sábado, 17 noviembre 2018, 22:52
Miércoles, 05 Octubre 2016 23:59

DIARIO DE UNA ESPERA: Sueños repetidos y buenas nuevas

Escrito por  Liz Martínez Vivero/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(1 Voto)

He regresado a la infancia. Dos noches seguidas se repite el mismo sueño. Camino de la mano de mami por mi ciudad natal...

He regresado a la infancia. Dos noches seguidas se repite el mismo sueño. Camino de la mano de mami por mi ciudad natal. El primer día ella me lleva a una presentación de teatro, el disfraz va escondido en una mochila donde también guarda el primer maquillaje de mi vida. De nuevo soy parte de una agrupación teatral, no desempeño el papel protagónico, pero, para evitar contratiempos, nuestra instructora nos ha anunciado la importancia de los roles de reparto.

 

En el más recurrente, me preparo en casa para la competencia de ajedrez. Sin conocer a los rivales, internamente autopropongo metas. ¡Claro! Me gustaría el primer lugar, pero nadie simplemente inclinará su rey. Durante nueve rondas habrá que buscar la victoria de cada día, como si fuera el primero o el último pareo.

 

Es probable que sueñe con estas etapas vividas porque estoy a punto de iniciar otra en la cual me estreno completamente. Aquellas preocupaciones no lo eran tanto (aunque yo creía que sí), y ahora un llanto me despertará en las noches. Me han comentado que no encontraré consuelo hasta no remediar su incomodidad. A partir de diciembre, en primer lugar, pensaré por el bien de otro, aun por encima del mío. El bienestar de mi hijo por encima de cualquier otra cosa en el universo será la prioridad en cada jornada.

 

Dicen los que lo saben que el sosiego lo encontraré en su risa y mi descanso en el suyo propio. Todos sin excepción coinciden en que el mejor momento de sus vidas fue cuando, en sus brazos, sostuvieron esa pequeña vida. Nacerá de mí, después de estos meses ya va pareciendo un hecho más probable.

 

El médico recomienda que camine para el difícil ejercicio de parto. Mami me asusta: si no colaboro, puedo tardar hasta quince días con dolores. Incomparables dolores, hasta en su desenlace. Lo dejaré por escrito: es un sufrimiento instantáneo que estoy dispuesta a vivir, tanto como la molestia de los pezones mientras se alimenta las primeras veces y nos adaptemos por fin, él y yo, al importante momento de la lactancia.

 

Efectivamente, los últimos meses se tornan lentos. Tienen los mismos días de siempre, por supuesto, pero las noches se demoran hasta porque duermo menos. Sí, ya ha empezado a modificar mis horarios de sueño. Decanto entre mis obligaciones y algunas no las postergo, pero anhelo estar en la cama a todas horas, dormida o despierta. A lo mejor porque internamente conozco que debo aprovechar este tiempo para descansar todo lo que pueda, me involucro en el esfuerzo de la tarea incumplida; quiero decir, el descanso incumplido.

 

Se me acumulan para no sé ni cuando series y películas que quiero ver. Hay ternura en todo esto, siento que mis maneras de comportamiento van cambiando también. A favor del que me rodea, mi forma de hablar es más suave, incluso canto en el baño, mientras L se empeña en enjabonar mi panza como un asunto muy serio.

 

Quería escribir una novela, algunas ideas sueltas que merodeaban por mi cabeza. El tiempo se va agotando y ni una línea.

 

Otros días (los menos) me rodea la melancolía ante la sola mención de un episodio más o menos triste. La música a veces me alienta, a veces no. Las emociones hacen de las suyas, mis hormonas les siguen el juego y, a la vista de quien lee y no conoce mi estado, yo perfectamente podría estar loca.

 

Para no acabar con el párrafo gris, les comento que recuperé mi apetito, e incluso percibo y perciben un incremento en mis necesidades de nutrición. Lo que antes solía llenarme, ya no me sacia del todo; ahora como por dos, es tan verídico como este jueves.

Visto 900 veces Modificado por última vez en Jueves, 06 Octubre 2016 07:25

Visitamos a una pareja que, desde hace 45 días, ha tenido la dicha del nacimiento. Sin disimular su magnetismo con los movimientos del bebé, L preguntaba sobre asuntos más terrenales...

Dentro de pocos días cambiaré mi cartera por un bolso de canastilla. Lo he preparado con lo necesario en caso de algún adelanto.

Complaciendo solicitudes, empiezo a hablarles sobre el papel de L durante mi embarazo.

Alguien (espero me lea también hoy) se preocupaba por el nombre de mi hijo y la identidad de su padre, mi esposo.

Ahora que ya no puedo dormir como no sea de frente, hemos iniciado el complicado trayecto de escoger un nombre. De lejos pensábamos (notará que no hablo solo por mí) que era un asunto menor, no tan complicado.

Ya son casi seis meses al lado de mi hijo, en este ir y venir de sensaciones que se multiplican con el paso inevitable de los días.

Hemos empezado a comprar las cositas para el bebé...

Algo ya es seguro: mi hijo nacerá en un año olímpico, si bien no precisamente en el contexto de los Juegos.

Pongo 200% de mi parte, pero casi siempre van -incluso mis temores- mucho más allá.

Quiero suponer que la mayor responsabilidad va a recaer en mi esposo pero estoy consciente del tiempo restante.

Comentarios  

 
#6 DODI 07-10-2016 16:02
Que intensos los sentimientos de una madre. Te entiendo cada una de esas emociones. Mi bebé va a cumplir cuatro años en enero y me parece que fue ayer cuando viví todas esas experiencias. La amo con todo mi corazón, y el momento más hermoso de mi vida fue cuando me bajaron de la cama luego de dar a luz, me trasladaron en un sillón de ruedas y yo lo único que decía era donde está mi niña, porque no me la dan. La enfermera me llevó en el mismo sillón de ruedas hasta su cunero y con sus ojos abiertos mirandome por primera vez en la vida, me decía mamá estoy bien. Al momento me la dieron y le empezé a dar el pecho, todos cuando la vieron se asombraron, porque le decían a mi bichita fea, por su cabeza picua (era lógico después de 1 hora de trabajo de parto), pero su mamá sabía que iba a ser la niña más hermosa del mundo o al menos en mi corazón.
 
 
#5 Ivette 07-10-2016 09:07
Creo que se vive, mas q para el momento de tomarlo en brazos, la madre empieza a tener certeza de que ya tiene otros roles, aun cuando no los lleve a cabo. Realmente, concebirlo, llevarlo, nutrirlo, seguirlo, vivirlo, disfrutarlo... compartir la vida es algo dado a las madres y tambien, porque no, a los padres (o sea, a los que deseen ser padres) aunque siempre les llevaremos la ventaja de los 9 meses y todo el contenido... De cualquier manera Liz, como madre, puedo comentarte algunas cosas que sin lugar a duda te ayudaran. NO existe un libro acerca de como ser buena madre, lo cual significa que de mil formas lleva un paradigma ensayo/error, como la vida misma. sin embargo si deseando que tu hijo sea feliz y un ser humano lindo y comprometido con la vida, sacas lo mejor de ti, tus valores, eres tolerante, honesta, solidaria, humana, trabajadora, optimista, dulce y compañera de buenos y malos ratos (lo cual no significa ser incondicional a toda cosa con ellos como tal vez puede serlo el amigo)... ya tienes un buen adelanto en terminos de garantias. Por lo demas, su existencia toda te hara ver y sentir arcoiris donde grises y negros; melodias amantisimas donde el ruido prima, una fuerza extra cuando todos claudican... el existir de tu hijo, no lo dudes, te convertira en un mejor ser humano y eso, eso es algo que les debemos a nuestros hijos. Bienvenida al equipo! Ahhhhh... dejalo escuchar musica, buena musica, los adagios... llenale desde ya con musica su alma. El la escucha y te lo agradecera y... sino... pegate los audifonos a la panza!! lindo dia.
 
 
#4 DUBAI 07-10-2016 07:57
Hola Querida Diana siempre es una alegria tremenda saber de ti.. y vivir o mas bien revivir esos lindos momentos de la maternidad.. que bueno que estes sintiendote mejor y la etapa de malestares este cesando... tu bebe nacera en diciembre?? es mi mes... cuidate mucho pasala bien y no te presiones.. solo relajate y disfruta jajaja... una frase muy comun por estos dias... un abrazo fuerte y un saludo especial al bebe... cantale los pollitos de mi parte les encanta que les hablen y canten jajaja buen dia!!!
 
 
#3 life 06-10-2016 12:28
saludos liz para ti para tu bebe
 
 
#2 PILI 06-10-2016 10:21
Hola Liz, aqui estamos los Santiagueros en fase ya recuperativa, aunque a decir verdad nada nos ocurrió, excepto el Municipio Guamá que el mar causó algunos problemitas, de los cuáles deben recuperarse.... ..como mencionas en tu artículo de hoy, ya se te va haciendo el tiempo más lento y no hay nada más desesperante que desesperarse, así que toma con calma estos días que te quedan para el momento crucial, disfruta cada patadita, cada molestia conviértela en señal de vida de tu bebé.....cuando llegue el momento no hagas caso de comentarios ajenos, vive tu propia experiencia que ninguna la experimentamos igual a la otra.....cuidat e mucho en estos ultimos días y por qué no, escribe tu primer capítulo de tu futura novela, no me cabe duda de que un día, podrás terminarla....c omo siempre: FELIZ EMBARAZO Y FELIZ PARTO
 
 
#1 Lily 06-10-2016 09:57
Hola, que hermoso artículo y sensible, me he hecho una adicta a este sitio, te agradezco por compartir con tus lectores, (por supuesto me incluyo)este lindo proceso por el que toda mujer pudiera experimentar,La felicito por su trabajo y por su vida personal, gracias por existir Liz.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar