé qué quiso decir —declaró con desenfado—. Quiere decir que esa es una mujer que tiene hambre y ganas de comer pollo.


—No, chica, en serio —insistí—. Tiene que tener algún significado. Aun cuando no tenga ninguno, eso significa algo… lo que está claro es que es una imagen muy sexualizada.


—Sí… —destacó, muy seria, Mariela— una mujer de tetas grandes con las piernas abiertas y en tacones. ¡Es una puta! Encima, las plumas del gallo le están acariciando el chocho. ¿Eso es arte?


—¿Por qué no sería arte?


—Porque no te hace sentir nada. ¿Tú quieres ver algo que hace sentir?


Aun sabiendo que hablaba con Mariela y no con otra —mea culpa—, asentí.


En un abrir y cerrar de ojos, ya Mariela estaba encaramada encima del gallo de Fabelo. Una vez allí, se quitó el vestido y quedó en blúmer… en plena esquina de la Plaza Vieja.


Tardé par de minutos en reaccionar. No solo porque me sorprendió su acto, sino porque ¡tendrían que verla!: ¡parecía tan libre y tan feliz en su desnudez, a plena luz del día, encima del gallo, tenedor gigante en su mano!… Dudé en cortarle su plenitud.


En lo que pasaba mi duda, decenas de extranjeros y cubanos retrataron con sus móviles el momento. A ella, despojada de fatuas vestimentas, triunfal. A mí, ofreciéndole la mano para que bajara de la obra de Fabelo. Luego a ambas, marchándonos.


—¿Sabes una cosa? —me contó Mariela rato después, cuando ya casi la dejaba en su casa, con sus padres—: Una se siente de lo más bien desnuda allá arriba…


Y ahí mismo me clavó el deseo dentro. Por eso ahora estoy en la Plaza Vieja, esperando a que baje la marea de gente y suba la marea de mi valor. Quiero ver qué se siente. Qué se siente ser mujer, tener un tenedor gigante en la mano y estar coronando a un gallo. ¿Es abundancia? ¿Rescate, emancipación?


Estoy esperando. Sé que será algo sublime... En definitiva, Mariela es del tipo de persona que no sabe mentir.

Visto 2429 veces Modificado por última vez en Jueves, 20 Octubre 2016 05:26

Mi primo, trago en la mano, me confiesa lo que le pasó en la última consulta de fertilidad que tuvo.

Cuando estudiaba Periodismo, valoré durante un tiempo la posibilidad de cambiarme de carrera para Psicología. ¿Por qué?

El día en que no escribo al menos par de páginas, todo mi cuerpo se pone tenso, como en espera, y me es imposible dormir, por muy tarde que sea. He intentado de todo para, en esos casos, relajarme, pero es en vano.

Mi familia se ha pasado la vida esforzándose porque yo sea lo más normal posible. A estas alturas, ya debían haber perdido un poco de fuerza en su empeño y haber asumido que soy la oveja verde de la camada familiar.

Comentarios  

 
#18 Anais 21-01-2017 22:15
Uno de mis favoritos. Me he quedado encantada con tu escritura. De veras te felicito.
 
 
#17 Albertini Di Agostin 25-11-2016 13:38
Diana mimi, pa que la gente habla tanta paja, por fín te subiste o no te subiste, te encuraste o no, Deberas ubiese querido estar, va y a lo mejor llegasemos a romper tu celivato. No me critequen más a mi reina bella. Te amo chuchi, Subete al pollo encuara y gosa.
 
 
#16 haydee 22-11-2016 10:35
yo no se por que discuten tanto si ya muchos de nosotros sabemos que esas historias no son siertas, Diana por mucho que quiera no puede tener tanta gente a su alrededor como para sacar una historia cada semana y que sea tan interesante, no dudo de que algunas personas de sus historias existan pero si dudo de algunas situaciones. Evidentemente ella tiene muy buena imaginacion y dotes para narrar las situaciones de forma tal que todos entendamos de que va la historia, y yo particulamente me adentro en cada historia como si yo fuera el personaje principal y eso no todos los escritores lo logran, Felicidades Diana.
 
 
#15 Diana Castaños 27-10-2016 13:50
CONVOCATORIA

Curso de técnicas narrativas 2017

Con el objetivo de continuar estimulando la formación y el desarrollo de los jóvenes narradores, el Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, convoca a los jóvenes narradores de toda la Isla, de 16 a 35 años edad, al próximo curso de técnicas narrativas.

Los interesados en participar deberán enviar tres cuentos o un fragmento de novela y los siguientes datos personales: nombre y apellidos, carné de identidad, dirección, teléfono, correo electrónico, y un breve currículo, para ser evaluados por la dirección del Centro al:

Centro Onelio
Curso de Técnicas Narrativas
5ª Ave #2002, esq a 20, Miramar, Playa
Ciudad de La Habana, CP 11300

El plazo de admisión de los textos cerrará el lunes 14 de noviembre del 2016. Se tomará en cuenta el matasellos del correo para verificar la fecha. No se admiten solicitudes por correo electrónico. Los aspirantes seleccionados serán notificados con suficiente antelación a la fecha de comienzo del curso.

El curso para los participantes de La Habana, Artemisa y Mayabeque comenzará a mediados de enero y las clases serán los sábados de 9:00 a 1:00. Los participantes de las demás provincias se reunirán en 3 encuentros nacionales de una semana de duración cada uno. Los gastos de transporte, alojamiento y alimentación para este grupo corren por cuenta del Centro Onelio.

Por más información llamar a Diana Castaños, Esp. de Relaciones Públicas, al 7206-5366 o 7206-5367 ext. 107, o escribir a: o



Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso  7206-5366 7206-5367
5ª Ave. #2002, esq. a 20, Miramar, Playa, La Habana CE:
 
 
#14 odonell 25-10-2016 08:27
uds, hablan como si estas cronicas fueran reales; estan todos locos.
esto es solo salido de la imaginacion de la periodista.
 
 
#13 Cuca 21-10-2016 12:10
Inye, no me sorprende que la única forma de responder que tienes es descalificando al otro, muy propio de la gente que piensa como tú.
 
 
#12 marlen 21-10-2016 11:39
!!!!Bravo Mariela, Bravo Diana!!!!!!
 
 
#11 Inye 21-10-2016 09:21
Gracias Carlos.
A Cuca y a Yenny:
Las normas existen, no las puse yo, y se elaboran para convivir en paz y armonia, respetar los espacios públicos y la obra de grandes artistas que defienden nuestra cubanía, debería ser objeto de todos, ser una persona correcta y tratar de hacer lo correcto no significa desayunar con limón, mucho menos ser amargado e insatisfecho, si Diana publica sus historias, muy buenas por cierto, es precisamente para generar criterios, emitir opiniones, señal de que es leída y seguida cada una de sus historias, nada cariño, solo que yo tengo valores, evidentemente, tu no.
 
 
#10 yenny 20-10-2016 14:19
Leo los comentarios y me siento tan fuera de lugar.. por Dios ni se despretigia obra... ni será moda subirse al gallo, ni Fabelo se molesta con eso... como gusta criticar, juzgar, censurar y depués nos lamentamos!!! menos mal que quien escribe se llama Diana con toda su persona incluida... ese es el alivio que me queda después que leo estos comentarios.
 
 
#9 Carlos 20-10-2016 14:07
Cuca, no es que Inye desayune con limon, pongase a pensar que aqui todo se convierte en moda, donde vamos a parar si despues que Diana se suba al gallo le de a muchas mujeres por hacer lo mismo, eso seria un escandalo, en nuestro pais no estamos acostumbrados a eso y de que las hay las hay.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar