miércoles, 14 noviembre 2018, 18:35
Martes, 27 Septiembre 2016 05:00

De las costumbres cubanas: ¿Desea una tacita de café?

Escrito por  Alina M. Lotti/CubaSí. Fotos: Annaly Sánchez e internet
Valora este artículo
(9 votos)

Alrededor de este líquido se han tejido múltiples historias, mitos, falsedades, pero noticias actualizadas dan fe de sus beneficios...

 

Será porque ahora mismo deseo tanto tomar una tacita de café que de pronto me vino a la mente escribir sobre esta costumbre, tan enraizada en nuestro país que no hay lugar donde uno visite que no le ofrezcan el preciado líquido, el segundo más ingerido en el mundo después del agua.

 

“No tomarlo me da dolor de cabeza”, “lo prefiero antes de cualquier otra cosa”, “no puedo vivir sin él”, “su aroma me resulta irresistible”, “poner la cafetera en la cocina es lo primero que hago cuando me levanto”, “lo necesito para prender un cigarrito”, son algunas de las expresiones más escuchadas por mis coterráneos, dentro de los cuales una gran mayoría son mujeres.

 

¿Hábito saludable? Alrededor del café se han tejido múltiples historias, mas lo cierto es que noticias actualizadas dan fe de sus múltiples beneficios, además de que resulta una práctica habitual consumirlo en compañía de amigos, y es considerado “motivo especial”, para cualquier tipo de encuentro, ya sea amistoso o  amoroso.


alt

 

El café se obtiene a partir de las semillas tostadas y molidas de los frutos de esa planta. Es una bebida altamente estimulante (por su contenido de cafeína) y suele tomarse durante el desayuno, después de éste o incluso solo (lo cual no es recomendado), aunque también se acostumbra a beberlo después de las comidas o cenas para charlar o sólo por costumbre.

 

En muchos países es de las bebidas (sin alcohol) más socializadoras. Las formas más populares de consumirlo son negro y con leche (con o sin azúcar); también se le suele añadir crema o nata, leche condensada, chocolate, o algún licor ya dependiendo de la receta pues hay muchas maneras de prepararlo.

 

Se sirve habitualmente caliente, pero también se toma frío o con hielo. En España, Portugal, Paraguay, Brasil, Uruguay y Argentina es frecuente el consumo de café torrado o torrefacto, es decir, tostado con azúcar.


Sobre su utilidad

 

Nutricionistas y expertos consideran que es beneficioso para los conductores, ya que ayuda a prevenir los accidentes de tránsito. Su ingestión reduce la sensación de cansancio, disminuye el tiempo de reacción, mejora la atención visual, la concentración  y la capacidad de tomar decisiones.

 

También es considerado un alimento funcional por su efecto prebiótico, lo cual significa que alimenta la flora bacteriana que nos protege de la aparición de enfermedades.

 

alt

 

 

La cafeína —un estimulante del sistema nervioso central— reactiva la circulación, ayuda a erradicar el líquido seroso que se instala en las cavidades y tejidos musculares e incrementa los niveles de moléculas que queman las grasas.

 

Es rico en antioxidantes, compuestos que protegen al organismo del daño oxidativo que causan las moléculas llamadas radicales libres las cuales producen la degeneración en las células. Al mismo tiempo, el café es digestivo, estimula la secreción gástrica, activa la producción de la bilis y la contracción de la vesícula biliar.

 

Se recomienda en la tercera edad porque mantiene la función cognitiva. Numerosas evidencias científicas demuestran que el deterioro cognitivo se reduce a la mitad en las personas que tenían la costumbre de tomar regularmente tres tazas de café al día.

 

Además, esta bebida aumenta la predisposición a la hora de iniciar cualquier actividad física y la capacidad de desempeñar un trabajo muscular, especialmente para rendimientos de larga duración, y favorece una mayor contracción de los músculos esqueléticos.

 

Probable origen en Etiopía

 

La historia del café se remonta al siglo XIII, aunque su origen verdadero continúa sin esclarecer. Se cree que los ancestros etíopes del actual pueblo oromo fueron los primeros en descubrir y reconocer el efecto energizante de los granos de la planta.


 
El mito alrededor del tema señala que un pastor etíope que apacentaba su rebaño de cabras notó que durante la noche los animales en vez de dormir y descansar no hacían más que saltar y moverse de un lado al otro.

 

Extrañado comentó el hecho con unos monjes establecidos cerca del lugar y estos comprendieron que los animales habían ingerido alguna planta que producía esos efectos.

 

Al inspeccionar el sitio observaron unos arbustos recién despojados de sus hojas por los animales y al tomar las frutas de dichas plantas probaron los efectos en ellos mismos y descubrieron que ahuyentaban el sueño. Así aprendieron a hervirlo en agua que tomaban cuando tenían que pasar la noche en oración.


 
La noticia se propagó y el empleo del café se extendió por  Egipto, Turquía y Arabia. Este último con un clima seco y desértico solo podía dedicar al cultivo reducidas extensiones de terreno por lo que se llevó a países lejanos, primero a Ceilán, después a Java y más tarde a América.

 

Las casas de café se desarrollaron por doquier y fueron criticadas por considerarse centros de inmoralidad y porque alejaban a los hombres de la religión.  

 

En Cuba…

 

De país a país y de continente a continente, el café fue introducido en Europa por Rauwolf (botánico alemán) en 1582 y en 1645 su uso se había generalizado por el sur de Italia.

 

En 1671 se abrió el primer Café en Francia en la ciudad de Marsella; en 1678 en Londres y en 1721 en Berlín. En España uno de los primeros fue el de la calle Carretas, en Madrid.

 

En el siglo XVIII fue cultivado por los alemanes en Java y los franceses lo trajeron al Caribe, quienes fueron muy celosos con su siembra. No obstante, según cuenta la historia, un brasileño sedujo a la esposa del gobernador de la Guayana Francesa y ella le dio suficiente semilla para fundar una industria brasileña del café (que hoy día produce el 30 % del café de mundo, seguido de Colombia).

 

Cuba estabilizó su cultivo cuando la Revolución Francesa provocó una gran inmigración de haitianos, quienes en esta tierra le dieron un gran impulso, y también ejercieron una gran influencia en la agricultura y en la cultura en sentido general.

 

Las principales zonas cafetaleras se ubicaron en Santiago de Cuba (oriente),  en Las Villas, hoy Villa Clara (centro) y la zona de Candelaria, en Pinar del Río (occidente),  donde se encuentran ruinas muy interesantes que muestran la influencia de la cultura francesa en la región.

 

En la segunda mitad del siglo XVIII los franceses empezaron a ser mal vistos por los españoles y americanos, por lo cual se interrumpió la inmigración, y ello provocó el abandono de los cafetales y la producción del café, que se volvió a retomar al triunfo de la Revolución.

 

Producciones deprimidas, altos consumos

 

El cultivo del café está vinculado a la historia y al desarrollo de muchas naciones que lo han producido por más de un siglo. Hace unos años se reconocía que más de veinticinco millones de fincas familiares —en unos ochenta países—  cultivaban alrededor de 15 mil millones de cafetos, cuya producción termina en los dos mil 250 millones de tazas de café que se consumen a diario.


alt

 

Cuba, desafortunadamente, ha dado un retroceso en su producción, y a pesar de que durante años sus exportaciones eran elevadas, hoy lo logrado es insuficiente para satisfacer la demanda interna. Baste poner un ejemplo; en la cosecha del 2013-2014 la producción alcanzó alrededor de 6 mil toneladas, de un consumo nacional que ronda las 24 mil.

 

Tal realidad ha puesto a la Isla en una difícil coyuntura, pues hay que importar más de ocho mil toneladas cada año, y todavía la demanda no se cubre para poder satisfacer la necesidad de la población. En ello han influido múltiples factores, entre los cuales cabe mencionar  el desconocimiento  sobre el cultivo, así como la falta de personal para cosecharlo.

 

Al margen de estas dificultades, los cubanos no hemos renunciado nunca a ese aroma exquisito y particular que nos hace “despertarnos” cada mañana, aun cuando tengamos que pagar altos precios (peso convertible cubano) por ese líquido negro y, en ocasiones espumoso, que nos complace.

 

¡Por fin tomé café. Ya la inspiración terminó, y ahora soy una mujer feliz!

Visto 2875 veces

Comentarios  

 
#16 Henry 01-10-2016 14:28
algo sobre el tema, Saludos:
Para 2050, el cambio climático nos dejaría sin café.
Si esta noticia no te convence de cambiar tus hábitos en pro de nuestro planeta, probablemente nada lo hará. El café, una de las bebidas más apreciadas en todo el mundo, se podría extinguir para el año 2050 si el calentamiento global sigue su paso, según un estudio. La producción de café en el mundo está declinando por culpa de las altas temperaturas y la cantidad desproporcionad a de lluvias. Sin duda, alguna una escasez de café afectaría a las miles de millones de personas en el mundo que diariamente consumen esta tradicional bebida, según informó TechTimes.

De acuerdo con el estudio, publicado por el Instituto del Clima de Australia, al menos la mitad de los terrenos en el mundo usados para los cultivos de café no estarán aptos para plantación en 2050, al menos que cambien los patrones del cambio climático. También se estima que algunas variedades de café, como el Arábico (que es el de mejor calidad) podrían extinguirse para 2080, si las temperaturas siguen aumentando.

Aunque no te guste el café, no creas que los paladares de millones de personas serán los únicos afectados con esta posible situación. El declive de la producción del café también afectaría a unas 120 millones de personas en el mundo que dependen del cultivo de café para su sustento.


Se imaginan que nos falte el cafe, una de las cosas mas rica de las que le gusta al Cubano, ahunque si, el de estos dias, a la verdad que tiene una mezcla con cosas y cosas...!. Saludos nuevamente.
 
 
#15 gladys regina 30-09-2016 18:57
Ah,pero en la bodega venden cafe!??,por favor,diganme en cual para ir a comprarlo.
 
 
#14 arturo manuel 29-09-2016 08:58
¿Será café lo que bebemos?
 
 
#13 leisney 28-09-2016 11:40
El cafe de la bodega con una patica de puerco y un pedazo de calabaza sale un potaje especial.
 
 
#12 Shere 27-09-2016 15:24
El cubano ya no sabe lo que es el café.
 
 
#11 Francisco Sanchez 27-09-2016 14:20
Creo lo mas importante que incide en la caida estrepitosa de la produccion de cafe en Cuba es ademas de los bajos precios y las prohibiciones a su venta (todas las prohibiciones que se han implantado en Cuba han demostrado que solo hacen retroceder la produccion) esta el despoblamiento en las areas montañosas donde se produce el mejor cafe en Cuba, en eso tenemos el uno por desgracia quisimos universalizar la educacion de tal forma que no previmos que los medicos, pilotos, ingenieros y cosmonautas no doblan el lomo en los cafetales de las montañas (y esto es valido para toda la agricultura) ademas preguntese alguien porque si los vietnamitas no conocian la siembra de cafe y en los 80 fue un grupo de cubanos a Vietnam y les enseñaron las tecnicas de cultivo, hoy Vietnam es uno de los mayores productores y exportadores de cafe y nosotros no llegamos al 10% de lo que se producia en 1959.
 
 
#10 Barbarita 27-09-2016 12:07
Muy importante lo que se dice del cafe, pero es que el cafe de aqui es ligado con chicharo, ¿será bueno o malo?
 
 
#9 ALFREDO GARCIA RUBIO 27-09-2016 11:41
Beber café se ha convertido en un sacrificio..... . o en cierta medida..... en un lujo..... para nuestra cubanía.
Preservar su tradición cotidiana.... cuesta quince pesos cup.... cada vez que se compra el paquete más pequeño del producto mezclado..... que se vende irregularmente en el mercado alternatívo.... ... y beber en una Paladar.... la verdadera taza de café en grano puro molído a la vista...... cuesta 7.50 cup (0.30cuc)...... . cifras que se convierten en representativas ...... para el cubano promedio...... que requiere consumirlo dos o tres veces en el dia.
No obstante...... en honor a la cubanía y el buen gusto....... continúo siendo incondicional al café.
 
 
#8 Carlos Alberto 27-09-2016 11:26
Soy un amante del cafe, pero en nuestro Pais esa tradicion poco a poco se va a ir perdiendo como otras tantas, realmente lo que dan por la cuota no se puede llamar cafe su calidad es mala, independienteme nte de que digan que el chicharo es bueno para salud y demas, cafe es cafe y las cantidades que le ponen rebasan los limites de forma que tienes que tener cuidado que la cafetera no se te tupa, y su precio en las tiendas recaudadoras es bastante alto par el gramaje en que se comercializa, es cierto que en muchas casas cubanas siempre fue una tradicion dar una taza de cafe a las visita, pero eso se ha ido limitando en mi casa no se pueden hacer tantas coladas porque la mezcla de chicharo con cafe no alcanza, ojala esto un dia cambie y como otras tradiciones cubanas de la culinaria no se pierda
 
 
#7 Maritza 27-09-2016 09:56
Que bueno saber de sus propiedades estimulantes, pues me encanta pero lo respetaba por todo lo malo que se decia del delicioso café, impresindible para casi todos los cubanos dentro y fuera de la isla, !Gracias!
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar